Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Ya arrancó la segunda campaña de vacunación

Los campos ganaderos tienen que inmunizar las categorías menores de sus rodeos contra la aftosa y la brucelosis.

Desde hace una semana, todas las miradas apuntan a la sanidad en los campos ganaderos de la provincia. Ya está en vigencia la segunda campaña de vacunación del año, que servirá para inmunizar a la hacienda más joven de los rodeos contra la fiebre aftosa y la brucelosis, dos de las enfermedades principales en los bovinos.

La temporada arrancó el 15 de octubre pasado, al igual que en otras localidades de la región de Cuyo, y se extenderá hasta el 14 de diciembre. Durante ese período, los establecimientos tendrán que aplicar las dosis contra la fiebre aftosa a todas las categorías menores, es decir a todos aquellos animales que no sean ni toros ni vacas, como novillos, vaquillonas y terneros. Al mismo tiempo, tienen la obligación de inocular contra la brucelosis a todas las hembras de entre 3 y 8 meses de edad.

"En San Luis siempre hemos tenido muy buenos porcentajes de cobertura y de acatamiento de las campañas", dijo con optimismo Víctor Briñoli, el supervisor de Senasa en la provincia.

En la primera vacunación del año, que terminó a finales de abril, fueron inmunizadas contra aftosa 1.746.106 cabezas de ganado en el territorio puntano. De ese total, son más de 900.000 los ejemplares que tendrán que volver a recibir la dosis en la actual campaña.

Las tareas sanitarias son ejecutadas por los grupos operativos que hay en los 19 centros ganaderos que existen en San Luis. “Cada ente define su propio plan de acción, según lo que decidan en asamblea el coordinador de equipo, que es un veterinario habilitado, y la comisión directiva del centro”, explicó.

De modo que en cada departamento y zona productiva hay formas diferentes de abordar las inmunizaciones. Mientras que algunas entidades optan por dar turnos, otros pueden hacer barridos territoriales o atender a superficies que consideren de mayor urgencia. La tarifa que los productores deben pagar por cada dosis también es determinada por cada organismo, en base al costo operativo que les insume aplicar las vacunas y el gasto a pagar por las drogas que provienen de tres laboratorios habilitados para proveerlas, según informó Briñoli.

El médico veterinario resaltó que tienen buenas expectativas de poder culminar en tiempo y forma con el nuevo período de vacunaciones, aunque advirtió que esta vez tratan de poner "mayor énfasis" en el diagnóstico de la brucelosis en los propios establecimientos. Es que según los lineamientos de una nueva resolución de Senasa, ahora son los responsables sanitarios de los campos los que deben realizar sangrados y dar aviso ante un eventual caso positivo. "De esa manera, la vacunación va a ser más eficiente y vamos a poder agilizar los diagnósticos. Eso es fundamental para poder identificar zonas de baja propagación de la enfermedad, algo que los mercados internacionales están exigiendo cada vez más para la importación de carne, como es China", sostuvo.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Ya arrancó la segunda campaña de vacunación

Los campos ganaderos tienen que inmunizar las categorías menores de sus rodeos contra la aftosa y la brucelosis.

Sanidad. Las tareas son hechas por los equipos de 19 centros ganaderos. Foto: Shutterstock.

Desde hace una semana, todas las miradas apuntan a la sanidad en los campos ganaderos de la provincia. Ya está en vigencia la segunda campaña de vacunación del año, que servirá para inmunizar a la hacienda más joven de los rodeos contra la fiebre aftosa y la brucelosis, dos de las enfermedades principales en los bovinos.

La temporada arrancó el 15 de octubre pasado, al igual que en otras localidades de la región de Cuyo, y se extenderá hasta el 14 de diciembre. Durante ese período, los establecimientos tendrán que aplicar las dosis contra la fiebre aftosa a todas las categorías menores, es decir a todos aquellos animales que no sean ni toros ni vacas, como novillos, vaquillonas y terneros. Al mismo tiempo, tienen la obligación de inocular contra la brucelosis a todas las hembras de entre 3 y 8 meses de edad.

"En San Luis siempre hemos tenido muy buenos porcentajes de cobertura y de acatamiento de las campañas", dijo con optimismo Víctor Briñoli, el supervisor de Senasa en la provincia.

En la primera vacunación del año, que terminó a finales de abril, fueron inmunizadas contra aftosa 1.746.106 cabezas de ganado en el territorio puntano. De ese total, son más de 900.000 los ejemplares que tendrán que volver a recibir la dosis en la actual campaña.

Las tareas sanitarias son ejecutadas por los grupos operativos que hay en los 19 centros ganaderos que existen en San Luis. “Cada ente define su propio plan de acción, según lo que decidan en asamblea el coordinador de equipo, que es un veterinario habilitado, y la comisión directiva del centro”, explicó.

De modo que en cada departamento y zona productiva hay formas diferentes de abordar las inmunizaciones. Mientras que algunas entidades optan por dar turnos, otros pueden hacer barridos territoriales o atender a superficies que consideren de mayor urgencia. La tarifa que los productores deben pagar por cada dosis también es determinada por cada organismo, en base al costo operativo que les insume aplicar las vacunas y el gasto a pagar por las drogas que provienen de tres laboratorios habilitados para proveerlas, según informó Briñoli.

El médico veterinario resaltó que tienen buenas expectativas de poder culminar en tiempo y forma con el nuevo período de vacunaciones, aunque advirtió que esta vez tratan de poner "mayor énfasis" en el diagnóstico de la brucelosis en los propios establecimientos. Es que según los lineamientos de una nueva resolución de Senasa, ahora son los responsables sanitarios de los campos los que deben realizar sangrados y dar aviso ante un eventual caso positivo. "De esa manera, la vacunación va a ser más eficiente y vamos a poder agilizar los diagnósticos. Eso es fundamental para poder identificar zonas de baja propagación de la enfermedad, algo que los mercados internacionales están exigiendo cada vez más para la importación de carne, como es China", sostuvo.

Logín