Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

El campo y su primera mira da del próximo gobierno

Carlos Etchepare

Entrevista a los referentes de la Mesa de Enlace Agropecuaria

Días atrás los principales referentes de la Mesa de Enlace agropecuaria se reunieron para disertar sobre el futuro del campo en la IXª Jornada de Mercados Granarios desarrollada en la Bolsa de Comercio de Rosario, que estuvo organizada por el equipo de Agro Educación y el acompañamiento de Canal Rural.

Allí estuvimos dialogando con los  presidentes de la Sociedad Rural Argentina, de Confederaciones Rurales Argentinas y de Coninagro, y con el vicepresidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), quienes profundizaron en dos puntos centrales de cara a lo que será la relación del sector con el gobierno que encabezará Alberto Fernández. 

Por un lado, cuál puede ser la relación de las entidades con la nueva administración peronista y cómo continuar con la unidad de la Mesa. Y por el otro, cuál es la opinión del gremialismo rural respecto de las políticas que necesita el sector y cuál debe ser el rol del Estado.
 
—En los últimos años otra vez la Mesa de Enlace (MdE) viene trabajando con unidad. ¿Les preocupa que con el cambio de gobierno esto pueda romperse? Ya tuvieron una reunión en conjunto con el presidente electo en la que le presentaron los 14 puntos elaborados por las cuatro entidades pero, ¿qué pasaría si Alberto Fernández llamara a cada una de las entidades por separado para intentar abrir o desarmar a la Mesa de enlace?

—El compromiso que Fernández asumió con nosotros fue el de no volver a la historia pasada,  y el de contar con la MdE para consultarnos sobre las medidas que eventualmente se vayan a tomar. Esto no significa que siempre se llegue a un acuerdo, pero él se comprometió a escucharnos porque quiere generar otra relación, una que incluya el diálogo y el consenso. Esto fue lo que nos dijo el día que tuvimos la primera reunión, cuando le llevamos el documento con 14 puntos que elaboramos entre todas las entidades. Aquel día también se comprometió a poner parte de su equipo a trabajar sobre estos puntos junto con nosotros. Pero lamentablemente hasta el momento esas dos personas nunca aparecieron (Carlos Ianizzotto). 

—Evidentemente la tensión que se puede generar en torno a la relación con el nuevo gobierno puede aparecer en cualquier momento. Si por ejemplo Alberto Fernández estando ya en funciones decidiera llamar a las cooperativas para dialogar, Coninagro va a tener que ir a la reunión. Y el resto de las entidades por ahí no participan. Pero en lo grueso, en el conjunto de temas, tenemos que estar todos juntos (Elvio Guía).
 
—Pero, ¿qué pasaría si el presidente electo llamara a la Federación Agraria y dijera: “Nosotros queremos apoyar económicamente a los productores de agricultura familiar, pero para eso necesitamos subir retenciones a la soja, el maíz y el trigo”? ¿Qué responderían desde FAA?

—En ese caso creo que directamente deberíamos sentarnos con el resto de las entidades que conforman la MdE y hablar sobre cómo seguimos para adelante. Y ahí veremos qué pasa, dependiendo siempre también de la postura que tengan el resto de las entidades. Pero lo que deberíamos considerar ahí, y estar todos de acuerdo, es que no se debe ir por el lado de las retenciones sino por una reforma impositiva integral, como ya lo expresamos en conjunto en más de una oportunidad. (Guía)
 
—¿Pero después FAA no va a salir pidiendo retenciones segmentadas como hace siempre? 

—Sí, pero mientras las retenciones existan. Siempre que haya derechos de exportación, las bases de FAA van a pedir que sean segmentadas. Pero nosotros ahora estamos diciendo otra cosa, estamos diciendo que tiene que haber una reforma tributaria. (Guía)

—Claro, pero el 11 de diciembre no vamos a tener reforma tributaria. Vamos a tener un nuevo presidente que a lo mejor va a decir que lo que antes eran 3 ó 4 pesos ahora van a ser 10% ó 12%, y que lo que era 25% para soja ahora será 30%. Y eso puede pasar porque es lo que está establecido en la Ley de Presupuesto aprobada por el actual gobierno de Mauricio Macri. Si eso sucede, ¿qué van a hacer? 

