eldiariodelarepublica.com
Un puntano tenía una Renault Fuego y la transformó en un Lamborghini Murciélago

Escuchá acá la 90.9
X

Un puntano tenía una Renault Fuego y la transformó en un Lamborghini Murciélago

foto
video

Transformó su propio coche en la réplica de uno de los autos más codiciados por los "tuercas" de todo el mundo. Basó su creación en fotos y datos que vio en una revista y en videos. 

El puntano Walter Hugo Dave siempre disfrutó de crear distintos vehículos en su taller. Tras armar móviles pequeños se inspiró por completo y se animó a construir el auto de sus amores: un Lamborghini Murciélago. Lo hizo de manera artesanal, en su taller de San Luis y tomó su Renault Fuego como base para darle vida a ese largo anhelo.

En un mano a mano con El Diario de la República contó paso a paso cómo fabricó el vehículo. Fueron 14 años de esfuerzo, paciencia y mucha imaginación.

“Venía de fabricar cualquier cosa en mi taller. Hice motos, kartings, cuatriciclos, pero me faltaba un auto, uno a mi gusto. En una revista salió el Lamborghini Diablo, que me gusta mucho, pero después vi este, el Lamborghini Murciélago y me enamoré a primera vista. De inmediato quise armarlo”, expresó.

 

 

“Empecé a construirlo de a poco y creo que logré algo parecido. Me llevó 14 años hacerlo. El auto es completamente operativo, tiene todos los sistemas de seguridad, limpia parabrisas, cinturón de seguridad y freno de mano. Todo lo que se necesita para circular”, afirmó Dave.

“La inspiración estuvo, pero nunca había visto uno. En la revista que vi figuraban las dimensiones y lo vi en videos, me pareció grande, pero seguí adelante”, sostuvo.

 

 

“Y fabriqué una escala basada en un autito de colección que conseguí. Tenía una escala multiplicativa que me sirvió de guía. Mutiplicaba y me daba el tamaño de la puerta real o de cualquier otra pieza”, contó.

“Empecé con el guardabarros delantero. Arranqué parte por parte. Desmonté la Fuego y fui reemplazando las partes, no fue sencillo, pero lo hicimos”, reveló.

“El auto es una mezcla de otros vehículos y marcas. El tren delantero, por ejemplo, es de un Ford Taunus, que permite bajarlo hasta el piso. Entonces medí su trocha, que era de 1.60 y anduvo todo perfecto y así hicimos con otras piezas”, afirmó Dave.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Un puntano tenía una Renault Fuego y la transformó en un Lamborghini Murciélago

Transformó su propio coche en la réplica de uno de los autos más codiciados por los "tuercas" de todo el mundo. Basó su creación en fotos y datos que vio en una revista y en videos. 

Fotos: Nicolás Varvara. Video: Alejandro Lorda.

El puntano Walter Hugo Dave siempre disfrutó de crear distintos vehículos en su taller. Tras armar móviles pequeños se inspiró por completo y se animó a construir el auto de sus amores: un Lamborghini Murciélago. Lo hizo de manera artesanal, en su taller de San Luis y tomó su Renault Fuego como base para darle vida a ese largo anhelo.

En un mano a mano con El Diario de la República contó paso a paso cómo fabricó el vehículo. Fueron 14 años de esfuerzo, paciencia y mucha imaginación.

“Venía de fabricar cualquier cosa en mi taller. Hice motos, kartings, cuatriciclos, pero me faltaba un auto, uno a mi gusto. En una revista salió el Lamborghini Diablo, que me gusta mucho, pero después vi este, el Lamborghini Murciélago y me enamoré a primera vista. De inmediato quise armarlo”, expresó.

 

 

“Empecé a construirlo de a poco y creo que logré algo parecido. Me llevó 14 años hacerlo. El auto es completamente operativo, tiene todos los sistemas de seguridad, limpia parabrisas, cinturón de seguridad y freno de mano. Todo lo que se necesita para circular”, afirmó Dave.

“La inspiración estuvo, pero nunca había visto uno. En la revista que vi figuraban las dimensiones y lo vi en videos, me pareció grande, pero seguí adelante”, sostuvo.

 

 

“Y fabriqué una escala basada en un autito de colección que conseguí. Tenía una escala multiplicativa que me sirvió de guía. Mutiplicaba y me daba el tamaño de la puerta real o de cualquier otra pieza”, contó.

“Empecé con el guardabarros delantero. Arranqué parte por parte. Desmonté la Fuego y fui reemplazando las partes, no fue sencillo, pero lo hicimos”, reveló.

“El auto es una mezcla de otros vehículos y marcas. El tren delantero, por ejemplo, es de un Ford Taunus, que permite bajarlo hasta el piso. Entonces medí su trocha, que era de 1.60 y anduvo todo perfecto y así hicimos con otras piezas”, afirmó Dave.

 

Logín