Escuchá acá la 96.3
X

Llega "Volver a la tierra", de Miguel Ángel Guardia

El notable artista plástico volvió a exponer en la provincia después de 25 años. Obras de angustia ontológica.

Por tres razones Miguel Ángel Guardia llamó “Volver a la tierra” a la exposición que hizo el viernes en San Luis. La primera fue porque la muestra marcó su retorno a exponer sus obras en la provincia, luego de 25 años de silencio autoimpuesto. La segunda fue porque la tierra es justamente uno de los elementos que utilizó para confeccionar los once cuadros que componen la exhibición. Y la tercera, más trágica, como el tono que recorre toda la obra, porque siente que ya es hora de empezar a pensar, aunque aclaró que lo siente lejano, en su descanso definitivo, en la tierra.

Si bien el reconocido artista tiene una exposición permanente en el hotel Potrero de los Funes, la del viernes en Lux, Arte y Estilo, una coqueta galería que está en Pedernera antes de llegar a Caseros y que comparte edificio con el restó La Española Way, fue su retorno a las andanzas, con una presentación formal, con invitados especiales, y en la que tuvo que conversar, siempre animadamente, con cada uno de ellos. Incluso con ETC. “Son varias las razones por las que tardé tanto tiempo en exponer nuevamente. Por un lado, estuve viajando mucho, pero fundamentalmente me di cuenta que necesito tomarme mi tiempo para conformar una idea y encontrar el momento y el mensaje que quiero transmitir”, dijo el artista.

Las obras diseminadas de modo circular sobre el pequeño local tiene el denominador común —pese a que fueron confeccionadas en diversas franjas de tiempo, algunas hace más de 40 años— de “una gran desesperación”, según comentó Guardia. El autor se apuró en aclarar que ese estado no es suyo de manera individual, sino ontológico.

El tiempo que pasó desde su última exposición en la provincia fue el adecuado para que Miguel Ángel se decidiera a mostrar el modo en que un artista como él percibe el estado social de las cosas. Por eso, en “Volver a la tierra” no hay obras complacientes, ni colores animados.

“Las imágenes tienen una gran desesperación que se puede pensar que es actual, pero la tragedia de la que hablo no es personal ni individual. Es colectiva”, sostuvo Guardia, quien dijo sentirse muy bien de salud y con la suficiente energía como para trabajar de lunes a lunes, de enero a enero. Justamente esas condiciones hacen más difícil de explicar las razones por las que el artista estuvo tanto tiempo ausente de la escena provincial.

Gabriela Nostray, responsable de Vía Antigua, una casa de antigüedades muy reconocida en la ciudad, fue la organizadora de la muestra, que se levantó el mismo viernes. “Estaba previsto de esa manera. Ya tendremos tiempo de hacer otra exposición que dure más días”, dijo satisfecha. Guardia, por su parte, agradeció el esfuerzo de ella y de “mucha otra gente” que trabajó para que su retorno fuera posible.

En el centro de la galería se exhibió la única escultura de la muestra, una pareja, tal vez bailando un tango, realizada en talavera poblana, una cerámica que Guardia conoció en Puebla, México, donde estuvo entre el 2016 y el 2017. La exposición también tuvo en una sala de la planta alta un muestrario de las joyas realizadas por el autor y una serie de antigüedades, propiedad de Nostray, que conforman la exposición permanente del lugar.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Llega "Volver a la tierra", de Miguel Ángel Guardia

El notable artista plástico volvió a exponer en la provincia después de 25 años. Obras de angustia ontológica.

Colgando en tus manos. Guardia con una de sus obras en la exposición que duró un solo día. Algunos de los cuadros exhibidos fueron hechos hace 40 años. Foto: Martín Gómez.

Por tres razones Miguel Ángel Guardia llamó “Volver a la tierra” a la exposición que hizo el viernes en San Luis. La primera fue porque la muestra marcó su retorno a exponer sus obras en la provincia, luego de 25 años de silencio autoimpuesto. La segunda fue porque la tierra es justamente uno de los elementos que utilizó para confeccionar los once cuadros que componen la exhibición. Y la tercera, más trágica, como el tono que recorre toda la obra, porque siente que ya es hora de empezar a pensar, aunque aclaró que lo siente lejano, en su descanso definitivo, en la tierra.

Si bien el reconocido artista tiene una exposición permanente en el hotel Potrero de los Funes, la del viernes en Lux, Arte y Estilo, una coqueta galería que está en Pedernera antes de llegar a Caseros y que comparte edificio con el restó La Española Way, fue su retorno a las andanzas, con una presentación formal, con invitados especiales, y en la que tuvo que conversar, siempre animadamente, con cada uno de ellos. Incluso con ETC. “Son varias las razones por las que tardé tanto tiempo en exponer nuevamente. Por un lado, estuve viajando mucho, pero fundamentalmente me di cuenta que necesito tomarme mi tiempo para conformar una idea y encontrar el momento y el mensaje que quiero transmitir”, dijo el artista.

Las obras diseminadas de modo circular sobre el pequeño local tiene el denominador común —pese a que fueron confeccionadas en diversas franjas de tiempo, algunas hace más de 40 años— de “una gran desesperación”, según comentó Guardia. El autor se apuró en aclarar que ese estado no es suyo de manera individual, sino ontológico.

El tiempo que pasó desde su última exposición en la provincia fue el adecuado para que Miguel Ángel se decidiera a mostrar el modo en que un artista como él percibe el estado social de las cosas. Por eso, en “Volver a la tierra” no hay obras complacientes, ni colores animados.

“Las imágenes tienen una gran desesperación que se puede pensar que es actual, pero la tragedia de la que hablo no es personal ni individual. Es colectiva”, sostuvo Guardia, quien dijo sentirse muy bien de salud y con la suficiente energía como para trabajar de lunes a lunes, de enero a enero. Justamente esas condiciones hacen más difícil de explicar las razones por las que el artista estuvo tanto tiempo ausente de la escena provincial.

Gabriela Nostray, responsable de Vía Antigua, una casa de antigüedades muy reconocida en la ciudad, fue la organizadora de la muestra, que se levantó el mismo viernes. “Estaba previsto de esa manera. Ya tendremos tiempo de hacer otra exposición que dure más días”, dijo satisfecha. Guardia, por su parte, agradeció el esfuerzo de ella y de “mucha otra gente” que trabajó para que su retorno fuera posible.

En el centro de la galería se exhibió la única escultura de la muestra, una pareja, tal vez bailando un tango, realizada en talavera poblana, una cerámica que Guardia conoció en Puebla, México, donde estuvo entre el 2016 y el 2017. La exposición también tuvo en una sala de la planta alta un muestrario de las joyas realizadas por el autor y una serie de antigüedades, propiedad de Nostray, que conforman la exposición permanente del lugar.

Logín