eldiariodelarepublica.com
Cupido en la lona: las ventas de San Valentín bajaron hasta un 50%

Escuchá acá la 90.9
X

Cupido en la lona: las ventas de San Valentín bajaron hasta un 50%

Es en relación a la misma fecha del año pasado. En los negocios dicen que ahora solo logran vender tarjetas, tazas y llaveros. Afirman que los enamorados deben elegir entre salir a cenar o un regalo.

El panorama en los negocios del centro de la ciudad de San Luis es devastador. Vendedores apoyados en el mostrador mirando fijo hacia la puerta, esperando la llegada de algún comprador. Si bien las vidrieras solo exhiben ofertas y descuentos, los clientes pasan de largo. Según los comerciantes las ventas para el Día de los Enamorados cayeron entre un 30 y un 50 por ciento este año en comparación al mismo periodo del 2018. "Parece que hubo muchas rupturas amorosas", bromearon algunos vendedores, pero lo cierto es que la crisis también afectó a los corazones y dejó a Cupido sin pañales.

"Este año no pasó nada", dijo desilusionada Leonela Moyano, una de las encargadas de Joyas Bruno. "Por lo general, para esta fecha se mueve un poco más, por ejemplo el año pasado había más turistas en la calle que entraban y compraban alguna cosita. Vendíamos muchos dijes de medios corazones, anillos de compromiso o las cadenas con medallas. Hoy -por ayer- no entró nadie literalmente", afirmó.

Moyano advirtió que sus ventas en relación al año pasado para la misma fiesta, bajaron un 50 por ciento como mínimo. "Recuerdo que para el Día de la Madre nos pasó lo mismo, en 2017 habíamos vendido muchísimo y no dimos abasto; el año pasado contratamos una persona que nos ayudara y una niñera para los chicos y no vino nadie. Al final nos fuimos a tomar un helado porque ya llorábamos de la bronca", comentó.

"Se llevan una cadena sola sin el dije. Los precios no son carísimos, van desde los 150 pesos a los 1.200 pesos aproximadamente", señaló.

En "Q+?" sucede algo similar. Si bien el comercio está más orientado a los osos de peluches, las carteras y la regalería en general, la crisis les pegó de la misma forma. "Antes la gente venía la semana anterior a comprar los regalos, pero hasta ahora vinieron muy pocos. Suelen ser más hombres que mujeres y se llevan ositos de peluche, tazas o llaveros. Este año estuvo re flojo, compraron muchas tarjetas que salen 35 pesos, por ahí las complementan con algún llavero, pero no mucho más. Creo que tenían que reconfirmar el amor para ver si salían a comprar o no", dijo entre risas Soledad Rodríguez, una de las empleadas del local.

Rodríguez afirmó que en su caso las ventas disminuyeron en un 30 por ciento con respecto al 2018. "Creo que está entre los enamorados y los útiles de la escuela. Las parejas tienen que optar entre salir a cenar o comprar un regalo, ya las dos cosas no las pueden hacer", indicó.

En los locales de ropa de mujer no hubo mucha diferencia con respecto al año pasado en las ventas de San Valentín. Claudia Aranega, tiene un negocio multimarca con su mismo nombre. Aseguró que aunque aún no había percibido ventas por el Día de los Enamorados, "los varones suelen venir el mismo día a comprar o vienen sus esposas directamente. Siempre vendemos algo", aseguró.

En Osiris la situación es diferente, "no vendimos ni un regalo para San Valentín, no mueve mucho esta fecha para nosotros y los hombres no se la juegan", dijo Mercedes Fernández, encargada del local. En "Bella Mora" las ventas se mantuvieron igual, "por lo general vienen más las chicas porque sus novios no se animan a comprar ropa interior. Ellas llevan mucho babydoll, conjuntos de bombacha y corpiño y mucho portaligas", aseguró Romina Agüero, una de las vendedoras.

Los más vapuleados siguen siendo los negocios que exclusivamente venden regalos clásicos de esta festividad y, por ejemplo, "Micca Deco and Home" notó el desequilibrio en sus ventas. "Estuvo bastante flojo, más que una taza o alguna cosita barata no vendimos. Estamos esperando que el mismo día o durante el fin de semana vengan a buscar algo para regalar, pero por ahora todo muy tranquilo. Creo que las ventas bajaron un 30 por ciento aproximadamente en relación al año pasado. Tampoco vendimos tanto en el 2018, pero me doy cuenta de que bajó mucho porque para esta fecha ya no teníamos peluches y esos corazones grandes de felpa. Vamos a ver si mañana -por hoy- se acuerdan de sus enamorados, por ahí se separó mucha gente", dijo riendo Cristina Jaime, dueña del local.

