eldiariodelarepublica.com
Heroico empate argentino en el Mundial de Francia

Escuchá acá la 90.9
X

Heroico empate argentino en el Mundial de Francia

Alejandro Samos

Las dirigidas por Carlos Borello se recuperaron de un 3 a 0 en contra, por los goles de Kim Little a los 19' del primer tiempo y Jenny Beattie y Erin Cuthbert a los 4 y a los 24 minutos del segundo tiempo. En los últimos 20', Milagros Menéndez y Florencia Bonsegundo, en dos oportunidades, pusieron el 3 a 3 final y mantienen las chances de clasificación si mañana se dan los resultados. 

La secuencia del penal ejecutado por Florencia Bonsegundo, con doble VAR incluido, atajada con adelantamiento de la arquera rival y final feliz, nos devolvió a todos, los que estábamos frente al televisor, ese nudo en el estomago de las gestas históricas. Ese grito contenido y primitivo similar al que pegamos en Rusia con el derechazo del zurdo Marcos Rojo, o el festejo en 2006 con la inolvidable volea de Maxi Rodríguez y hasta el desahogo tras el pase de Diego, la gambeta de Caniggia a Tafarel y el remate que nos llenó el alma en el Mundial del 90’.

 

Por donde se lo mire, el empate de la Selección Argentina ante Escocia fue monumental y heroico. El equipo de Carlos Borello que perdía 3 a 0 por los goles de Kim Little, Jenny Beattie y Erin Cuthbert, pero lejos de bajar los brazos sacó lo mejor del espíritu nacional y se puso 3 a 3 en tan solo 21 minutos, por los goles de Milagros Menéndez y Florencia Bonsegundo, en dos ocasiones.

En el análisis frío del partido, en principio Argentina salió a atacar porque necesitaba el triunfo para pasar de ronda y en ese contexto se paró con tres delanteras y un enganche, muy lejos del dibujo 4-5-1 de los dos primeros partidos.

Tuvo la mejor chance a los 18 con un cabezazo de Mariana Larroquette que estalló en el travesaño de la arquera escocesa. En el afán de ir a buscar concedió espacios en defensa y lo pagó caro, primero por el gol de Little que llegó a los 19’  cuando mejor jugaba el equipo argentino.

Si el primer gol fue un golpe duro, el segundo fue demoledor, porque llegó en el arranque mismo del complemento y tras otra desatención con un cabezazo de Beattie.

Ni el más optimista pensó en una remontada tras el tercero de Cuthbert. El propio entrenador argentino mandó a la cancha a algunas jugadoras que no habían visto acción en lo que va del torneo como para que se saquen el gusto de jugar.  

De a poco las chicas se atrevieron y el despilfarro de Dalila Ippolito, con sus apenas 17 años, las hizo crecer desde el juego y así apareció el primer gol, el de Menéndez con una muy buena definición  que le entregó a la selección la justicia divina de marcar un gol en un mundial que estuvo más cerca de el calificativo “brillante” que de “papelón” y unos minutos después un tiro de Florencia Bonsegundo se coló por encima de la arquera y fue 3 a 2 para que la tarea fuera aún más digna.

En los últimos 5 minutos, Aldana Cometti dejó la defensa y fue a buscar el empate como una delantera más y le cometieron ese penal que nos hizo estallar la garganta.

Quizás sea el último partido de la selección en este Mundial de Francia 2019, aunque los números le entregan una chance más de clasificar a un terreno desconocido para la selección como son los octavos de final. Para eso mañana Chile debe empatar con la débil Tailandia resultado casi imposible (juegan a partir de las 16), y  que haya igualdad en el encuentro entre Nueva Zelanda y Camerún (12), algo que sería mucho más lógico.

Hay que esperar a mañana para conocer la suerte de la selección y porque no ilusionarse si hoy se convirtieron en el primer equipo en la historia en remontar un 0-3, cuando nadie creía en ellas.  

Si el resultado no se da nos quedaremos con una selección que ganó el mundial del respeto de sus rivales y también el de mucho de los espectadores y será desde hoy y para siempre el equipo de la remontada histórica  con el grito de Bonsegundo.

