eldiariodelarepublica.com
Las lluvias de enero fueron bienvenidas

Escuchá acá la 90.9
X

Las lluvias de enero fueron bienvenidas

Los primeros maíces entraron en etapa de floración, y los tardíos tienen un estado fenológico V6-V7. La soja, en general, va de V7 a V8 y los ciclos cortos transitan por R1.

Los productores puntanos saben que el verano suele traer las únicas lluvias importantes que tiene la provincia. Y enero, por ahora, no los ha defraudado ya que con el comienzo del nuevo año calendario también se registraron importantes precipitaciones que varían en promedio entre los 30 y los 50 milímetros acumulados en los primeros días del mes. Así comenzó a revertirse la situación luego de un diciembre que no presentó las lluvias esperadas.

En la zona circundada por El Amparo, Cuatro Esquinas, La Petra y La Cumbre apenas cayeron 60 milímetros, mientras que en Eleodoro Lobos, Granville, Juan Llerena y Fraga fueron aún menores: 46 milímetros. Son registros que estuvieron por debajo de la media histórica, que ronda entre los 90 y los 100 milímetros, dependiendo de la zona. Como consecuencia, habrá una disminución de las reservas de agua en los perfiles para enero, que es un mes crítico para el desarrollo de los cultivos, que tienen un mayor requerimiento hídrico debido a las altas temperaturas.

 

Maíz

El cultivo de maíz se encuentra con un buen desarrollo y en un estado sanitario sin complicaciones. Las primeras plantas sembradas están entrando en estado de floración y los maíces sembrados tardíos presentan un estado fenológico que oscila entre V6 y V7, por lo que están al límite para la realización de fertilización nitrogenada.

Se observan los lotes en general con un buen control de malezas, aunque en algunos casos particulares hay una alta presión de yuyo colorado, una maleza que lamentablemente se va extendiendo por todo el territorio nacional y se hace cada vez más resistente a los herbicidas tradicionales. Se estima que esto puede ocurrir debido a la falta de utilización de fitosanitarios pre-emergentes, como por ejemplo Atrazina, que podría aliviar la situación.

“Sugerimos a nuestros clientes tener los cuidados pertinentes y no utilizar productos fitosanitarios hormonales una vez que el maíz tiene 4 hojas totalmente desplegadas (con lígula visible) para evitar daños en el cultivo”, contó Ana María Llanes, una ingeniera agrónoma del equipo de Ramiro Goncálvez, quien se desempeña en las zonas nombradas líneas arriba.

 

Soja

Los lotes de soja se encuentran en condiciones variables. Esto se debe a que hubo varios eventos de granizo durante diciembre, que afectó en distinta medida a los cultivos. “También influye si el productor tomó o no la decisión de resembrar”, acotó la profesional.  En general, se encuentran en estado vegetativo que va de V7 a V8,  y en las variedades de ciclos más cortos comienzan a observarse inicios de floración (R1).

Sobre el ataque de plagas, Llanés recordó que “es importante tener en cuenta y monitorear semanalmente las distintas especies de lepidópteros que pueden presentarse durante el ciclo del cultivo. Se observaron larvas de oruga medidora (Rachiplusia nu), Oruga de la verdolaga (Achyra-ex Loxostege) bifidalis y Oruga bolillera (Helicoverpa gelotopoen)”.

Si bien las poblaciones monitoreadas no llegaron al umbral de daño económico, es muy importante su control permanente y el trabajo de estimación del daño que ocasionan en el cultivo. “Cuando las larvas están presentes en los estadíos vegetativos, el daño ocasionado no tiene mayores incidencias en el rendimiento del cultivo siempre y cuando existan condiciones excelentes en el desarrollo. En cambio, durante los períodos reproductivos debemos mantenernos atentos a los porcentajes de defoliación”, completó su informe.

El ingeniero agrónomo Nicolás Ianonne, coordinador del Sistema de Alerta del Servicio Técnico del INTA Pergamino, indicó que “para el monitoreo de los daños de defoliadoras, se recomienda usar un patrón predeterminado, a fin de determinar el grado de defoliación del lote midiendo cada folíolo comparativamente con dicho patrón".

El procedimiento es simple: se deben tomar al azar 5 folíolos del tercio superior, 5 folíolos del tercio medio y 5 folíolos del tercio inferior  (o sea, de la parte superior, media e inferior de las plantas). Esto debe repetirse en otros lugares del lote para que el monitoreo sea representativo. Finalmente se saca el promedio de defoliación del lote

Llanés informó que también “se observaron también oviposturas y adultos de “chinches de los cuernos” (Dichelops furcatus). El aparato bucal de las chinches realiza una acción picadora y obtienen así su alimento mediante el picado del tejido vegetal y  la succión de los contenidos celulares. Durante la alimentación las chinches inyectan poderosos agentes que licuan las porciones sólidas o semisólidas de las células, facilitando su ingestión. Pueden alimentarse de diferentes partes de la planta: tallos, follaje, flores, vainas y semillas, pero una vez iniciada la etapa reproductiva del cultivo muestran una marcada predilección por vainas y semillas”.

“Es importante comprender que un  monitoreo eficiente de nuestros lotes nos permiten tomar decisiones más acertadas a través de los umbrales de daño y un análisis agronómico holístico de los lotes, con una correcta utilización de los productos fitosanitarios, teniendo en cuenta los cuidados necesarios para no perjudicar los enemigos naturales que se encuentran en nuestros lotes”, cerró la profesional.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Las lluvias de enero fueron bienvenidas

Los primeros maíces entraron en etapa de floración, y los tardíos tienen un estado fenológico V6-V7. La soja, en general, va de V7 a V8 y los ciclos cortos transitan por R1.

