Escuchá acá la 90.9
X

Una multitud recibió a Alberto en la sede del FUJ de Villa Mercedes

Tal y como prometió en su discurso de anoche, el Gobernador reelecto viajó al encuentro de Maximiliano Frontera, el nuevo intendente de la ciudad, para “darle un gran abrazo”.

Antes de la rotunda victoria de este domingo, aún en campaña, el gobernador Alberto Rodríguez Saá mencionó una y otra vez, quizás como un sueño, su anhelo de una renovación histórica en la dirigencia política de Villa Mercedes. Por eso, tras la noticia de que no solo él había sido elegido por los puntanos, sino que también su candidato mercedino, Maximiliano Frontera, no dudó en decir en su discurso que iba a viajar especialmente para “darle un gran abrazo al Maxi”. Como es habitual cumplió y llegó minutos antes de las 18 de este lunes a la sede de Frente Unidad Justicialista en avenida Mitre y Arenales.

Alberto fue recibido por cerca de cinco mil personas, estimaron los organizadores. Además de militantes del partido y de miembros de algunas organizaciones sociales, lo esperaban Frontera, la viceintendenta electa, Verónica Bailone, el viocegobernador electo, Eduardo Monez Ruiz, y el nuevo intendente de Justo Daract, Alfredo Domínguez.

“El Maxi”, como lo llaman afectuosamente, pidió redoblar las fuerzas porque Alberto “es el único Gobernador que garantiza la paz social en la provincia de San Luis”.

Cuando pudo tomar el micrófono, luego de sortear cientos de abrazos y selfies, Rodríguez Saá comenzó un discurso improvisado con una autocrítica: “Es importante decirlo: la fórmula a gobernador en Villa Mercedes perdió. Pero ocurrió un hecho hermoso. Perdimos a gobernador, pero nos dio el triunfo la fórmula a intendente, y otras en el resto del departamento. Entonces tenemos un departamento triunfante y en Villa Mercedes sacó muchos más votos la fórmula a intendente y algunos creen que esto puede producirnos celos, pero la palabra es orgullo. Eso es lo que sentimos, orgullo”, exclamó Alberto.

También destacó el triunfo en Justo Daract y aseguró que con “el Negro” Domínguez la localidad volverá a ser lo que era.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Una multitud recibió a Alberto en la sede del FUJ de Villa Mercedes

Tal y como prometió en su discurso de anoche, el Gobernador reelecto viajó al encuentro de Maximiliano Frontera, el nuevo intendente de la ciudad, para “darle un gran abrazo”.

Alberto esta tarde en la sede del FUJ de Mitre y Arenales. Foto: El Diario.

Antes de la rotunda victoria de este domingo, aún en campaña, el gobernador Alberto Rodríguez Saá mencionó una y otra vez, quizás como un sueño, su anhelo de una renovación histórica en la dirigencia política de Villa Mercedes. Por eso, tras la noticia de que no solo él había sido elegido por los puntanos, sino que también su candidato mercedino, Maximiliano Frontera, no dudó en decir en su discurso que iba a viajar especialmente para “darle un gran abrazo al Maxi”. Como es habitual cumplió y llegó minutos antes de las 18 de este lunes a la sede de Frente Unidad Justicialista en avenida Mitre y Arenales.

Alberto fue recibido por cerca de cinco mil personas, estimaron los organizadores. Además de militantes del partido y de miembros de algunas organizaciones sociales, lo esperaban Frontera, la viceintendenta electa, Verónica Bailone, el viocegobernador electo, Eduardo Monez Ruiz, y el nuevo intendente de Justo Daract, Alfredo Domínguez.

“El Maxi”, como lo llaman afectuosamente, pidió redoblar las fuerzas porque Alberto “es el único Gobernador que garantiza la paz social en la provincia de San Luis”.

Cuando pudo tomar el micrófono, luego de sortear cientos de abrazos y selfies, Rodríguez Saá comenzó un discurso improvisado con una autocrítica: “Es importante decirlo: la fórmula a gobernador en Villa Mercedes perdió. Pero ocurrió un hecho hermoso. Perdimos a gobernador, pero nos dio el triunfo la fórmula a intendente, y otras en el resto del departamento. Entonces tenemos un departamento triunfante y en Villa Mercedes sacó muchos más votos la fórmula a intendente y algunos creen que esto puede producirnos celos, pero la palabra es orgullo. Eso es lo que sentimos, orgullo”, exclamó Alberto.

También destacó el triunfo en Justo Daract y aseguró que con “el Negro” Domínguez la localidad volverá a ser lo que era.

Logín