A la crisis económica se sumó el comienzo de clases justo a fin de mes, lo que obligó a los padres a priorizar los útiles escolares antes que el amor, quizás este año Cupido se conforme con muchos besos y abrazos.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Cupido en la lona: las ventas de San Valentín bajaron hasta un 50%

Es en relación a la misma fecha del año pasado. En los negocios dicen que ahora solo logran vender tarjetas, tazas y llaveros. Afirman que los enamorados deben elegir entre salir a cenar o un regalo.

Olvidados. Los peluches se quedaron aguardando en los anaqueles de los locales a la espera de que algún enamorado los rescate. Foto: Martín Gómez.

El panorama en los negocios del centro de la ciudad de San Luis es devastador. Vendedores apoyados en el mostrador mirando fijo hacia la puerta, esperando la llegada de algún comprador. Si bien las vidrieras solo exhiben ofertas y descuentos, los clientes pasan de largo. Según los comerciantes las ventas para el Día de los Enamorados cayeron entre un 30 y un 50 por ciento este año en comparación al mismo periodo del 2018. "Parece que hubo muchas rupturas amorosas", bromearon algunos vendedores, pero lo cierto es que la crisis también afectó a los corazones y dejó a Cupido sin pañales.

"Este año no pasó nada", dijo desilusionada Leonela Moyano, una de las encargadas de Joyas Bruno. "Por lo general, para esta fecha se mueve un poco más, por ejemplo el año pasado había más turistas en la calle que entraban y compraban alguna cosita. Vendíamos muchos dijes de medios corazones, anillos de compromiso o las cadenas con medallas. Hoy -por ayer- no entró nadie literalmente", afirmó.

Moyano advirtió que sus ventas en relación al año pasado para la misma fiesta, bajaron un 50 por ciento como mínimo. "Recuerdo que para el Día de la Madre nos pasó lo mismo, en 2017 habíamos vendido muchísimo y no dimos abasto; el año pasado contratamos una persona que nos ayudara y una niñera para los chicos y no vino nadie. Al final nos fuimos a tomar un helado porque ya llorábamos de la bronca", comentó.

"Se llevan una cadena sola sin el dije. Los precios no son carísimos, van desde los 150 pesos a los 1.200 pesos aproximadamente", señaló.

En "Q+?" sucede algo similar. Si bien el comercio está más orientado a los osos de peluches, las carteras y la regalería en general, la crisis les pegó de la misma forma. "Antes la gente venía la semana anterior a comprar los regalos, pero hasta ahora vinieron muy pocos. Suelen ser más hombres que mujeres y se llevan ositos de peluche, tazas o llaveros. Este año estuvo re flojo, compraron muchas tarjetas que salen 35 pesos, por ahí las complementan con algún llavero, pero no mucho más. Creo que tenían que reconfirmar el amor para ver si salían a comprar o no", dijo entre risas Soledad Rodríguez, una de las empleadas del local.

Rodríguez afirmó que en su caso las ventas disminuyeron en un 30 por ciento con respecto al 2018. "Creo que está entre los enamorados y los útiles de la escuela. Las parejas tienen que optar entre salir a cenar o comprar un regalo, ya las dos cosas no las pueden hacer", indicó.

En los locales de ropa de mujer no hubo mucha diferencia con respecto al año pasado en las ventas de San Valentín. Claudia Aranega, tiene un negocio multimarca con su mismo nombre. Aseguró que aunque aún no había percibido ventas por el Día de los Enamorados, "los varones suelen venir el mismo día a comprar o vienen sus esposas directamente. Siempre vendemos algo", aseguró.

En Osiris la situación es diferente, "no vendimos ni un regalo para San Valentín, no mueve mucho esta fecha para nosotros y los hombres no se la juegan", dijo Mercedes Fernández, encargada del local. En "Bella Mora" las ventas se mantuvieron igual, "por lo general vienen más las chicas porque sus novios no se animan a comprar ropa interior. Ellas llevan mucho babydoll, conjuntos de bombacha y corpiño y mucho portaligas", aseguró Romina Agüero, una de las vendedoras.

Los más vapuleados siguen siendo los negocios que exclusivamente venden regalos clásicos de esta festividad y, por ejemplo, "Micca Deco and Home" notó el desequilibrio en sus ventas. "Estuvo bastante flojo, más que una taza o alguna cosita barata no vendimos. Estamos esperando que el mismo día o durante el fin de semana vengan a buscar algo para regalar, pero por ahora todo muy tranquilo. Creo que las ventas bajaron un 30 por ciento aproximadamente en relación al año pasado. Tampoco vendimos tanto en el 2018, pero me doy cuenta de que bajó mucho porque para esta fecha ya no teníamos peluches y esos corazones grandes de felpa. Vamos a ver si mañana -por hoy- se acuerdan de sus enamorados, por ahí se separó mucha gente", dijo riendo Cristina Jaime, dueña del local.

A la crisis económica se sumó el comienzo de clases justo a fin de mes, lo que obligó a los padres a priorizar los útiles escolares antes que el amor, quizás este año Cupido se conforme con muchos besos y abrazos.

Logín