eldiariodelarepublica.com
Dos estudiantes universitarios detenidos por estar involucrados en venta de droga

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Dos estudiantes universitarios detenidos por estar involucrados en venta de droga

Uno hacía delivery de marihuana y el otro la proveía a revendedores. Son parte de los diez detenidos de los procedimientos que realizó la Policía Puntana y la Federal. En total desbarataron seis kioscos de droga de San Luis y Villa Mercedes.

A dos jóvenes universitarios de San Luis les frustraron en las últimas horas, más que la continuidad de la carrera, el negocio ilegal que habían montado y que consistía en la venta de drogas. Ambos fueron detenidos una semana después de que dos hermanas, estudiantes de medicina, fueran arrestadas por Lucha Contra el Narcotráfico, de la Policía de San Luis, por haber montado en el fondo de su casa una plantación de marihuana: de ella cosechaban y vendían sus hojas y, sobre todo, sus flores, conocidas en la jerga como “cogollos”, en las que se concentra el poder activo de la droga.

Los nuevos procedimientos, algunos realizados por la Policía de San Luis y otros, por la Policía Federal (PFA), y vinculados a diferentes investigaciones, culminaron con el desbaratamiento de seis centros de distribución.

Los dos universitarios imputados por violar la Ley de Estupefacientes fueron apresados en la capital. A uno, de apellido Olivera, de alrededor de 30 años, lo detuvieron efectivos de la Delegación San Luis de la Policía Federal, el viernes a la noche. Al otro, ayer a la madrugada, los investigadores de Lucha Contra el Narcotráfico de la Policía puntana.

En total, ambas fuerzas de seguridad detuvieron a diez personas.

La Policía puntana desarmó los dos últimos eslabones de una red de distribución de drogas en la ciudad de San Luis, al allanar el departamento de un hombre que vendía estupefacientes y los domicilios de dos clientes que le compraban para revender, a su vez, al menudeo, en sus respectivas viviendas. Además de esos tres quioscos en la capital, desbarataron el negocio de otro dealer en Villa Mercedes, informó la directora general de Lucha Contra el Narcotráfico de la Policía de San Luis, comisario mayor Andrea Cura.

Siete personas resultaron detenidas durante los procedimientos hechos por la Policía de San Luis, en los que secuestraron cocaína, LSD (ácido lisérgico), éxtasis, marihuana y dinero de las transas.

 


Aristóbulo del Valle: la PFA, durante la inspección en la casa de un almacenero.



Fueron cinco allanamientos en total, fase final de dos investigaciones distintas, indicó Cura. En San Luis, hicieron tres, en forma simultánea, por el caso que investigaban en la capital. En Villa Mercedes también hicieron simultáneos los dos con los que desarticularon el quiosco de esa ciudad.

En la capital puntana investigaban desde hace ocho meses a un joven de apellido Catalán, estudiante de una universidad privada, que compraba drogas para vender y a su vez proveía a otras dos que la revendían. El departamento de ese sospechoso, en la calle Belgrano, cerca de la avenida Sarmiento, es uno de los tres domicilios que allanaron.

Allí encontraron 600 envoltorios de picadura de marihuana, una cantidad que, puesta en la calle, está valuada en alrededor de 75 mil pesos, indicó Cura.

También allanaron la casa 8 de la manzana 301, en el barrio 124 Viviendas, y la casa 7 de la manzana 447 del barrio 155, indicó la Policía de San Luis.

Todo lo necesario para vender
En esos tres procedimientos, los investigadores secuestraron 3 balanzas de precisión, 13 dosis de LSD o ácido lisérgico, una dosis de cocaína, una planta de marihuana, flores y 695 semillas de la misma especie, además de 31.550 pesos.
Por la sospecha de que eran empleados en la distribución de la droga o que tienen alguna otra relación con el comercio ilegal, secuestraron una moto tipo enduro 250 y un Renault Clío.

En Villa Mercedes la investigación empezó un mes antes que en San Luis y se centraba en un vecino del barrio El Criollo que ya tiene antecedentes por violar la Ley de Estupefacientes. Ayer a la madrugada allanaron su casa y la de un familiar que vive al lado, en inmediaciones de calles Centenario y Guido.

En el domicilio del principal sospechoso, de 36 años, hallaron 22 dosis de cocaína, 30 de marihuana y una de éxtasis. También secuestraron dos motos, celulares y dinero. En la casa de al lado no hallaron ninguna prueba de que sus moradores desarrollaran allí alguna actividad relacionada con comercio de drogas.

 


Pruebas: la droga y el dinero secuestrados en tres domicilios.