Maíces y sierras. Una vista de un campo puntano, con el cereal en pleno desarrollo.

Los productores puntanos saben que el verano suele traer las únicas lluvias importantes que tiene la provincia. Y enero, por ahora, no los ha defraudado ya que con el comienzo del nuevo año calendario también se registraron importantes precipitaciones que varían en promedio entre los 30 y los 50 milímetros acumulados en los primeros días del mes. Así comenzó a revertirse la situación luego de un diciembre que no presentó las lluvias esperadas.

En la zona circundada por El Amparo, Cuatro Esquinas, La Petra y La Cumbre apenas cayeron 60 milímetros, mientras que en Eleodoro Lobos, Granville, Juan Llerena y Fraga fueron aún menores: 46 milímetros. Son registros que estuvieron por debajo de la media histórica, que ronda entre los 90 y los 100 milímetros, dependiendo de la zona. Como consecuencia, habrá una disminución de las reservas de agua en los perfiles para enero, que es un mes crítico para el desarrollo de los cultivos, que tienen un mayor requerimiento hídrico debido a las altas temperaturas.

 

Maíz

El cultivo de maíz se encuentra con un buen desarrollo y en un estado sanitario sin complicaciones. Las primeras plantas sembradas están entrando en estado de floración y los maíces sembrados tardíos presentan un estado fenológico que oscila entre V6 y V7, por lo que están al límite para la realización de fertilización nitrogenada.

Se observan los lotes en general con un buen control de malezas, aunque en algunos casos particulares hay una alta presión de yuyo colorado, una maleza que lamentablemente se va extendiendo por todo el territorio nacional y se hace cada vez más resistente a los herbicidas tradicionales. Se estima que esto puede ocurrir debido a la falta de utilización de fitosanitarios pre-emergentes, como por ejemplo Atrazina, que podría aliviar la situación.

“Sugerimos a nuestros clientes tener los cuidados pertinentes y no utilizar productos fitosanitarios hormonales una vez que el maíz tiene 4 hojas totalmente desplegadas (con lígula visible) para evitar daños en el cultivo”, contó Ana María Llanes, una ingeniera agrónoma del equipo de Ramiro Goncálvez, quien se desempeña en las zonas nombradas líneas arriba.

 

Soja

Los lotes de soja se encuentran en condiciones variables. Esto se debe a que hubo varios eventos de granizo durante diciembre, que afectó en distinta medida a los cultivos. “También influye si el productor tomó o no la decisión de resembrar”, acotó la profesional.  En general, se encuentran en estado vegetativo que va de V7 a V8,  y en las variedades de ciclos más cortos comienzan a observarse inicios de floración (R1).

Sobre el ataque de plagas, Llanés recordó que “es importante tener en cuenta y monitorear semanalmente las distintas especies de lepidópteros que pueden presentarse durante el ciclo del cultivo. Se observaron larvas de oruga medidora (Rachiplusia nu), Oruga de la verdolaga (Achyra-ex Loxostege) bifidalis y Oruga bolillera (Helicoverpa gelotopoen)”.

Si bien las poblaciones monitoreadas no llegaron al umbral de daño económico, es muy importante su control permanente y el trabajo de estimación del daño que ocasionan en el cultivo. “Cuando las larvas están presentes en los estadíos vegetativos, el daño ocasionado no tiene mayores incidencias en el rendimiento del cultivo siempre y cuando existan condiciones excelentes en el desarrollo. En cambio, durante los períodos reproductivos debemos mantenernos atentos a los porcentajes de defoliación”, completó su informe.

El ingeniero agrónomo Nicolás Ianonne, coordinador del Sistema de Alerta del Servicio Técnico del INTA Pergamino, indicó que “para el monitoreo de los daños de defoliadoras, se recomienda usar un patrón predeterminado, a fin de determinar el grado de defoliación del lote midiendo cada folíolo comparativamente con dicho patrón".

El procedimiento es simple: se deben tomar al azar 5 folíolos del tercio superior, 5 folíolos del tercio medio y 5 folíolos del tercio inferior  (o sea, de la parte superior, media e inferior de las plantas). Esto debe repetirse en otros lugares del lote para que el monitoreo sea representativo. Finalmente se saca el promedio de defoliación del lote

Llanés informó que también “se observaron también oviposturas y adultos de “chinches de los cuernos” (Dichelops furcatus). El aparato bucal de las chinches realiza una acción picadora y obtienen así su alimento mediante el picado del tejido vegetal y  la succión de los contenidos celulares. Durante la alimentación las chinches inyectan poderosos agentes que licuan las porciones sólidas o semisólidas de las células, facilitando su ingestión. Pueden alimentarse de diferentes partes de la planta: tallos, follaje, flores, vainas y semillas, pero una vez iniciada la etapa reproductiva del cultivo muestran una marcada predilección por vainas y semillas”.

“Es importante comprender que un  monitoreo eficiente de nuestros lotes nos permiten tomar decisiones más acertadas a través de los umbrales de daño y un análisis agronómico holístico de los lotes, con una correcta utilización de los productos fitosanitarios, teniendo en cuenta los cuidados necesarios para no perjudicar los enemigos naturales que se encuentran en nuestros lotes”, cerró la profesional.

Logín