22°SAN LUIS - Martes 16 de Agosto de 2022

22°SAN LUIS - Martes 16 de Agosto de 2022

EN VIVO

Estudian medicina y están presas por vender droga

Según la Policía, tenían cogollos suficientes para llenar al menos 400 frascos. Vendían cada uno a unos 3.500 pesos.

Por redacción
| 08 de abril de 2019
Cultivo. Había 80 plantas, de las cuales 20 ya habían sido cortadas. Foto: Lucha Contra el Narcotráfico.

Las dos mujeres detenidas el viernes en un allanamiento en una casa de la calle Aristóbulo del Valle, en donde había una plantación de marihuana, son hermanas. Tienen 25 y 28 años, y ambas estudian medicina: a una le falta poco para recibirse, y la otra promedia la carrera, informó este domingo la responsable de la Dirección Lucha contra el Narcotráfico, comisario mayor Andrea Cura. Durante los ocho meses que las investigaron, recogieron indicios de que manejaban todo el proceso: ellas cultivaban, cosechaban, secaban y comercializaban la sustancia, dijo. Ahora, están detenidas e incomunicadas, a la espera de que el juez federal Juan Esteban Maqueda ordene su traslado a tribunales, refirió.

 

De acuerdo a lo estimado por un especialista en botánica de la Universidad Nacional de San Luis que acompañó a los policías durante el allanamiento, solo lo producido en cogollos —las flores o brotes de la planta— alcanza para llenar entre 400 y 500 frascos de mermelada. Vendían cada uno a unos 3.500 pesos, detalló Cura. Con lo cual, solo en flores podrían haberse alzado con al menos un millón cuatrocientos mil pesos, estimó.

 

Según lo informado por Narcotráfico, la vivienda en la que realizaron el procedimiento está a metros de la intersección de Aristóbulo del Valle y Sucre. Es de la madre de la detenidas, quien es ginecóloga.

 

En el patio, los efectivos hallaron, en total, 80 plantas de cannabis sativa, de las cuales 20 ya estaban cosechadas. Esta es, justamente, la época de la recolección. Además, encontraron 958 semillas de la misma droga y 96 ramilletes en proceso de secado. Estos últimos productos estaban dentro de la propiedad. Algunas de las ramas estaban disecándose en un dormitorio, especificó.

 

"Esta vez, con la presencia del especialista de la UNSL se comprobó la producción. Como es una investigación que lleva ocho meses, el personal policial constató la comercialización y distribución de la planta en su totalidad", refirió la responsable de Narcotráfico. "Salvo la raíz, todo lo demás sirve, tanto las flores como las hojas y ramas", agregó.

 

El hecho de que el cultivo, que es de importantes dimensiones, estuviera en el patio es lo que hace prácticamente imposible que la dueña de casa no haya sabido o presumido cuál era la actividad de sus hijas, quienes cursan en la Universidad Católica de Cuyo.

 

De todos modos, más allá de eso, nada les ha indicado a los policías que la mujer tenga algún tipo de implicación. "Puede haber tenido un conocimiento, pero a quienes se les comprobó la comercialización es a las hijas. Si ha habido alguna participación (de la madre) en el delito, a eso lo determinarán el Juzgado Federal", aclaró la jefa policial.

 

Cura contó que la información que impulsó la investigación llegó tras la aprehensión de un estudiante universitario con cogollos. Al "tirar el hilo" de este dato, surgió que él le había comprado la sustancia a las sospechosas. Allí comenzaron las averiguaciones, que le permitieron saber que quienes vendían también son estudiantes. "Aparentemente comercializaban entre los universitarios", tenían clientela en ese sector poblacional, dijo. Al parecer, la modalidad de venta era, por lo general, "delivery", aunque en algunas ocasiones han ido compradores a buscar droga a la vivienda, manifestó.

 

Comentá vos tambien...