 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Heroico empate argentino en el Mundial de Francia

Las dirigidas por Carlos Borello se recuperaron de un 3 a 0 en contra, por los goles de Kim Little a los 19' del primer tiempo y Jenny Beattie y Erin Cuthbert a los 4 y a los 24 minutos del segundo tiempo. En los últimos 20', Milagros Menéndez y Florencia Bonsegundo, en dos oportunidades, pusieron el 3 a 3 final y mantienen las chances de clasificación si mañana se dan los resultados. 

Guerreras. El equipo argentino dio vuelta los resultados. Foto: Twitter.

La secuencia del penal ejecutado por Florencia Bonsegundo, con doble VAR incluido, atajada con adelantamiento de la arquera rival y final feliz, nos devolvió a todos, los que estábamos frente al televisor, ese nudo en el estomago de las gestas históricas. Ese grito contenido y primitivo similar al que pegamos en Rusia con el derechazo del zurdo Marcos Rojo, o el festejo en 2006 con la inolvidable volea de Maxi Rodríguez y hasta el desahogo tras el pase de Diego, la gambeta de Caniggia a Tafarel y el remate que nos llenó el alma en el Mundial del 90’.

 

Por donde se lo mire, el empate de la Selección Argentina ante Escocia fue monumental y heroico. El equipo de Carlos Borello que perdía 3 a 0 por los goles de Kim Little, Jenny Beattie y Erin Cuthbert, pero lejos de bajar los brazos sacó lo mejor del espíritu nacional y se puso 3 a 3 en tan solo 21 minutos, por los goles de Milagros Menéndez y Florencia Bonsegundo, en dos ocasiones.

En el análisis frío del partido, en principio Argentina salió a atacar porque necesitaba el triunfo para pasar de ronda y en ese contexto se paró con tres delanteras y un enganche, muy lejos del dibujo 4-5-1 de los dos primeros partidos.

Tuvo la mejor chance a los 18 con un cabezazo de Mariana Larroquette que estalló en el travesaño de la arquera escocesa. En el afán de ir a buscar concedió espacios en defensa y lo pagó caro, primero por el gol de Little que llegó a los 19’  cuando mejor jugaba el equipo argentino.

Si el primer gol fue un golpe duro, el segundo fue demoledor, porque llegó en el arranque mismo del complemento y tras otra desatención con un cabezazo de Beattie.

Ni el más optimista pensó en una remontada tras el tercero de Cuthbert. El propio entrenador argentino mandó a la cancha a algunas jugadoras que no habían visto acción en lo que va del torneo como para que se saquen el gusto de jugar.  

De a poco las chicas se atrevieron y el despilfarro de Dalila Ippolito, con sus apenas 17 años, las hizo crecer desde el juego y así apareció el primer gol, el de Menéndez con una muy buena definición  que le entregó a la selección la justicia divina de marcar un gol en un mundial que estuvo más cerca de el calificativo “brillante” que de “papelón” y unos minutos después un tiro de Florencia Bonsegundo se coló por encima de la arquera y fue 3 a 2 para que la tarea fuera aún más digna.

En los últimos 5 minutos, Aldana Cometti dejó la defensa y fue a buscar el empate como una delantera más y le cometieron ese penal que nos hizo estallar la garganta.

Quizás sea el último partido de la selección en este Mundial de Francia 2019, aunque los números le entregan una chance más de clasificar a un terreno desconocido para la selección como son los octavos de final. Para eso mañana Chile debe empatar con la débil Tailandia resultado casi imposible (juegan a partir de las 16), y  que haya igualdad en el encuentro entre Nueva Zelanda y Camerún (12), algo que sería mucho más lógico.

Hay que esperar a mañana para conocer la suerte de la selección y porque no ilusionarse si hoy se convirtieron en el primer equipo en la historia en remontar un 0-3, cuando nadie creía en ellas.  

Si el resultado no se da nos quedaremos con una selección que ganó el mundial del respeto de sus rivales y también el de mucho de los espectadores y será desde hoy y para siempre el equipo de la remontada histórica  con el grito de Bonsegundo.

 

 

Logín