eldiariodelarepublica.com
Una ballena casi se come a un buzo

Escuchá acá la 90.9
X

Una ballena casi se come a un buzo

"Se dio cuenta de su error y abrió la boca para escupirme", contó el hombre. El hecho ocurrió en las costas de Tailandia.

Desde hace varios días las imágenes de este infortunio se comparten en las redes sociales: un buzo sudafricano escapando por milagro a la muerte luego de que una ballena lo atrapara brevemente con su boca en las costas de Port Elizabeth, en el sur de Tailandia.

La Biblia cuenta que el profeta Jonás pasó tres días dentro de una ballena. Rainer Schimpf tuvo la misma experiencia, pero sólo unos segundos en el interior de un rorcual de Bryde –un cetáceo de 15 metros y 25 toneladas– cuando filmaba un cardumen de sardinas.

“Había empezado a filmar delfines, tiburones, alcatraces, pinguinos y cormoranes que se alimentaban de sardinas cuando, llegando desde el fondo, la ballena surgió súbitamente”, contó este  activista defensor del medio ambiente.

“Sentí presión alrededor de mi cintura, y supe inmediatamente lo que estaba pasando”, agregó.”Sólo fueron unos segundos, hasta que la ballena se dio cuenta de su error y abrió la boca para escupirme”.

La esposa del buzo, Silke, y un fotógrafo asistieron con pavor al incidente y documentaron la escena.

En unas imágenes sólo se ven las dos piernas de Rainer Shimpf fuera de la boca del cetáceo,  un espécimen raro y difícil de fotografiar, que se alimenta de pequeños peces y crustáceos.

El buzo, una vez a salvo, no esperó mucho para regresar al agua.

“Verificamos si el material estaba bien, que no tenía ningún hueso o costilla rota. Todo estaba bien”, contó.

 

 

AFP

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Una ballena casi se come a un buzo

"Se dio cuenta de su error y abrió la boca para escupirme", contó el hombre. El hecho ocurrió en las costas de Tailandia.

Desde hace varios días las imágenes de este infortunio se comparten en las redes sociales: un buzo sudafricano escapando por milagro a la muerte luego de que una ballena lo atrapara brevemente con su boca en las costas de Port Elizabeth, en el sur de Tailandia.

La Biblia cuenta que el profeta Jonás pasó tres días dentro de una ballena. Rainer Schimpf tuvo la misma experiencia, pero sólo unos segundos en el interior de un rorcual de Bryde –un cetáceo de 15 metros y 25 toneladas– cuando filmaba un cardumen de sardinas.

“Había empezado a filmar delfines, tiburones, alcatraces, pinguinos y cormoranes que se alimentaban de sardinas cuando, llegando desde el fondo, la ballena surgió súbitamente”, contó este  activista defensor del medio ambiente.

“Sentí presión alrededor de mi cintura, y supe inmediatamente lo que estaba pasando”, agregó.”Sólo fueron unos segundos, hasta que la ballena se dio cuenta de su error y abrió la boca para escupirme”.

La esposa del buzo, Silke, y un fotógrafo asistieron con pavor al incidente y documentaron la escena.

En unas imágenes sólo se ven las dos piernas de Rainer Shimpf fuera de la boca del cetáceo,  un espécimen raro y difícil de fotografiar, que se alimenta de pequeños peces y crustáceos.

El buzo, una vez a salvo, no esperó mucho para regresar al agua.

“Verificamos si el material estaba bien, que no tenía ningún hueso o costilla rota. Todo estaba bien”, contó.

 

 

AFP

Logín