eldiariodelarepublica.com
La inflación en 2019 se ensaña con los alimentos y las bebidas

Escuchá acá la 90.9
X

La inflación en 2019 se ensaña con los alimentos y las bebidas

Con fuertes subas en la carne durante enero y febrero, se fue por las nubes. La variación interanual del rubro ya es del 64%, bastante por encima del IPC general que está en un 55,3%.

Cuando se disparan las crisis económicas hay que agudizar las estrategias para administrar el dinero y establecer prioridades. Sin embargo, hay algo ineludible: alimentarse en este contexto sobre llovido, mojado. Alimentos y bebidas (rubro que mide la inflación) es uno de los más castigado por el aumento de precios. En lo que va del 2019, en solo dos meses, ya acumula un 12,12 por ciento, contra el 7,6 de los índices generales. Los informes indican que los fuertes incrementos en la carne de vaca y de ave fueron la clave.

"A diferencia de lo que estaba pasando el año pasado, cuando había una inflación alta pero en la mayoría de los rubros por igual, el 2019 empezó con cifras en alza en Alimentos y bebidas, que es el rubro que tiene más peso específico en la medición del índice y por eso hace subir mucho el valor final", indicó Mariano Cozzolino, director provincial de Estadística y Censos, y siguió: "En el último informe, el interanual general dio 55,3 por ciento y en lo que respecta a los productos alimenticios ya van por el 64 por ciento. Es una cifra que está muy por encima de la inflación general. Además, por lo que ya se prevé para el mes en curso, ha habido aumentos y los números serán altos para el próximo Índice de Precios al Consumidor (IPC)".

Dentro de lo que es el rubro, hay dos grandes clasificaciones que a su vez se subdividen en varias otras, compuestas por 38 productos que se usan como base para desarrollar el estudio en San Luis. La carne (que engloba al asado, osobuco, molida común, bola de lomo, nalga, hígado, pollo y filet de merluza) marcó una variación porcentual del 15,4 por ciento respecto al índice de enero, casi el doble que la inflación que dieron todos los ítems en conjunto.

"Ha habido aumentos muy fuertes en este comienzo de año, en lo que tiene que ver con la carne, tanto de vaca como de ave. Ese es uno de los factores más importantes en el rubro, dado los hábitos alimenticios que tenemos los argentinos. Se mide todo, pero por el peso ponderado que tiene el rubro, es uno de los más influyentes para el cálculo final. En lo que va del 2019, en lo que es carne de vaca, el aumento ya es del 44 por ciento y, si uno hace un interanual, el incremento es del 76 por ciento. Otro producto esencial es la leche y tuvo un 68 por ciento de suba interanual", precisó Cozzolino.

Luego continuó: "Es preocupante que Alimentos y bebidas sea el que tuvo más inflación. Las personas de más recursos le destinan un 30 o 40 por ciento de su dinero, pero, para los de menos recursos, puede llegar a ser el 80 o el 90. Es decir que la inflación que sufren los que menos tienen es mucho más alta que para los que más tienen. En ese sentido es preocupante, en lo que tiene que ver con la distribución de la riqueza. Esto incide directamente en el cálculo de la línea de la pobreza y la indigencia".

En general, muchas de las cosas que paga el puntano, como el transporte, la obra social, la luz o el gas, tienen las subas reguladas por una entidad y los aumentos tienen que ser solicitados y aprobados. No obstante, los alimentos se salen de este régimen y sus precios fluctúan según la necesidad de las marcas y la competencia para captar el consumo de la gente. Eso también genera impredecibilidad en el rubro.

La Dirección de Estadística y Censos elabora todos los meses el informe de IPC desde 2002. Aseguran que actualmente relevan y supervisan 245 precios por día, en promedio, tomando en cuenta las distintas variantes que puede tener un mismo producto. Es por eso que las marcas toman su preponderancia en el estudio, sobre todo si hay faltantes de las que son más accesibles al bolsillo.

El titular de la entidad explicó la situación en San Luis, ejemplificando con los lácteos: "En el sector de la leche hay una crisis tanto del tambo como de los productores. Hay segundas marcas como 'La Armonía', que antes se podía encontrar, pero ahora no está. Otra marca con buen precio era 'La Verónica', pero cerró parte de su producción, echó gente y también se empezó a perder en los comercios". Asimismo, sumó: "Ese es un factor que termina influyendo en la inflación, porque para el estudio se termina tomando en cuenta la marca más cara, que no tiene por qué ser siempre la de mejor calidad".

