eldiariodelarepublica.com
No se dice “choreo”, se dice “homenaje”

Escuchá acá la 90.9
X

No se dice “choreo”, se dice “homenaje”

Mariano Medina

Cuando un trabajo se parece a otro producto suele usarse la palabra plagio o copia. Pero en el universo de los superhéroes no se habla vulgarmente como un choreo, sino de “homenaje”. Simple. Es habitual ver cómo ciertos personajes se parecen sospechosamente sin caer en materia judicial, de la cual somos ajenos. Sin embargo, para los lectores frecuentes, queda una sensación de reconocimiento indirecto o de pegar un “palo”, hacia la competencia.

A ver, vamos a intentar explicarnos. Marvel mantuvo en el ostracismo a los Cuatro Fantásticos ya que tenía una disputa legal con Fox. No quería sacar una revista y que la empresa se viera beneficiada en el cine. Aunque recientemente volvieron al papel impreso, DC Cómics aprovechó esa decisión y armó un grupo similar, que no tienen ningún drama en ocultarlo: The Terrifics.

Un tipo con poderes elásticos (Plastic Man), otro con poderes físicos extraños (Metamorfo), un científico (Mister Terrific) y una mujer invisible (Phantom Girl) completan un conjunto cuyo inicio es un “homenaje” rotundo al pensamiento del creador Stan Lee, que iniciara a los Fantásticos en 1961.

No fueron los únicos. La nueva oleada de personajes que trajo la macrosaga “Metal” también acercó una versión femenina de Punisher con la publicación de The Silencer, otra apariencia (hasta en los ojos enormes y blancos) e historia al estilo de Spider-Man con Sideways y las aventuras marvelianas de New Challengers, una de las mejores propuestas de DC en esta línea vendida como la “nueva era de superhéroes”. Pero todo concluye al fin, cantaba Vox Dei, y ya cancelaron a dos de esas nuevas revistas por la baja respuesta del público.

Del otro lado del charco, de Marvel a DC, también ocurrieron otros similares préstamos y en este caso abundan con mayor frecuencia. El más visible es Batman y Caballero Luna, un personaje casi nada conocido fuera del ambiente comiquero. El Hombre Murciélago irrumpió en el mercado en 1939 gracias a DC. Mientras que el otro héroe arribó a las estanterías en 1972 y su vestimenta es similar, sólo que de color blanco. Sus armas y sentido de lucha no tienen diferencias. Con los arqueros Ojo de Halcón y Flecha Verde también podría señalarse lo mismo.

La fama cinematográfica de Thanos en la saga de Avengers también lo pone en la tormenta creativa. El villano fue creado por Jim Starlin y apareció por primera vez en “Invincible Iron Man # 55” (febrero de 1973). Cuando Jack Kirby pasó de Marvel a DC, además de su calidad se llevó algunas ideas, entre ellas, un malvado llamado Darkseid cuya apariencia es digna para pedir un VAR.

Estos son sólo algunos de los ejemplos que se podrían citar como pase de facturas entre las compañías para burlarse del otro o, simplemente, sacar un rédito económico. Nombrar gran parte de estas situaciones no entraría en esta página.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

No se dice “choreo”, se dice “homenaje”

Cuando un trabajo se parece a otro producto suele usarse la palabra plagio o copia. Pero en el universo de los superhéroes no se habla vulgarmente como un choreo, sino de “homenaje”. Simple. Es habitual ver cómo ciertos personajes se parecen sospechosamente sin caer en materia judicial, de la cual somos ajenos. Sin embargo, para los lectores frecuentes, queda una sensación de reconocimiento indirecto o de pegar un “palo”, hacia la competencia.

A ver, vamos a intentar explicarnos. Marvel mantuvo en el ostracismo a los Cuatro Fantásticos ya que tenía una disputa legal con Fox. No quería sacar una revista y que la empresa se viera beneficiada en el cine. Aunque recientemente volvieron al papel impreso, DC Cómics aprovechó esa decisión y armó un grupo similar, que no tienen ningún drama en ocultarlo: The Terrifics.

Un tipo con poderes elásticos (Plastic Man), otro con poderes físicos extraños (Metamorfo), un científico (Mister Terrific) y una mujer invisible (Phantom Girl) completan un conjunto cuyo inicio es un “homenaje” rotundo al pensamiento del creador Stan Lee, que iniciara a los Fantásticos en 1961.

No fueron los únicos. La nueva oleada de personajes que trajo la macrosaga “Metal” también acercó una versión femenina de Punisher con la publicación de The Silencer, otra apariencia (hasta en los ojos enormes y blancos) e historia al estilo de Spider-Man con Sideways y las aventuras marvelianas de New Challengers, una de las mejores propuestas de DC en esta línea vendida como la “nueva era de superhéroes”. Pero todo concluye al fin, cantaba Vox Dei, y ya cancelaron a dos de esas nuevas revistas por la baja respuesta del público.

Del otro lado del charco, de Marvel a DC, también ocurrieron otros similares préstamos y en este caso abundan con mayor frecuencia. El más visible es Batman y Caballero Luna, un personaje casi nada conocido fuera del ambiente comiquero. El Hombre Murciélago irrumpió en el mercado en 1939 gracias a DC. Mientras que el otro héroe arribó a las estanterías en 1972 y su vestimenta es similar, sólo que de color blanco. Sus armas y sentido de lucha no tienen diferencias. Con los arqueros Ojo de Halcón y Flecha Verde también podría señalarse lo mismo.

La fama cinematográfica de Thanos en la saga de Avengers también lo pone en la tormenta creativa. El villano fue creado por Jim Starlin y apareció por primera vez en “Invincible Iron Man # 55” (febrero de 1973). Cuando Jack Kirby pasó de Marvel a DC, además de su calidad se llevó algunas ideas, entre ellas, un malvado llamado Darkseid cuya apariencia es digna para pedir un VAR.

Estos son sólo algunos de los ejemplos que se podrían citar como pase de facturas entre las compañías para burlarse del otro o, simplemente, sacar un rédito económico. Nombrar gran parte de estas situaciones no entraría en esta página.

 

Logín