eldiariodelarepublica.com
Para los niños que quedaron atrapados en la cueva, el rescate “fue un milagro”

Escuchanos EN VIVO!
X

Para los niños que quedaron atrapados en la cueva, el rescate “fue un milagro”

Por primera vez, y a una semana se haber sido rescatados, los doce “Jabalíes Salvajes” hablaron con la prensa y compartieron detalles de su experiencia.

Uno de los doce niños rescatados, tras pasar más de dos semanas atrapados en una cueva en Tailandia calificó este miércoles de "milagro" la compleja operación de rescate que los puso a salvo junto a su entrenador.

"De pronto oímos gente hablando", dijo Adul Sam-On, de 14 años, respondiendo en inglés a las preguntas de los periodistas en una multitudinaria conferencia de prensa.

Sam-On se refería al momento en que los buzos británicos los encontraron, cuando ya llevaban nueve días atrapados en la inmensa cueva.

"Mi cerebro no funcionaba muy bien" tras tantos días sin comer, explicó el niño, aludiendo a que fue un "milagro" que los encontraran.

Durante los nueve primeros días no comieron nada y bebían agua de lluvia. "Bebíamos el agua que caía de las rocas", explicó Pornchai Khamluan, de 15 años.

"Intentamos cavar, pensando que no podíamos esperar a las autoridades", pero no sirvió de nada, dijo por su parte Ekkapol Chantawong, el entrenador de 25 años, el único adulto del grupo, que pasó varios años en un monasterio budista.

El equipo de los "Jabalíes Salvajes" quedó atrapado el 23 de junio en la gruta de Tham Luang, una de las más grandes de Tailandia, que se había inundado. Los últimos miembros del grupo salieron el pasado 10 de julio.

Tras nueve días, los buzos británicos localizaron al grupo a cuatro kilómetros de la entrada, en una planicie rocosa, de donde no podían salir porque estaban rodeados por agua.

Final del Mundial en hospital

Durante la conferencia de prensa, en la que incluso dieron algunos toques a una pelota, los niños, que llevaban la camiseta de su equipo con la imagen de un jabalí, explicaron que vieron la final del Mundial de fútbol del domingo en el hospital.

Los chicos salieron del hospital un día antes de lo previsto, donde habían permanecido más de una semana. Los primeros días algunos llevaban gafas de sol para habituarse a la luz tras haber estado encerrados bajo tierra.

Hasta ahora habían estado protegidos del enorme interés mediático que suscitó su aventura, con más de mil periodistas llegados del mundo entero y tuits de Donald Trump o estrellas del fútbol, entre otros.

Desde su espectacular rescate, cuando los buzos los sacaron en camillas de la cueva, las autoridades sanitarias habían publicado muy pocas imágenes.

 AFP-NA

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Para los niños que quedaron atrapados en la cueva, el rescate “fue un milagro”

Por primera vez, y a una semana se haber sido rescatados, los doce “Jabalíes Salvajes” hablaron con la prensa y compartieron detalles de su experiencia.

Uno de los doce niños rescatados, tras pasar más de dos semanas atrapados en una cueva en Tailandia calificó este miércoles de "milagro" la compleja operación de rescate que los puso a salvo junto a su entrenador.

"De pronto oímos gente hablando", dijo Adul Sam-On, de 14 años, respondiendo en inglés a las preguntas de los periodistas en una multitudinaria conferencia de prensa.

Sam-On se refería al momento en que los buzos británicos los encontraron, cuando ya llevaban nueve días atrapados en la inmensa cueva.

"Mi cerebro no funcionaba muy bien" tras tantos días sin comer, explicó el niño, aludiendo a que fue un "milagro" que los encontraran.

Durante los nueve primeros días no comieron nada y bebían agua de lluvia. "Bebíamos el agua que caía de las rocas", explicó Pornchai Khamluan, de 15 años.

"Intentamos cavar, pensando que no podíamos esperar a las autoridades", pero no sirvió de nada, dijo por su parte Ekkapol Chantawong, el entrenador de 25 años, el único adulto del grupo, que pasó varios años en un monasterio budista.

El equipo de los "Jabalíes Salvajes" quedó atrapado el 23 de junio en la gruta de Tham Luang, una de las más grandes de Tailandia, que se había inundado. Los últimos miembros del grupo salieron el pasado 10 de julio.

Tras nueve días, los buzos británicos localizaron al grupo a cuatro kilómetros de la entrada, en una planicie rocosa, de donde no podían salir porque estaban rodeados por agua.

Final del Mundial en hospital

Durante la conferencia de prensa, en la que incluso dieron algunos toques a una pelota, los niños, que llevaban la camiseta de su equipo con la imagen de un jabalí, explicaron que vieron la final del Mundial de fútbol del domingo en el hospital.

Los chicos salieron del hospital un día antes de lo previsto, donde habían permanecido más de una semana. Los primeros días algunos llevaban gafas de sol para habituarse a la luz tras haber estado encerrados bajo tierra.

Hasta ahora habían estado protegidos del enorme interés mediático que suscitó su aventura, con más de mil periodistas llegados del mundo entero y tuits de Donald Trump o estrellas del fútbol, entre otros.

Desde su espectacular rescate, cuando los buzos los sacaron en camillas de la cueva, las autoridades sanitarias habían publicado muy pocas imágenes.

 AFP-NA

Logín