—Yo creo que acá hay una cuestión central y es que a los 14 puntos los presentamos las cuatro entidades y tenemos que resolverlos en conjunto más allá de alguna llamada en forma individual que pueda haber existido o aparezca a futuro. Pero nosotros no podemos perder la unidad de la MdE como fuerza para hacer interpretar y razonar la lógica que tiene el pedido del sector. Y en lo que tiene que ver con las retenciones, partimos de una situación donde mucho no podemos ceder, porque después para bajar va a ser muy difícil con toda la plata que eso significa. Creo que tenemos que debatir cómo le buscamos la forma, con recetas nuevas, a la situación de las economías regionales, de los productores familiares. Pero con ideas que sean innovadoras, que estén vinculadas a un acuerdo social, a una reforma tributaria, etc. Pero siempre sin ceder en el tema de derechos de exportación, porque en el marco económico tan complicado que tiene el país, si cedemos no volvemos más. (Iannizzotto)

—¿Aunque se produzca un escenario de tipo de cambio más alto como cuando estaba Eduardo Duhalde? 

—Es que aunque el tipo de cambio sea más alto, si no hay correcciones en otras variables, nos están vendiendo espejitos de colores, no soluciones. (Iannizzotto)

—Ojo, que el tipo de cambio alto te juega en lo que cobrás y también en lo que pagás. Porque si vamos a seguir con las tarifas, los insumos y el combustible dolarizado, terminamos teniendo un valor del dólar para la compra y otro diferente, más bajo, para la venta; y ahí es donde se produce el desfasaje para el productor. Y en cuanto a la continuidad de la MdE durante el nuevo gobierno, todos nosotros sabemos que pertenecemos a entidades y que tenemos mandatos por nuestras bases y ante un argumento que puede ser más proclive a una entidad que a otra, evidentemente puede existir la intencionalidad o la posibilidad de quiebre. Por eso creo que la lealtad y la unidad de la MdE se preservan no tomando decisiones y volviendo a la Mesa. Dialogando entre nosotros y contando qué es lo que nos están ofreciendo por separado, y viendo cómo lo manejamos entre los cuatro. Porque la verdad es que nadie está exento de que lo llamen a una reunión, ir a escuchar, evaluar, consultarlo con su entidad y después sentarse con las otras tres y contar lo que le están ofreciendo y plantear cuál es su posición. (Dardo Chiesa)

—Pero cada entidad tiene sus principios y su forma de actuar. No son todas iguales... 

—Es cierto, hay ideales que forman parte de los principios fundacionales de cada una de las entidades, y no hay manera de que eso se negocie porque forman parte de lo que somos y de lo que seremos. Pero me parece que lo importante es que en la MdE debemos saber y tener en claro que cuando una entidad (cualquiera) se entrevista en soledad con el gobierno, después debería volver al seno de la mesa y decir: “está pasando esto”. (Chiesa)

—Hay una realidad y es que durante la campaña le reclamamos a los diferentes partidos la falta de una plataforma política clara. Nosotros tenemos esa política que hace falta, tenemos la ventaja de tenerla escrita y entonces cualquiera que vaya a entrevistarse con Fernández va llevar ese papel escrito y consensuado entre todos. Y ahí la posición respecto de las retenciones es muy clara, y pese a que le hemos buscado una vuelta de rosca para que, por ejemplo, Federación Agraria esté conforme, todos coincidimos en que las retenciones son un mal impuesto. Eso está muy claramente escrito y pienso que es una postura que podemos sostener todos. (Daniel Pelegrina)
 
—Pero en ese esquema tenemos un 2020 con retenciones…

—Sí, claro, es lo que está establecido por ley. Pero pelearemos para que sea menos que eso. (Pelegrina)

—¿Cuál creen que debe ser el rol del Estado durante el próximo gobierno? ¿Hay acuerdo en ese punto entre la MdE?

—El rol del Estado debe ser el mínimo indispensable para no complicar a la actividad privada. Y, además, debe reestructurarse de manera tal que no represente el agobio que tenemos hoy todas las actividades privadas en el país, tratando de sostener un gasto público que ya no da para más. Y ahí deberán tener que ver todos los niveles del Estado, ver cómo se acomodan. Ese es el Estado que nosotros visualizamos. (Pelegrina)

—Nosotros hace mucho tiempo venimos hablando de la intervención virtuosa del Estado. Un concepto tan fácil de mencionar, como tan difícil de llevar adelante. En el sector somos complicados, no queremos al Estado pero después vemos un subsidio como el que hay en Estados Unidos y que puede venir para nuestro lado y decimos, “no lo quiero pero en realidad sí lo quiero”. Por eso debemos hablar claramente de la intervención virtuosa del Estado y ahí tenemos que pensar bien en lo que esto significa. Porque lo que para uno es virtuoso, paro otro puede no serlo. Está claro que cuando el mercado es el único que regula todo, la cosa no funciona tan bien, o por lo menos eso es lo que nosotros vemos desde FAA.Por eso creemos que tiene que haber un Estado que esté controlando algunas cuestiones. La intervención virtuosa del Estado puede estar por ejemplo en la política crediticia, en una reforma tributaria que contenga a las distintas escalas y a las diferentes formas de producción (Guía).

