eldiariodelarepublica.com
Crimen del diácono: dos jóvenes confesaron que lo asesinaron en defensa propia

Escuchá acá la 90.9
X

Crimen del diácono: dos jóvenes confesaron que lo asesinaron en defensa propia

El menor difundió un video en el que aseguró que el religioso quiso abusar de él.

Dos jóvenes fueron detenidos por el crimen del diácono Guillermo Luquín, quien fue encontrado asesinado el pasado domingo en su casa de la localidad bonaerense de Temperley, y uno de ellos aseguró que la víctima intentó someterlo a un ataque sexual.

Los capturados son dos varones de 19 y 20 años, están acusados de ser los autores materiales del crimen del integrante de la parroquia Nuestra Señora del Carmen de Lomas de Zamora, informaron fuentes policiales.

Horas antes, el menor de los jóvenes, Roberto Javier Céspedes, había confesado la autoría del asesinato en un video filmado por familiares suyos y difundido a través de redes sociales: aseguró que el crimen se produjo cuando se defendía de un ataque sexual por parte de Luquín.

 El muchacho señaló que el otro detenido es su novio y que ambos concurrieron a la casa del diácono porque los invitó a comer pizza y a tomar gaseosa, ya que se sentía solo y quería "hablarles de Dios".

Según el relato Céspedes ene l video, en un momento, Luquín los invitó a su cuarto a "ver unos cuadros", mientras  que su novio se dirigió al baño,  él se demoró un momento, porque quiso tomar un poco más de gaseosa. Al llegar a la habitación, se encontró con el diácono tirado en la cama totalmente desnudo.

 

 

"Le dije que era una falta de respeto, que no era lo que habíamos hablado. Se sintió ofendido, se me tiró encima y me bajó el pantalón. Salió mi novio y lo quisimos sacar de encima mío, pero no pudimos. Me quería besar el cuello”, aseguró.

El acusado indicó que en medio del forcejeo el diácono sacó un cuchillo con el que intentó herir al muchacho, pero este se defendió, “pude girarle la muñeca hacia la carótida", sostuvo.

Según dejaron trascender voceros ligados a la investigación, se descartó la hipótesis de robo y actualmente se maneja la del crimen pasional.

Luquín fue encontrado muerto el domingo en su casa de Temperley: el cuerpo del religioso, de 52 años y quien además se desempeñaba como empleado del Banco Provincia, presentaba al menos una herida cortante en el cuello y estaba envuelto en las sábanas de la cama, mientras que en la casa no había señales de ingresos forzados o del robo de elementos de valor.

Según el resultado de la primera autopsia realizada al cuerpo, presentaba un golpe en la cabeza y cinco lesiones superficiales de arma blanca, una de ellas en el cuello.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Crimen del diácono: dos jóvenes confesaron que lo asesinaron en defensa propia

El menor difundió un video en el que aseguró que el religioso quiso abusar de él.

Los dos acusados ya conocían de antemano al diácono y fue el mismo cura quien los invitó a ambos a su casa la noche fatídica del sábado 8. Foto: Medios

Dos jóvenes fueron detenidos por el crimen del diácono Guillermo Luquín, quien fue encontrado asesinado el pasado domingo en su casa de la localidad bonaerense de Temperley, y uno de ellos aseguró que la víctima intentó someterlo a un ataque sexual.

Los capturados son dos varones de 19 y 20 años, están acusados de ser los autores materiales del crimen del integrante de la parroquia Nuestra Señora del Carmen de Lomas de Zamora, informaron fuentes policiales.

Horas antes, el menor de los jóvenes, Roberto Javier Céspedes, había confesado la autoría del asesinato en un video filmado por familiares suyos y difundido a través de redes sociales: aseguró que el crimen se produjo cuando se defendía de un ataque sexual por parte de Luquín.

 El muchacho señaló que el otro detenido es su novio y que ambos concurrieron a la casa del diácono porque los invitó a comer pizza y a tomar gaseosa, ya que se sentía solo y quería "hablarles de Dios".

Según el relato Céspedes ene l video, en un momento, Luquín los invitó a su cuarto a "ver unos cuadros", mientras  que su novio se dirigió al baño,  él se demoró un momento, porque quiso tomar un poco más de gaseosa. Al llegar a la habitación, se encontró con el diácono tirado en la cama totalmente desnudo.

 

 

"Le dije que era una falta de respeto, que no era lo que habíamos hablado. Se sintió ofendido, se me tiró encima y me bajó el pantalón. Salió mi novio y lo quisimos sacar de encima mío, pero no pudimos. Me quería besar el cuello”, aseguró.

El acusado indicó que en medio del forcejeo el diácono sacó un cuchillo con el que intentó herir al muchacho, pero este se defendió, “pude girarle la muñeca hacia la carótida", sostuvo.

Según dejaron trascender voceros ligados a la investigación, se descartó la hipótesis de robo y actualmente se maneja la del crimen pasional.

Luquín fue encontrado muerto el domingo en su casa de Temperley: el cuerpo del religioso, de 52 años y quien además se desempeñaba como empleado del Banco Provincia, presentaba al menos una herida cortante en el cuello y estaba envuelto en las sábanas de la cama, mientras que en la casa no había señales de ingresos forzados o del robo de elementos de valor.

Según el resultado de la primera autopsia realizada al cuerpo, presentaba un golpe en la cabeza y cinco lesiones superficiales de arma blanca, una de ellas en el cuello.

 

Logín