eldiariodelarepublica.com
Alan García dejó una carta antes de suicidarse donde negó las acusaciones por corrupción

Escuchá acá la 90.9
X

Alan García dejó una carta antes de suicidarse donde negó las acusaciones por corrupción

La nota fue leída por la hija del ex presidente peruano en su velatorio. "Dejo mi cadáver como muestra de desprecio a mis adversarios", escribió.

El ex presidente peruano Alan García dejó una carta antes de suicidarse el miércoles y que fue leída este viernes por su hija Luciana durante el velatorio, en la que afirmó que tomó la decisión para no sufrir "la injusticia" de ser detenido y que deja su cadáver como "muestra de desprecio" a sus adversarios.

La carta comienza con García refriéndose a su papel como político y miembro del aprismo.

"Cumplí la misión de conducir el aprismo al poder en dos ocasiones e impulsamos otra vez su fuerza social. Creo que esa fue la misión de mi existencia, teniendo raíces en la sangre de ese movimiento", señala el texto.

"Por eso y por los contratiempos del poder, nuestros adversarios optaron por la estrategia de criminalizarme durante más de 30 años, pero jamás encontraron nada y los derroté nuevamente, porque nunca encontrarán más que sus especulaciones y frustraciones", prosigue.

Luego detalla cómo "en este tiempo de rumores y odios repetidos" pudo ver cómo "se utilizan los procedimientos para humillar, vejar y no encontrar verdades".

Alan García continúa diciendo que por muchos años se situó "por sobre los insultos" y subrayó que "el homenaje de mis enemigos fue argumentar que Alan García era muy inteligente como para que ellos no pudieran probar sus calumnias".

"He visto a otros desfilar esposados exhibiendo sus miserias, pero Alan García no tiene porqué sufrir más injusticias", agrega.
 

 


 

 

Por último, señala que deja su cadáver "como una muestra de mi desprecio a mis adversarios, porque ya cumplí la misión que me propuse".

Tras el responso, el féretro de García fue conducido en hombros durante unas doce cuadras desde la Casa del Pueblo, el local principal del APRA, hasta la céntrica plaza San Martín.

Los restos del líder del movimiento que fundó en los años veinte del siglo pasado el ideólogo Víctor Raúl Haya de la Torre, fueron rodeados por una multitud que coreaba el tradicional lema "El Apra nunca muere" y "A más ataques, más aprismo".

Sus seguidores también reiteraron sus insultos contra el Ministerio Publico y la prensa de investigación, a la que culpan de "vendida" y de haber llevado con sus denuncias a la trágica decisión del dos veces ex mandatario peruano (1985-1990 y 2006-2011).

El tumulto hizo difícil el desplazamiento y produjo algunos empujones  y caídas, sobre todo cuando se encontró con otra gran cantidad de personas que esperaban en la plaza San Martín.

En esa plaza, la más grande y emblemática de Lima, por haber sido el escenario de grandes jornadas políticas y ciudadanas, se recordó que García dio un histórico discurso al volver a Perú tras casi una década en el exilio, en enero de 2001.

Al lado del féretro, niños, jóvenes y ancianos, mujeres y hombres, agitaron pañuelos blancos y marcharon acongojados por despedir al que seguidores y detractores consideran el último gran político peruano con proyección continental, aunque no exento de polémicas por su profunda egolatría y las acusaciones de corrupción que siempre pesaron en su contra.

García se suicidó la mañana del miércoles momentos antes de que la policía y el fiscal adjunto del equipo especial Lava Jato, Henry Amenábar, procedieran a detenerlo de forma preliminar por un plazo de diez días.

Alan García fue trasladado por los policías hacia el hospital Casimiro Ulloa y, según detalló el Ministerio de Salud, perdió la vida producto de la hemorragia cerebral masiva por el impacto de bala.

Telám

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Alan García dejó una carta antes de suicidarse donde negó las acusaciones por corrupción

La nota fue leída por la hija del ex presidente peruano en su velatorio. "Dejo mi cadáver como muestra de desprecio a mis adversarios", escribió.

La nota fue leída este viernes por su hija Luciana durante el velatorio. Foto: NA y Télam.

El ex presidente peruano Alan García dejó una carta antes de suicidarse el miércoles y que fue leída este viernes por su hija Luciana durante el velatorio, en la que afirmó que tomó la decisión para no sufrir "la injusticia" de ser detenido y que deja su cadáver como "muestra de desprecio" a sus adversarios.

La carta comienza con García refriéndose a su papel como político y miembro del aprismo.

"Cumplí la misión de conducir el aprismo al poder en dos ocasiones e impulsamos otra vez su fuerza social. Creo que esa fue la misión de mi existencia, teniendo raíces en la sangre de ese movimiento", señala el texto.

"Por eso y por los contratiempos del poder, nuestros adversarios optaron por la estrategia de criminalizarme durante más de 30 años, pero jamás encontraron nada y los derroté nuevamente, porque nunca encontrarán más que sus especulaciones y frustraciones", prosigue.

Luego detalla cómo "en este tiempo de rumores y odios repetidos" pudo ver cómo "se utilizan los procedimientos para humillar, vejar y no encontrar verdades".

Alan García continúa diciendo que por muchos años se situó "por sobre los insultos" y subrayó que "el homenaje de mis enemigos fue argumentar que Alan García era muy inteligente como para que ellos no pudieran probar sus calumnias".

"He visto a otros desfilar esposados exhibiendo sus miserias, pero Alan García no tiene porqué sufrir más injusticias", agrega.
 

 


 

 

Por último, señala que deja su cadáver "como una muestra de mi desprecio a mis adversarios, porque ya cumplí la misión que me propuse".

Tras el responso, el féretro de García fue conducido en hombros durante unas doce cuadras desde la Casa del Pueblo, el local principal del APRA, hasta la céntrica plaza San Martín.

Los restos del líder del movimiento que fundó en los años veinte del siglo pasado el ideólogo Víctor Raúl Haya de la Torre, fueron rodeados por una multitud que coreaba el tradicional lema "El Apra nunca muere" y "A más ataques, más aprismo".

Sus seguidores también reiteraron sus insultos contra el Ministerio Publico y la prensa de investigación, a la que culpan de "vendida" y de haber llevado con sus denuncias a la trágica decisión del dos veces ex mandatario peruano (1985-1990 y 2006-2011).

El tumulto hizo difícil el desplazamiento y produjo algunos empujones  y caídas, sobre todo cuando se encontró con otra gran cantidad de personas que esperaban en la plaza San Martín.

En esa plaza, la más grande y emblemática de Lima, por haber sido el escenario de grandes jornadas políticas y ciudadanas, se recordó que García dio un histórico discurso al volver a Perú tras casi una década en el exilio, en enero de 2001.

Al lado del féretro, niños, jóvenes y ancianos, mujeres y hombres, agitaron pañuelos blancos y marcharon acongojados por despedir al que seguidores y detractores consideran el último gran político peruano con proyección continental, aunque no exento de polémicas por su profunda egolatría y las acusaciones de corrupción que siempre pesaron en su contra.

García se suicidó la mañana del miércoles momentos antes de que la policía y el fiscal adjunto del equipo especial Lava Jato, Henry Amenábar, procedieran a detenerlo de forma preliminar por un plazo de diez días.

Alan García fue trasladado por los policías hacia el hospital Casimiro Ulloa y, según detalló el Ministerio de Salud, perdió la vida producto de la hemorragia cerebral masiva por el impacto de bala.

Telám

Logín