—En el control de los mercados también, no en la intervención…

—Lo mejor que nos puede pasar es que el Estado acompañe para que el mercado funcione y sea transparente. Pero tiene que crear condiciones a través del sistema financiero y tributario para buscar el bien común. Tiene que haber políticas de Estado, pero tienen que ser consensuadas no solamente por la política sino también con los diferentes sectores productivos. Y tienen que ser de largo plazo y avaladas por diferentes resortes jurídicos y administrativos. (Iannizzotto)

—Pero ojo, que el Estado tiene que estar generando una política impositiva que no te haga pagar una ganancia que no tenés; y tiene que dejar expresar los precios en libertad para que el mercado asigne de alguna manera el beneficio. (Pelegrina)
 
—Claro, pero esos precios en libertad que estás pidiendo están condicionados por un mercado mundial que está absolutamente subsidiado. Hay algo que no se puede dejar de tener en cuenta y es el contexto mundial. Hay que salir a competir con un mundo que está haciendo lo opuesto a lo que venimos haciendo nosotros desde hace muchos años. 

—Si nos pusiéramos de acuerdo realmente entre Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay nos convertiríamos en el principal exportador de alimentos del planeta. Políticas de Estado de ese tipo son las que necesitamos, con una mirada estratégica, donde la fase financiera y crediticia, en manos del Estado, alienten esta situación. Para jugar en conjunto y no de manera individual y mezquina, un terreno donde tenemos mucho más para perder que para ganar. (Iannizzotto)

—Claro, pero eso es lo ideal. Después está lo posible… (Guía)


 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

El campo y su primera mira da del próximo gobierno

Entrevista a los referentes de la Mesa de Enlace Agropecuaria

Días atrás los principales referentes de la Mesa de Enlace agropecuaria se reunieron para disertar sobre el futuro del campo en la IXª Jornada de Mercados Granarios desarrollada en la Bolsa de Comercio de Rosario, que estuvo organizada por el equipo de Agro Educación y el acompañamiento de Canal Rural.

Allí estuvimos dialogando con los  presidentes de la Sociedad Rural Argentina, de Confederaciones Rurales Argentinas y de Coninagro, y con el vicepresidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), quienes profundizaron en dos puntos centrales de cara a lo que será la relación del sector con el gobierno que encabezará Alberto Fernández. 

Por un lado, cuál puede ser la relación de las entidades con la nueva administración peronista y cómo continuar con la unidad de la Mesa. Y por el otro, cuál es la opinión del gremialismo rural respecto de las políticas que necesita el sector y cuál debe ser el rol del Estado.
 
—En los últimos años otra vez la Mesa de Enlace (MdE) viene trabajando con unidad. ¿Les preocupa que con el cambio de gobierno esto pueda romperse? Ya tuvieron una reunión en conjunto con el presidente electo en la que le presentaron los 14 puntos elaborados por las cuatro entidades pero, ¿qué pasaría si Alberto Fernández llamara a cada una de las entidades por separado para intentar abrir o desarmar a la Mesa de enlace?

—El compromiso que Fernández asumió con nosotros fue el de no volver a la historia pasada,  y el de contar con la MdE para consultarnos sobre las medidas que eventualmente se vayan a tomar. Esto no significa que siempre se llegue a un acuerdo, pero él se comprometió a escucharnos porque quiere generar otra relación, una que incluya el diálogo y el consenso. Esto fue lo que nos dijo el día que tuvimos la primera reunión, cuando le llevamos el documento con 14 puntos que elaboramos entre todas las entidades. Aquel día también se comprometió a poner parte de su equipo a trabajar sobre estos puntos junto con nosotros. Pero lamentablemente hasta el momento esas dos personas nunca aparecieron (Carlos Ianizzotto). 