El hombre acusado de venta de estupefacientes fue detenido y quedó incomunicado, a disposición del juez federal de San Luis, Juan Esteban Maqueda, informó Cura.

Un delivery y dos quioscos
El universitario al que investigó la Policía Federal –cursaría la carrera de kinesiología– fue detenido en su casa de la calle Maipú 1048. Es de apellido Olivera y tiene alrededor de 30 años.

La denuncia realizada hace poco más de un año ante la fiscalía federal de instrucción de San Luis decía que un joven que vive en la zona céntrica tenía un delivery de hojas y “cogollos” de marihuana. En una investigación que se prolongó todos estos meses, los efectivos de la Policía Federal acumularon pruebas que acreditaron que la versión era cierta. 

En su casa hallaron 600 gramos de marihuana, 15 plantas, plantines y semillas de la misma droga y 90 gramos de cocaína.

Posteriormente los agentes federales allanaron otros dos domicilios de la capital, donde venían drogas, al parecer conectados con el joven que tenía el sistema de reparto a domicilio.

Uno es un departamento de Víctor Tula 144, primer piso (a metros de 25 de Agosto), en el barrio Vialidad Nacional, en la zona este de la ciudad. Allí apresaron a un hombre de apellido Alcaraz, de 40 años, que tenía casi cien gramos de cocaína y una planta de marihuana de más de un metro. También le hallaron dos armas, un revólver y una pistola, ambas calibre 22, de las que no tenían papeles.

Según las pruebas reunidas en la investigación, Alcaraz solía proveer de cocaína al tercer imputado, de apellido García, de 32 años, que tiene un almacén en la calle Aristóbulo del Valle en la cuadra del 400. A más o menos una cuadra al oeste de donde el sábado 6 de este mes fueron detenidas las dos hermanas que tenían la plantación de marihuana y a más o menos una cuadra al este de la casa de Carlos “El Fierro” Quiroga, el veterano vendedor de drogas detenido el viernes 5, por tenencia de cocaína.

Antenoche, cuando allanaron su casa, García intentó desprenderse de la droga tirándola por el inodoro.

El resultado de los tres procedimientos de ese día fue muy positivo, ya que además de la detención de los tres acusados de participar en el comercio ilegal y desbaratar dos centros de comercialización, secuestraron, en total, más de dos kilos de marihuana y casi 200 gramos de cocaína, informó la oficina de prensa de la Policía Federal.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Dos estudiantes universitarios detenidos por estar involucrados en venta de droga

Uno hacía delivery de marihuana y el otro la proveía a revendedores. Son parte de los diez detenidos de los procedimientos que realizó la Policía Puntana y la Federal. En total desbarataron seis kioscos de droga de San Luis y Villa Mercedes.

Resultado positivo: los secuestros que hizo la Policía de San Luis en la capital. Fotos: Policia de San Luis y Policía Federal

A dos jóvenes universitarios de San Luis les frustraron en las últimas horas, más que la continuidad de la carrera, el negocio ilegal que habían montado y que consistía en la venta de drogas. Ambos fueron detenidos una semana después de que dos hermanas, estudiantes de medicina, fueran arrestadas por Lucha Contra el Narcotráfico, de la Policía de San Luis, por haber montado en el fondo de su casa una plantación de marihuana: de ella cosechaban y vendían sus hojas y, sobre todo, sus flores, conocidas en la jerga como “cogollos”, en las que se concentra el poder activo de la droga.

Los nuevos procedimientos, algunos realizados por la Policía de San Luis y otros, por la Policía Federal (PFA), y vinculados a diferentes investigaciones, culminaron con el desbaratamiento de seis centros de distribución.

Los dos universitarios imputados por violar la Ley de Estupefacientes fueron apresados en la capital. A uno, de apellido Olivera, de alrededor de 30 años, lo detuvieron efectivos de la Delegación San Luis de la Policía Federal, el viernes a la noche. Al otro, ayer a la madrugada, los investigadores de Lucha Contra el Narcotráfico de la Policía puntana.

En total, ambas fuerzas de seguridad detuvieron a diez personas.

La Policía puntana desarmó los dos últimos eslabones de una red de distribución de drogas en la ciudad de San Luis, al allanar el departamento de un hombre que vendía estupefacientes y los domicilios de dos clientes que le compraban para revender, a su vez, al menudeo, en sus respectivas viviendas. Además de esos tres quioscos en la capital, desbarataron el negocio de otro dealer en Villa Mercedes, informó la directora general de Lucha Contra el Narcotráfico de la Policía de San Luis, comisario mayor Andrea Cura.

Siete personas resultaron detenidas durante los procedimientos hechos por la Policía de San Luis, en los que secuestraron cocaína, LSD (ácido lisérgico), éxtasis, marihuana y dinero de las transas.

