eldiariodelarepublica.com
Cuatro mujeres denunciaron que una empresa de colectivos las discriminó

Escuchá acá la 90.9
X

Cuatro mujeres denunciaron que una empresa de colectivos las discriminó

Las choferes presentaron un amparo ante la Justicia porque no las pasaron a planta permanente.

Cuatro mujeres presentaron un amparo judicial por discriminación contra una empresa de colectivos rosarina por haberlas marginado a la hora de pasarlas a la planta permanente.

Las demandantes también exigen que se cumpla una ordenanza municipal que ordena el ingreso de mujeres al transporte urbano de pasajeros.

La presentación fue contra la empresa Movi, en la que las denunciantes, junto a otras cuatro mujeres, trabajaron como choferes, realizando reemplazos, aunque ninguna de ellas quedó efectiva.

La semana pasada, la Justicia había aceptado el amparo colectivo considerando el "incuestionable" contenido social del derecho al trabajo de las mujeres y la existencia de una normativa municipal que promueve la incorporación paritaria de hombres y mujeres en el servicio de transporte público.

"El reclamo no se articula por la mera situación de cuatro intereses particulares, sino que se centra en la "clase" —al decir de las actoras, lo que será sujeto de debate y prueba— mujeres aspirantes a ser contratadas como conductoras de colectivos, cuyo ingreso a la planta permanente de las empresas habría sido obstado por la discriminación hacia la mujer", argumentaba la resolución.

De acuerdo a la presentación judicial, luego de haber trabajado y cumplido con todos los requisitos durante tres meses, la empresa no sumó a su staff permanente a ninguna de las mujeres.

"No incorporó a ninguna mujer, tomando sólo trabajadores varones, incluso en las vacantes que se generan en la actualidad, en una conducta claramente discriminatoria por causa de género",  expresaron en la demanda.

La abogada de la Federación de Choferes de Colectivos (Foetapra) y patrocinante de las mujeres, Romina Perea, advirtió que en el caso de sus clientas "todas son idóneas, todas se capacitaron y todas ingresaron en la empresa y cumplieron su tarea con responsabilidad, pero aun así ninguna quedó efectiva".

Según advirtieron las demandantes, de casi mil choferes en la ciudad de Rosario, apenas hay dos mujeres colectiveras en Rosario Bus y otra mujer que maneja los de la línea 122 de El Cacique.

Tras conocerse la demanda, el titular de la delegación local de la Unión del Transporte Automotor (UTA), Manuel Cornejo, se mostró del lado opuesto al señalar que "el cuerpo de la mujer no está preparado para manejar un colectivo".

"Personalmente creo que el físico de la mujer es más débil que el del hombre y no está preparado para ciertas cosas", abundó el gremialista.

Si bien admitió que UTA no tiene ningún problema con el ingreso al rubro de la mujer, sostuvo, a título personal, que el de chofer de transporte urbano de pasajeros "es un trabajo muy, pero muy duro para una mujer".

"El físico de la mujer es más débil que el del hombre, es un trabajo duro el del colectivo, me pueden decir que hay muchas mujeres manejando taxis y autos, pero no es lo mismo que un colectivo que tiene chasis y carrocería de camión", expresó Cornejo en declaraciones a Radio La Ocho.

A la vez, opinó que otras empresas intentaron tomar personal femenino pero no dio resultado, "por el tema del ausentismo, que es mayor en las mujeres, por cuestiones de la maternidad y porque el organismo no está preparado para eso".

 

 

El titular de la UTA dijo que "el cuerpo de la mujer no está preparado para manejar un colectivo"

 

En tiempos de intensa lucha por la igualdad de género, el titular de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) de Rosario, Manuel Cornejo, efectuó hoy polémicas declaraciones a raíz de la denuncia de mujeres que presentaron un amparo judicial por discriminación contra la firma Movi. "El cuerpo de la mujer no está preparado para manejar un colectivo", aseguró.

 

 

 

 

Si bien el líder del gremio del transporte expresó que "la UTA no tiene ningún problema de que trabajen mujeres", aclaró que a título personal considera que "es un trabajo muy, pero muy duro para una mujer".

En declaraciones al programa "Zysman 830" de La Ocho, Cornejo recordó que fueron consultados desde el Ejecutivo municipal por la paridad de género: "Les dijimos que para nosotros es lo mismo una mujer que un hombre, gana el mismo sueldo, hace los mismos aportes, no cambia en nada, es un trabajador más y no hay reparos".

"El físico de la mujer es más débil que el del hombre, es un trabajo duro el del colectivo"

Sin embargo opinó que las mujeres no están capacitadas para conducir vehículos de gran porte. "Es un trabajo de un gran traqueteo arriba del colectivo, todos los golpes que recibe el coche impactan en el que va a arriba, la vibración, los pozos", argumentó para señalar que por esta razón los choferes se jubilan a los 55 años.

"Creo que el organismo de la mujer no está preparado para ciertas cosas, como por ejemplo para manejar un colectivo o un camión, eso no quiere decir que no lo hagan, pero no masivamente", afirmó.

Cornejo justificó su idea de la diferencia entre los géneros: "El físico de la mujer es más débil que el del hombre, es un trabajo duro el del colectivo, me pueden decir que hay muchas mujeres manejando taxis y autos, pero no es lo mismo que un colectivo que tiene chasis y carrocería de camión".

Por último recordó la experiencia de la firma Victoria, que había contratado mujeres: "Ya tuvimos una empresa que tenía todas mujeres trabajando, creo que no quedó ni una".