—Evidentemente la tensión que se puede generar en torno a la relación con el nuevo gobierno puede aparecer en cualquier momento. Si por ejemplo Alberto Fernández estando ya en funciones decidiera llamar a las cooperativas para dialogar, Coninagro va a tener que ir a la reunión. Y el resto de las entidades por ahí no participan. Pero en lo grueso, en el conjunto de temas, tenemos que estar todos juntos (Elvio Guía).
 
—Pero, ¿qué pasaría si el presidente electo llamara a la Federación Agraria y dijera: “Nosotros queremos apoyar económicamente a los productores de agricultura familiar, pero para eso necesitamos subir retenciones a la soja, el maíz y el trigo”? ¿Qué responderían desde FAA?

—En ese caso creo que directamente deberíamos sentarnos con el resto de las entidades que conforman la MdE y hablar sobre cómo seguimos para adelante. Y ahí veremos qué pasa, dependiendo siempre también de la postura que tengan el resto de las entidades. Pero lo que deberíamos considerar ahí, y estar todos de acuerdo, es que no se debe ir por el lado de las retenciones sino por una reforma impositiva integral, como ya lo expresamos en conjunto en más de una oportunidad. (Guía)
 
—¿Pero después FAA no va a salir pidiendo retenciones segmentadas como hace siempre? 

—Sí, pero mientras las retenciones existan. Siempre que haya derechos de exportación, las bases de FAA van a pedir que sean segmentadas. Pero nosotros ahora estamos diciendo otra cosa, estamos diciendo que tiene que haber una reforma tributaria. (Guía)

—Claro, pero el 11 de diciembre no vamos a tener reforma tributaria. Vamos a tener un nuevo presidente que a lo mejor va a decir que lo que antes eran 3 ó 4 pesos ahora van a ser 10% ó 12%, y que lo que era 25% para soja ahora será 30%. Y eso puede pasar porque es lo que está establecido en la Ley de Presupuesto aprobada por el actual gobierno de Mauricio Macri. Si eso sucede, ¿qué van a hacer? 

—Yo creo que acá hay una cuestión central y es que a los 14 puntos los presentamos las cuatro entidades y tenemos que resolverlos en conjunto más allá de alguna llamada en forma individual que pueda haber existido o aparezca a futuro. Pero nosotros no podemos perder la unidad de la MdE como fuerza para hacer interpretar y razonar la lógica que tiene el pedido del sector. Y en lo que tiene que ver con las retenciones, partimos de una situación donde mucho no podemos ceder, porque después para bajar va a ser muy difícil con toda la plata que eso significa. Creo que tenemos que debatir cómo le buscamos la forma, con recetas nuevas, a la situación de las economías regionales, de los productores familiares. Pero con ideas que sean innovadoras, que estén vinculadas a un acuerdo social, a una reforma tributaria, etc. Pero siempre sin ceder en el tema de derechos de exportación, porque en el marco económico tan complicado que tiene el país, si cedemos no volvemos más. (Iannizzotto)

—¿Aunque se produzca un escenario de tipo de cambio más alto como cuando estaba Eduardo Duhalde? 

—Es que aunque el tipo de cambio sea más alto, si no hay correcciones en otras variables, nos están vendiendo espejitos de colores, no soluciones. (Iannizzotto)

—Ojo, que el tipo de cambio alto te juega en lo que cobrás y también en lo que pagás. Porque si vamos a seguir con las tarifas, los insumos y el combustible dolarizado, terminamos teniendo un valor del dólar para la compra y otro diferente, más bajo, para la venta; y ahí es donde se produce el desfasaje para el productor. Y en cuanto a la continuidad de la MdE durante el nuevo gobierno, todos nosotros sabemos que pertenecemos a entidades y que tenemos mandatos por nuestras bases y ante un argumento que puede ser más proclive a una entidad que a otra, evidentemente puede existir la intencionalidad o la posibilidad de quiebre. Por eso creo que la lealtad y la unidad de la MdE se preservan no tomando decisiones y volviendo a la Mesa. Dialogando entre nosotros y contando qué es lo que nos están ofreciendo por separado, y viendo cómo lo manejamos entre los cuatro. Porque la verdad es que nadie está exento de que lo llamen a una reunión, ir a escuchar, evaluar, consultarlo con su entidad y después sentarse con las otras tres y contar lo que le están ofreciendo y plantear cuál es su posición. (Dardo Chiesa)

—Pero cada entidad tiene sus principios y su forma de actuar. No son todas iguales... 