 


Aristóbulo del Valle: la PFA, durante la inspección en la casa de un almacenero.



Fueron cinco allanamientos en total, fase final de dos investigaciones distintas, indicó Cura. En San Luis, hicieron tres, en forma simultánea, por el caso que investigaban en la capital. En Villa Mercedes también hicieron simultáneos los dos con los que desarticularon el quiosco de esa ciudad.

En la capital puntana investigaban desde hace ocho meses a un joven de apellido Catalán, estudiante de una universidad privada, que compraba drogas para vender y a su vez proveía a otras dos que la revendían. El departamento de ese sospechoso, en la calle Belgrano, cerca de la avenida Sarmiento, es uno de los tres domicilios que allanaron.

Allí encontraron 600 envoltorios de picadura de marihuana, una cantidad que, puesta en la calle, está valuada en alrededor de 75 mil pesos, indicó Cura.

También allanaron la casa 8 de la manzana 301, en el barrio 124 Viviendas, y la casa 7 de la manzana 447 del barrio 155, indicó la Policía de San Luis.

Todo lo necesario para vender
En esos tres procedimientos, los investigadores secuestraron 3 balanzas de precisión, 13 dosis de LSD o ácido lisérgico, una dosis de cocaína, una planta de marihuana, flores y 695 semillas de la misma especie, además de 31.550 pesos.
Por la sospecha de que eran empleados en la distribución de la droga o que tienen alguna otra relación con el comercio ilegal, secuestraron una moto tipo enduro 250 y un Renault Clío.

En Villa Mercedes la investigación empezó un mes antes que en San Luis y se centraba en un vecino del barrio El Criollo que ya tiene antecedentes por violar la Ley de Estupefacientes. Ayer a la madrugada allanaron su casa y la de un familiar que vive al lado, en inmediaciones de calles Centenario y Guido.

En el domicilio del principal sospechoso, de 36 años, hallaron 22 dosis de cocaína, 30 de marihuana y una de éxtasis. También secuestraron dos motos, celulares y dinero. En la casa de al lado no hallaron ninguna prueba de que sus moradores desarrollaran allí alguna actividad relacionada con comercio de drogas.

 


Pruebas: la droga y el dinero secuestrados en tres domicilios.



El hombre acusado de venta de estupefacientes fue detenido y quedó incomunicado, a disposición del juez federal de San Luis, Juan Esteban Maqueda, informó Cura.

Un delivery y dos quioscos
El universitario al que investigó la Policía Federal –cursaría la carrera de kinesiología– fue detenido en su casa de la calle Maipú 1048. Es de apellido Olivera y tiene alrededor de 30 años.

La denuncia realizada hace poco más de un año ante la fiscalía federal de instrucción de San Luis decía que un joven que vive en la zona céntrica tenía un delivery de hojas y “cogollos” de marihuana. En una investigación que se prolongó todos estos meses, los efectivos de la Policía Federal acumularon pruebas que acreditaron que la versión era cierta. 

En su casa hallaron 600 gramos de marihuana, 15 plantas, plantines y semillas de la misma droga y 90 gramos de cocaína.

Posteriormente los agentes federales allanaron otros dos domicilios de la capital, donde venían drogas, al parecer conectados con el joven que tenía el sistema de reparto a domicilio.

Uno es un departamento de Víctor Tula 144, primer piso (a metros de 25 de Agosto), en el barrio Vialidad Nacional, en la zona este de la ciudad. Allí apresaron a un hombre de apellido Alcaraz, de 40 años, que tenía casi cien gramos de cocaína y una planta de marihuana de más de un metro. También le hallaron dos armas, un revólver y una pistola, ambas calibre 22, de las que no tenían papeles.

Según las pruebas reunidas en la investigación, Alcaraz solía proveer de cocaína al tercer imputado, de apellido García, de 32 años, que tiene un almacén en la calle Aristóbulo del Valle en la cuadra del 400. A más o menos una cuadra al oeste de donde el sábado 6 de este mes fueron detenidas las dos hermanas que tenían la plantación de marihuana y a más o menos una cuadra al este de la casa de Carlos “El Fierro” Quiroga, el veterano vendedor de drogas detenido el viernes 5, por tenencia de cocaína.

Antenoche, cuando allanaron su casa, García intentó desprenderse de la droga tirándola por el inodoro.

El resultado de los tres procedimientos de ese día fue muy positivo, ya que además de la detención de los tres acusados de participar en el comercio ilegal y desbaratar dos centros de comercialización, secuestraron, en total, más de dos kilos de marihuana y casi 200 gramos de cocaína, informó la oficina de prensa de la Policía Federal.
 

Logín