eldiariodelarepublica.com
Ceballos no será candidato si en el Radicalismo no hay PAS

Escuchá acá la 90.9
X

Ceballos no será candidato si en el Radicalismo no hay PAS

Dijo que se bajará de la contienda si no hay internas, algo que se definiría este sábado en la convención provincial del partido. "Debe haber una estrategia que incorpore la voluntad popular", afirmó.

Se siguen colocando las fichas en el tablero para las elecciones de este año, y en el radicalismo comienzan a sentirse los primeros movimientos fuertes. En la convención provincial, que se llevará adelante este sábado en la sede del partido en capital, se definirá si participarán de las elecciones Primarias Abiertas y Simultáneas (PAS) o irán con una lista única conformada junto a otros partidos opositores. En primera instancia, por lo adelantado en una carta abierta de los convencionales que participarán, optarían por lo segundo. Y este viernes, oponiéndose a esa postura, Walter Ceballos, quien había presentado su precandidatura a gobernador por el espacio hace no más de 10 días, dijo que si eso llega a pasar, se bajará de las elecciones.

Ceballos recordó diversos comicios en los que se dieron triunfos de la oposición siempre con internas de por medio, según argumentó. Sin embargo, su justificación principal fue la de dar un lugar a la "voluntad popular" para definir a los candidatos. "Tenemos la convicción y, en mi caso la experiencia vivida, de que en San Luis es difícil ganarle al oficialismo, con la diferencia de poder desde el gobierno. Y, para ganarle, estoy convencido que deberíamos aprovechar las PAS del 21 de abril, convocar sobre todo al pueblo que quiere cambiar y expresar electoralmente, popularmente, un primer paso antes de la elección del 16 de junio", manifestó. "Hay que tener una estrategia que incorpore la voluntad popular como cuestión indispensable de cambio. A los cambios los lideran personas, pero los producen los pueblos", remarcó.

Así recordó cómo, a nivel nacional, Mauricio Macri fue candidato  en 2015 tras superar a Elisa Carrió y Ernesto Sanz; Alfonsín a De La Rúa y a Leone (en 1983); y Menem a Cafiero, en 1988. Mientras que, a nivel provincial, admitió que en 1999 llegó por consenso a la candidatura a gobernador —junto a Juanjo Laborda como vice—, pero marcó que en el resto de los cargos hubo internas, detallando que llegaron a participar 16 mil afiliados.

De todas maneras, la postura que tomaría el partido de no presentarse a las PAS no molestaría al ex funcionario de Defensa de la Nación. Ya que, a diferencia de lo ocurrido en el pasado con la interna legislativa de 2017 con Tony Lorenzo, no buscaría una Primaria por su cuenta. "Siempre he sido, soy y seré hombre de la Unión Cívica Radical y siempre acato sus resoluciones, tanto cuando toman las que yo creo, como cuando no", afirmó.

El día de la convención será importante para el radicalismo puntano y la oposición, hacia la conformación de un frente. Sobre todo, porque una vez más parecieron ser relegados cuando Claudio Poggi —senador nacional por Avanzar— sumó al frente opositor a Enrique Ponce, intendente de la capital, sin mencionar al radicalismo aún. A ello se le agregó que, en una entrevista que brindó el presidente Mauricio Macri a una radio de Buena Esperanza, les dio el visto bueno a ambos candidatos. "El presidente Macri ha expresado no de ahora, lo ha dicho antes, que la preferencia no soy yo, es el contador Poggi. Lo ha manifestado también su jefe de gabinete antes, en varias oportunidades", recordó en tono cordial pero firme el dirigente. "Yo soy de la UCR que tiene 127 años de democracia interna, de visiones contrapuestas, orgánicas y no personales, y por supuesto que respeto su voluntad como presidente de la Nación y líder de la coalición. Pero a este tipo de decisiones las tenemos que someter al pueblo de San Luis", reafirmó.

"No creo que la UCR sea relegada; toma sus decisiones en sus cuadros orgánicos y, la verdad, no sé cómo van a ser las resoluciones de aquí en adelante, pero confío mucho en la convicción y en el compromiso que tiene el presidente del Comité Ejecutivo (Pipo Rossi) y el Comité Ejecutivo provincial, que se ha expresado por unanimidad sobre esta estrategia", concluyó.