—Es cierto, hay ideales que forman parte de los principios fundacionales de cada una de las entidades, y no hay manera de que eso se negocie porque forman parte de lo que somos y de lo que seremos. Pero me parece que lo importante es que en la MdE debemos saber y tener en claro que cuando una entidad (cualquiera) se entrevista en soledad con el gobierno, después debería volver al seno de la mesa y decir: “está pasando esto”. (Chiesa)

—Hay una realidad y es que durante la campaña le reclamamos a los diferentes partidos la falta de una plataforma política clara. Nosotros tenemos esa política que hace falta, tenemos la ventaja de tenerla escrita y entonces cualquiera que vaya a entrevistarse con Fernández va llevar ese papel escrito y consensuado entre todos. Y ahí la posición respecto de las retenciones es muy clara, y pese a que le hemos buscado una vuelta de rosca para que, por ejemplo, Federación Agraria esté conforme, todos coincidimos en que las retenciones son un mal impuesto. Eso está muy claramente escrito y pienso que es una postura que podemos sostener todos. (Daniel Pelegrina)
 
—Pero en ese esquema tenemos un 2020 con retenciones…

—Sí, claro, es lo que está establecido por ley. Pero pelearemos para que sea menos que eso. (Pelegrina)

—¿Cuál creen que debe ser el rol del Estado durante el próximo gobierno? ¿Hay acuerdo en ese punto entre la MdE?

—El rol del Estado debe ser el mínimo indispensable para no complicar a la actividad privada. Y, además, debe reestructurarse de manera tal que no represente el agobio que tenemos hoy todas las actividades privadas en el país, tratando de sostener un gasto público que ya no da para más. Y ahí deberán tener que ver todos los niveles del Estado, ver cómo se acomodan. Ese es el Estado que nosotros visualizamos. (Pelegrina)

—Nosotros hace mucho tiempo venimos hablando de la intervención virtuosa del Estado. Un concepto tan fácil de mencionar, como tan difícil de llevar adelante. En el sector somos complicados, no queremos al Estado pero después vemos un subsidio como el que hay en Estados Unidos y que puede venir para nuestro lado y decimos, “no lo quiero pero en realidad sí lo quiero”. Por eso debemos hablar claramente de la intervención virtuosa del Estado y ahí tenemos que pensar bien en lo que esto significa. Porque lo que para uno es virtuoso, paro otro puede no serlo. Está claro que cuando el mercado es el único que regula todo, la cosa no funciona tan bien, o por lo menos eso es lo que nosotros vemos desde FAA.Por eso creemos que tiene que haber un Estado que esté controlando algunas cuestiones. La intervención virtuosa del Estado puede estar por ejemplo en la política crediticia, en una reforma tributaria que contenga a las distintas escalas y a las diferentes formas de producción (Guía).

—En el control de los mercados también, no en la intervención…

—Lo mejor que nos puede pasar es que el Estado acompañe para que el mercado funcione y sea transparente. Pero tiene que crear condiciones a través del sistema financiero y tributario para buscar el bien común. Tiene que haber políticas de Estado, pero tienen que ser consensuadas no solamente por la política sino también con los diferentes sectores productivos. Y tienen que ser de largo plazo y avaladas por diferentes resortes jurídicos y administrativos. (Iannizzotto)

—Pero ojo, que el Estado tiene que estar generando una política impositiva que no te haga pagar una ganancia que no tenés; y tiene que dejar expresar los precios en libertad para que el mercado asigne de alguna manera el beneficio. (Pelegrina)
 
—Claro, pero esos precios en libertad que estás pidiendo están condicionados por un mercado mundial que está absolutamente subsidiado. Hay algo que no se puede dejar de tener en cuenta y es el contexto mundial. Hay que salir a competir con un mundo que está haciendo lo opuesto a lo que venimos haciendo nosotros desde hace muchos años. 

—Si nos pusiéramos de acuerdo realmente entre Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay nos convertiríamos en el principal exportador de alimentos del planeta. Políticas de Estado de ese tipo son las que necesitamos, con una mirada estratégica, donde la fase financiera y crediticia, en manos del Estado, alienten esta situación. Para jugar en conjunto y no de manera individual y mezquina, un terreno donde tenemos mucho más para perder que para ganar. (Iannizzotto)

—Claro, pero eso es lo ideal. Después está lo posible… (Guía)


 

Logín