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La inflación en 2019 se ensaña con los alimentos y las bebidas

Con fuertes subas en la carne durante enero y febrero, se fue por las nubes. La variación interanual del rubro ya es del 64%, bastante por encima del IPC general que está en un 55,3%.

Alimentos y bebidas subieron un 12,12 por ciento en los dos primeros meses del año. Foto: internet. 

Cuando se disparan las crisis económicas hay que agudizar las estrategias para administrar el dinero y establecer prioridades. Sin embargo, hay algo ineludible: alimentarse en este contexto sobre llovido, mojado. Alimentos y bebidas (rubro que mide la inflación) es uno de los más castigado por el aumento de precios. En lo que va del 2019, en solo dos meses, ya acumula un 12,12 por ciento, contra el 7,6 de los índices generales. Los informes indican que los fuertes incrementos en la carne de vaca y de ave fueron la clave.

"A diferencia de lo que estaba pasando el año pasado, cuando había una inflación alta pero en la mayoría de los rubros por igual, el 2019 empezó con cifras en alza en Alimentos y bebidas, que es el rubro que tiene más peso específico en la medición del índice y por eso hace subir mucho el valor final", indicó Mariano Cozzolino, director provincial de Estadística y Censos, y siguió: "En el último informe, el interanual general dio 55,3 por ciento y en lo que respecta a los productos alimenticios ya van por el 64 por ciento. Es una cifra que está muy por encima de la inflación general. Además, por lo que ya se prevé para el mes en curso, ha habido aumentos y los números serán altos para el próximo Índice de Precios al Consumidor (IPC)".

Dentro de lo que es el rubro, hay dos grandes clasificaciones que a su vez se subdividen en varias otras, compuestas por 38 productos que se usan como base para desarrollar el estudio en San Luis. La carne (que engloba al asado, osobuco, molida común, bola de lomo, nalga, hígado, pollo y filet de merluza) marcó una variación porcentual del 15,4 por ciento respecto al índice de enero, casi el doble que la inflación que dieron todos los ítems en conjunto.

"Ha habido aumentos muy fuertes en este comienzo de año, en lo que tiene que ver con la carne, tanto de vaca como de ave. Ese es uno de los factores más importantes en el rubro, dado los hábitos alimenticios que tenemos los argentinos. Se mide todo, pero por el peso ponderado que tiene el rubro, es uno de los más influyentes para el cálculo final. En lo que va del 2019, en lo que es carne de vaca, el aumento ya es del 44 por ciento y, si uno hace un interanual, el incremento es del 76 por ciento. Otro producto esencial es la leche y tuvo un 68 por ciento de suba interanual", precisó Cozzolino.

Luego continuó: "Es preocupante que Alimentos y bebidas sea el que tuvo más inflación. Las personas de más recursos le destinan un 30 o 40 por ciento de su dinero, pero, para los de menos recursos, puede llegar a ser el 80 o el 90. Es decir que la inflación que sufren los que menos tienen es mucho más alta que para los que más tienen. En ese sentido es preocupante, en lo que tiene que ver con la distribución de la riqueza. Esto incide directamente en el cálculo de la línea de la pobreza y la indigencia".

En general, muchas de las cosas que paga el puntano, como el transporte, la obra social, la luz o el gas, tienen las subas reguladas por una entidad y los aumentos tienen que ser solicitados y aprobados. No obstante, los alimentos se salen de este régimen y sus precios fluctúan según la necesidad de las marcas y la competencia para captar el consumo de la gente. Eso también genera impredecibilidad en el rubro.

La Dirección de Estadística y Censos elabora todos los meses el informe de IPC desde 2002. Aseguran que actualmente relevan y supervisan 245 precios por día, en promedio, tomando en cuenta las distintas variantes que puede tener un mismo producto. Es por eso que las marcas toman su preponderancia en el estudio, sobre todo si hay faltantes de las que son más accesibles al bolsillo.

El titular de la entidad explicó la situación en San Luis, ejemplificando con los lácteos: "En el sector de la leche hay una crisis tanto del tambo como de los productores. Hay segundas marcas como 'La Armonía', que antes se podía encontrar, pero ahora no está. Otra marca con buen precio era 'La Verónica', pero cerró parte de su producción, echó gente y también se empezó a perder en los comercios". Asimismo, sumó: "Ese es un factor que termina influyendo en la inflación, porque para el estudio se termina tomando en cuenta la marca más cara, que no tiene por qué ser siempre la de mejor calidad".

Logín