Antes de dejar el partido en segundo plano, Ceballos apuesta a una interna cuyos correligionarios parecerían no querer compartir.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Ceballos no será candidato si en el Radicalismo no hay PAS

Dijo que se bajará de la contienda si no hay internas, algo que se definiría este sábado en la convención provincial del partido. "Debe haber una estrategia que incorpore la voluntad popular", afirmó.

Memoria. El dirigente recordó elecciones en las que la oposición ganó y que antes hubo internas. Foto: Marianela Sánchez.

Se siguen colocando las fichas en el tablero para las elecciones de este año, y en el radicalismo comienzan a sentirse los primeros movimientos fuertes. En la convención provincial, que se llevará adelante este sábado en la sede del partido en capital, se definirá si participarán de las elecciones Primarias Abiertas y Simultáneas (PAS) o irán con una lista única conformada junto a otros partidos opositores. En primera instancia, por lo adelantado en una carta abierta de los convencionales que participarán, optarían por lo segundo. Y este viernes, oponiéndose a esa postura, Walter Ceballos, quien había presentado su precandidatura a gobernador por el espacio hace no más de 10 días, dijo que si eso llega a pasar, se bajará de las elecciones.

Ceballos recordó diversos comicios en los que se dieron triunfos de la oposición siempre con internas de por medio, según argumentó. Sin embargo, su justificación principal fue la de dar un lugar a la "voluntad popular" para definir a los candidatos. "Tenemos la convicción y, en mi caso la experiencia vivida, de que en San Luis es difícil ganarle al oficialismo, con la diferencia de poder desde el gobierno. Y, para ganarle, estoy convencido que deberíamos aprovechar las PAS del 21 de abril, convocar sobre todo al pueblo que quiere cambiar y expresar electoralmente, popularmente, un primer paso antes de la elección del 16 de junio", manifestó. "Hay que tener una estrategia que incorpore la voluntad popular como cuestión indispensable de cambio. A los cambios los lideran personas, pero los producen los pueblos", remarcó.

Así recordó cómo, a nivel nacional, Mauricio Macri fue candidato  en 2015 tras superar a Elisa Carrió y Ernesto Sanz; Alfonsín a De La Rúa y a Leone (en 1983); y Menem a Cafiero, en 1988. Mientras que, a nivel provincial, admitió que en 1999 llegó por consenso a la candidatura a gobernador —junto a Juanjo Laborda como vice—, pero marcó que en el resto de los cargos hubo internas, detallando que llegaron a participar 16 mil afiliados.

De todas maneras, la postura que tomaría el partido de no presentarse a las PAS no molestaría al ex funcionario de Defensa de la Nación. Ya que, a diferencia de lo ocurrido en el pasado con la interna legislativa de 2017 con Tony Lorenzo, no buscaría una Primaria por su cuenta. "Siempre he sido, soy y seré hombre de la Unión Cívica Radical y siempre acato sus resoluciones, tanto cuando toman las que yo creo, como cuando no", afirmó.

El día de la convención será importante para el radicalismo puntano y la oposición, hacia la conformación de un frente. Sobre todo, porque una vez más parecieron ser relegados cuando Claudio Poggi —senador nacional por Avanzar— sumó al frente opositor a Enrique Ponce, intendente de la capital, sin mencionar al radicalismo aún. A ello se le agregó que, en una entrevista que brindó el presidente Mauricio Macri a una radio de Buena Esperanza, les dio el visto bueno a ambos candidatos. "El presidente Macri ha expresado no de ahora, lo ha dicho antes, que la preferencia no soy yo, es el contador Poggi. Lo ha manifestado también su jefe de gabinete antes, en varias oportunidades", recordó en tono cordial pero firme el dirigente. "Yo soy de la UCR que tiene 127 años de democracia interna, de visiones contrapuestas, orgánicas y no personales, y por supuesto que respeto su voluntad como presidente de la Nación y líder de la coalición. Pero a este tipo de decisiones las tenemos que someter al pueblo de San Luis", reafirmó.

"No creo que la UCR sea relegada; toma sus decisiones en sus cuadros orgánicos y, la verdad, no sé cómo van a ser las resoluciones de aquí en adelante, pero confío mucho en la convicción y en el compromiso que tiene el presidente del Comité Ejecutivo (Pipo Rossi) y el Comité Ejecutivo provincial, que se ha expresado por unanimidad sobre esta estrategia", concluyó.

Antes de dejar el partido en segundo plano, Ceballos apuesta a una interna cuyos correligionarios parecerían no querer compartir.

Logín