7.5°SAN LUIS - Miércoles 12 de Agosto de 2020

7.5°SAN LUIS - Miércoles 12 de Agosto de 2020

EN VIVO

Otra derrota para Poggi

San Luis Unido y una performance para el olvido en Diputados.

Por redacción
| 08 de diciembre de 2019
En la previa. Poggi con parte de sus diputados, cuando todo era festejo.

La sesión preparatoria en la que asumieron los nuevos diputados en la Legislatura provincial ha sido reveladora porque demostró la validez de principios esenciales de la política que muchas veces son pasados por alto. Es el caso de una lección que deriva de una de las enseñanzas del general Juan Domingo Perón, quien siempre resaltó que "mejor que obligar es persuadir". La práctica que se limita a "estar en contra de" y a obstaculizar, una dinámica que la oposición en la Cámara baja elevó casi al rango de deporte olímpico (recordar los rechazos a los presupuestos provinciales), nunca llega a buen puerto.

 

La elección de Juan Carlos Eduardo, exintendente de San Francisco y ahora diputado por el Departamento Ayacucho por el Frente Unidad Justicialista, como presidente del cuerpo cayó como un balde de agua fría para Claudio Poggi y también para los bloques San Luis Unido y Juntos por la Gente, que en la previa se relamían porque el cálculo de voluntades en el hemiciclo parecía indicarles que tenían el peso para imponer un candidato propio. Las  matemáticas cerraban, pero olvidaban que la política es algo más que pasar lista: Bartolo Abdala, Alberto Fara y Mónica Domínguez respaldaron la postulación de Eduardo, representante de la fuerza principal.

 

El voto de Fara no puede sorprender mucho. Fue un recordatorio, en definitiva, de la profundísima división que afecta al radicalismo puntano. El dirigente del Departamento Junín se desafilió a mediados de año del centenario partido por sentirse discriminado por el ala que sigue a pies juntillas al macrismo y que, como su líder, comulga con un ejercicio de la política basado más en el marketing que en la urdimbre siempre más laboriosa del diálogo y el convencimiento.  El respaldo de Abdala y Domínguez a Eduardo tampoco resultó ilógico. Escindidos, como Fara, en bloques unipersonales ya antes de la sesión preparatoria, el voto de ambos legisladores procedentes del PRO reflejó las tensiones que agitan al partido amarillo hace años, una de las patas principales de San Luis Unido. "Entiendo que la conducción de la cámara debe acompañar la línea sucesoria; como hace referencia el artículo 152 de la Constitución Provincial, a la cual debemos respetar", dijo Abdala en su página de Facebook ante las acusaciones recibidas por su votación.

 

El nacimiento del bloque Unión Cívica Radical Arturo Illia, conformado por Oscar Barrozo, Nery Carlomagno y Ricardo Giménez, ha sido otra demostración que si hay algo de lo que carece el Frente San Luis Unido es de la capacidad de generar consensos. El acto de presencia de Poggi en la sesión preparatoria, tal como lo reflejó el sitio El Chorrillero que sigue en detalle toda su agenda, demostró que la estrategia que solo apela a la imposición y no la persuasión es estéril. Por eso, el senador se retiró masticando bronca ante otra derrota.

 

Un proceso de contracción similar padecen los aliados de Juntos por la Gente, quienes llegaron a tener veinte bancas hace pocos meses y que hoy solo pueden ostentar seis.

 

La sesión preparatoria en Diputados, un excelente ejemplo de que la política de la fachada, de la álgebra simple, y de la imagen sin sustancia tropieza más temprano que tarde.

 

Comentá vos tambien...