"No les dio resultado, esas mujeres después fueron quedando en el camino, por el tema del ausentismo, que es mayor en las mujeres, por cuestiones de la maternidad y porque el organismo no está preparado para eso", insistió.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Cuatro mujeres denunciaron que una empresa de colectivos las discriminó

Las choferes presentaron un amparo ante la Justicia porque no las pasaron a planta permanente.

María Alvarez hizo un reemplazo en los tres primeros meses del año. Foto: Internet.

Cuatro mujeres presentaron un amparo judicial por discriminación contra una empresa de colectivos rosarina por haberlas marginado a la hora de pasarlas a la planta permanente.

Las demandantes también exigen que se cumpla una ordenanza municipal que ordena el ingreso de mujeres al transporte urbano de pasajeros.

La presentación fue contra la empresa Movi, en la que las denunciantes, junto a otras cuatro mujeres, trabajaron como choferes, realizando reemplazos, aunque ninguna de ellas quedó efectiva.

La semana pasada, la Justicia había aceptado el amparo colectivo considerando el "incuestionable" contenido social del derecho al trabajo de las mujeres y la existencia de una normativa municipal que promueve la incorporación paritaria de hombres y mujeres en el servicio de transporte público.

"El reclamo no se articula por la mera situación de cuatro intereses particulares, sino que se centra en la "clase" —al decir de las actoras, lo que será sujeto de debate y prueba— mujeres aspirantes a ser contratadas como conductoras de colectivos, cuyo ingreso a la planta permanente de las empresas habría sido obstado por la discriminación hacia la mujer", argumentaba la resolución.

De acuerdo a la presentación judicial, luego de haber trabajado y cumplido con todos los requisitos durante tres meses, la empresa no sumó a su staff permanente a ninguna de las mujeres.

"No incorporó a ninguna mujer, tomando sólo trabajadores varones, incluso en las vacantes que se generan en la actualidad, en una conducta claramente discriminatoria por causa de género",  expresaron en la demanda.

La abogada de la Federación de Choferes de Colectivos (Foetapra) y patrocinante de las mujeres, Romina Perea, advirtió que en el caso de sus clientas "todas son idóneas, todas se capacitaron y todas ingresaron en la empresa y cumplieron su tarea con responsabilidad, pero aun así ninguna quedó efectiva".

Según advirtieron las demandantes, de casi mil choferes en la ciudad de Rosario, apenas hay dos mujeres colectiveras en Rosario Bus y otra mujer que maneja los de la línea 122 de El Cacique.

Tras conocerse la demanda, el titular de la delegación local de la Unión del Transporte Automotor (UTA), Manuel Cornejo, se mostró del lado opuesto al señalar que "el cuerpo de la mujer no está preparado para manejar un colectivo".

"Personalmente creo que el físico de la mujer es más débil que el del hombre y no está preparado para ciertas cosas", abundó el gremialista.

Si bien admitió que UTA no tiene ningún problema con el ingreso al rubro de la mujer, sostuvo, a título personal, que el de chofer de transporte urbano de pasajeros "es un trabajo muy, pero muy duro para una mujer".

"El físico de la mujer es más débil que el del hombre, es un trabajo duro el del colectivo, me pueden decir que hay muchas mujeres manejando taxis y autos, pero no es lo mismo que un colectivo que tiene chasis y carrocería de camión", expresó Cornejo en declaraciones a Radio La Ocho.

A la vez, opinó que otras empresas intentaron tomar personal femenino pero no dio resultado, "por el tema del ausentismo, que es mayor en las mujeres, por cuestiones de la maternidad y porque el organismo no está preparado para eso".

 

 

El titular de la UTA dijo que "el cuerpo de la mujer no está preparado para manejar un colectivo"

 

En tiempos de intensa lucha por la igualdad de género, el titular de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) de Rosario, Manuel Cornejo, efectuó hoy polémicas declaraciones a raíz de la denuncia de mujeres que presentaron un amparo judicial por discriminación contra la firma Movi. "El cuerpo de la mujer no está preparado para manejar un colectivo", aseguró.

 

 

 

 

Si bien el líder del gremio del transporte expresó que "la UTA no tiene ningún problema de que trabajen mujeres", aclaró que a título personal considera que "es un trabajo muy, pero muy duro para una mujer".

En declaraciones al programa "Zysman 830" de La Ocho, Cornejo recordó que fueron consultados desde el Ejecutivo municipal por la paridad de género: "Les dijimos que para nosotros es lo mismo una mujer que un hombre, gana el mismo sueldo, hace los mismos aportes, no cambia en nada, es un trabajador más y no hay reparos".

"El físico de la mujer es más débil que el del hombre, es un trabajo duro el del colectivo"

Sin embargo opinó que las mujeres no están capacitadas para conducir vehículos de gran porte. "Es un trabajo de un gran traqueteo arriba del colectivo, todos los golpes que recibe el coche impactan en el que va a arriba, la vibración, los pozos", argumentó para señalar que por esta razón los choferes se jubilan a los 55 años.

"Creo que el organismo de la mujer no está preparado para ciertas cosas, como por ejemplo para manejar un colectivo o un camión, eso no quiere decir que no lo hagan, pero no masivamente", afirmó.

Cornejo justificó su idea de la diferencia entre los géneros: "El físico de la mujer es más débil que el del hombre, es un trabajo duro el del colectivo, me pueden decir que hay muchas mujeres manejando taxis y autos, pero no es lo mismo que un colectivo que tiene chasis y carrocería de camión".

Por último recordó la experiencia de la firma Victoria, que había contratado mujeres: "Ya tuvimos una empresa que tenía todas mujeres trabajando, creo que no quedó ni una".

"No les dio resultado, esas mujeres después fueron quedando en el camino, por el tema del ausentismo, que es mayor en las mujeres, por cuestiones de la maternidad y porque el organismo no está preparado para eso", insistió.

Logín