eldiariodelarepublica.com
Un día lleno de rock, punk y fiesta familiar

Escuchá acá la 90.9
X

Un día lleno de rock, punk y fiesta familiar

El Parque de las Naciones recibió a una multitud que desde la cálida siesta hasta la fría noche disfrutó de grupos nacionales y lo mejor del rock local.

La siesta de domingo fue interrumpida con ruidos de batería, guitarra y bajo de la “Escuela de Rock”, el primero de los siete grupos que subieron al escenario en la primera edición del "San Luis rock". El festival que se desarrolló en el Parque de Las Naciones llenó de música a más de 30 mil espectadores que se fueron, pasadas las 22, con los oídos saturados tras el show de Ataque 77.

 

De la escena local pasaron por el enorme escenario –ubicado en el mismo lugar donde hace 20 días se hizo el San Luis Trap- "Nafta de avión", "Vorsoto" y "4 lados", que dejaron la adrenalina en la antesala a "La mancha de Rolando", la primera banda nacional de la grilla.

En "Vorsoto", Karina Soria, la única mujer música que participó en el festival, portó en su brazo izquierdo el pañuelo verde del aborto legal. Por su parte "4 Lados" regaló púas a sus seguidores que los recibieron con gusto después de tocar "Mareo sensual". "Nafta…" levantó las palmas de los oyentes con "Sigo dando vueltas" y su funk activo que le dio paso a "La mancha".

En los alrededores del parque estuvieron las carpas ministeriales con actividades para chicos y grandes, entre ellas testeo de VIH, educación reproductiva y enfermería. Los carros de comidas se alejaron del escenario y se colocaron en un sector especial con disposición de mesas para los que fueron a mezclar los placeres.

A las 17, "La mancha…" salió al escenario con la brisa fresca que comenzaba a compartir tiempo con el sol y con los problemas de sonido que terminaron por retrasar todo el festival. Un dron volaba por encima de la gente que coreó "Calavera", "Mago de la lluvia" y “El Chino”, todos temas de la banda, mezclados con versiones de “Revelde”, de “La Renga”, y “Lamento boliviano”, de Los enanitos verdes.

La decisión de los organizadores de ubicar a “La Yugular” en un horario casi central le dio buenos resultados ya que la banda de San Luis dedicada a tributar la obra de Los Redondos se llevó una enorme ovación y reavivó el pogo con “Jijiji” y otros clásicos de la factoría de Patricio Rey.

Con el público encendido y el frío que empezaba a instalarse en el parque, ya de noche, "Bersuit" y sus pijamas tomaron la plataforma para recorrer sus clásicos y mostrar algunos temas nuevos, que igualmente tuvieron una buena recepción por parte de la gente. La última parte del concierto del grupo tuvo una catarata de hits que fueron de “La bolsa”, “La argentinidad al palo”, “Me voy” y “El viento trae una copla”, en el que estuvo invitado Manu Quieto, el cantante de “La mancha…”.

La banda final fue Attaque, el trío que había convocado mayor cantidad de fanáticos para la noche puntana. Con un muy buen disco recién editado (“Triángulo de fuerza”, cuyo nombre homenajea al grupo) el grupo le puso distorsión a la noche y no por eso dejó sus canciones más conocidas de lado.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Un día lleno de rock, punk y fiesta familiar

El Parque de las Naciones recibió a una multitud que desde la cálida siesta hasta la fría noche disfrutó de grupos nacionales y lo mejor del rock local.

Fotos: Marianela Sánchez y Leandro Cruciani

La siesta de domingo fue interrumpida con ruidos de batería, guitarra y bajo de la “Escuela de Rock”, el primero de los siete grupos que subieron al escenario en la primera edición del "San Luis rock". El festival que se desarrolló en el Parque de Las Naciones llenó de música a más de 30 mil espectadores que se fueron, pasadas las 22, con los oídos saturados tras el show de Ataque 77.

 

De la escena local pasaron por el enorme escenario –ubicado en el mismo lugar donde hace 20 días se hizo el San Luis Trap- "Nafta de avión", "Vorsoto" y "4 lados", que dejaron la adrenalina en la antesala a "La mancha de Rolando", la primera banda nacional de la grilla.

En "Vorsoto", Karina Soria, la única mujer música que participó en el festival, portó en su brazo izquierdo el pañuelo verde del aborto legal. Por su parte "4 Lados" regaló púas a sus seguidores que los recibieron con gusto después de tocar "Mareo sensual". "Nafta…" levantó las palmas de los oyentes con "Sigo dando vueltas" y su funk activo que le dio paso a "La mancha".

En los alrededores del parque estuvieron las carpas ministeriales con actividades para chicos y grandes, entre ellas testeo de VIH, educación reproductiva y enfermería. Los carros de comidas se alejaron del escenario y se colocaron en un sector especial con disposición de mesas para los que fueron a mezclar los placeres.

A las 17, "La mancha…" salió al escenario con la brisa fresca que comenzaba a compartir tiempo con el sol y con los problemas de sonido que terminaron por retrasar todo el festival. Un dron volaba por encima de la gente que coreó "Calavera", "Mago de la lluvia" y “El Chino”, todos temas de la banda, mezclados con versiones de “Revelde”, de “La Renga”, y “Lamento boliviano”, de Los enanitos verdes.

La decisión de los organizadores de ubicar a “La Yugular” en un horario casi central le dio buenos resultados ya que la banda de San Luis dedicada a tributar la obra de Los Redondos se llevó una enorme ovación y reavivó el pogo con “Jijiji” y otros clásicos de la factoría de Patricio Rey.

Con el público encendido y el frío que empezaba a instalarse en el parque, ya de noche, "Bersuit" y sus pijamas tomaron la plataforma para recorrer sus clásicos y mostrar algunos temas nuevos, que igualmente tuvieron una buena recepción por parte de la gente. La última parte del concierto del grupo tuvo una catarata de hits que fueron de “La bolsa”, “La argentinidad al palo”, “Me voy” y “El viento trae una copla”, en el que estuvo invitado Manu Quieto, el cantante de “La mancha…”.

La banda final fue Attaque, el trío que había convocado mayor cantidad de fanáticos para la noche puntana. Con un muy buen disco recién editado (“Triángulo de fuerza”, cuyo nombre homenajea al grupo) el grupo le puso distorsión a la noche y no por eso dejó sus canciones más conocidas de lado.

Logín