Escuchá acá la 90.9
X

Cada vez más gente con mutual elige el sistema público de salud

Aseguraron que entre un 40 y 45 por ciento de los pacientes que prefirieron atenderse en el policlínico tienen obra social.

El sistema público de Salud de la provincia cada vez tiene más adeptos. No solo lo eligen quienes no tienen una mutual, sino también aquellos que, contando con una obra social y el acceso a las clínicas privadas, prefieren la atención de los hospitales estatales. Según el Departamento de Autogestión Hospitalaria del Ministerio de Salud, en promedio, en el policlínico de San Luis suelen atenderse entre un 40 y un 45 por ciento de pacientes mutualizados. En 2018 ingresaron 216 millones de pesos que sirvieron para el funcionamiento de hospitales y centros de salud autogestionados.                                                                  La obra social que más atienden es PAMI, curiosamente la más difícil de cobrar.

Si bien los abuelos son los que más eligen la salud pública para atender sus dolencias, según manifestó el responsable de Autogestión Hospitalaria, Javier Rapisarda, "PAMI es renuente a pagar. Solo en el año pasado se le facturaron 40 millones de pesos e iniciamos todos los trámites de cobro ante la negativa de pago, en la Superintendencia de Servicios de Salud de la Nación".

Rapisarda afirmó que todos los grandes centros de atención médica de la provincia son autogestionados. "Eso significa que están autorizados por la Secretaría de Salud de la Nación para cobrar algunas prestaciones que se hacen a las mutuales por las atenciones de sus afiliados. Esto se hace a un valor nomenclador que autoriza la secretaría, que es inferior al que cobraría un sanatorio privado, por ejemplo", expresó. Según el responsable de Autogestión Hospitalaria, ese valor nomenclador se mantuvo igual durante 3 años y en 2018 se modificó.

"Año a año incrementamos los fondos que recibimos de las mutuales, pero todo depende del compromiso del sistema de autogestión, que desde los últimos dos años a la fecha vino mejorando mucho. Incrementamos los valores de facturación y eso tiene que ver también con el apoyo de la comunidad, de las personas que van a atenderse y que dan los datos de la obra social, si la tienen. Eso ayuda a que podamos hacer luego una factura válida y que nos reintegren el dinero", comentó.

Así, Autogestión Hospitalaria fue incrementando sus fondos de obras sociales exponencialmente. Según las cifras que arrojó Rapisarda, en 2016 recaudaron 95 millones de pesos; en 2017, 125 millones y en 2018 alcanzaron los 216 millones de pesos. "Que haya más pacientes con obra social en el sistema público de salud puede ser producto de la crisis. Muchas veces las obras sociales se van quedando sin prestadores o la gente no está dispuesta a pagar los coseguros y terminan en el sistema público", teorizó.

Además destacó la calidad de la atención y agregó que "si bien no pueden medir cuánto incide cada  uno de esos factores, es claro que en el último tiempo hemos visto incrementada la cantidad de pacientes que se atienden en el sistema público con mutual".

 

Reinversión

Rapisarda indicó que el sistema "permite la reinversión de los fondos en equipamientos que redunda en una mayor calidad de servicio para la comunidad. Es dinero que no viene de rentas generales y de impuestos, es el recupero de las obras sociales. Siempre tratamos que todo se divida entre los pagos al personal, la inversión en equipamiento y gastos de funcionamiento y también en capacitación".

Recientemente la Maternidad "Teresita Baigorria", que también es autogestionada, recibió equipamiento nuevo comprado con fondos de la atención a pacientes con obras sociales.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Cada vez más gente con mutual elige el sistema público de salud

Aseguraron que entre un 40 y 45 por ciento de los pacientes que prefirieron atenderse en el policlínico tienen obra social.

Incremento. Los datos de la recaudación evidencian que cada vez más gente va a los hospitales. Foto: El Diario.

El sistema público de Salud de la provincia cada vez tiene más adeptos. No solo lo eligen quienes no tienen una mutual, sino también aquellos que, contando con una obra social y el acceso a las clínicas privadas, prefieren la atención de los hospitales estatales. Según el Departamento de Autogestión Hospitalaria del Ministerio de Salud, en promedio, en el policlínico de San Luis suelen atenderse entre un 40 y un 45 por ciento de pacientes mutualizados. En 2018 ingresaron 216 millones de pesos que sirvieron para el funcionamiento de hospitales y centros de salud autogestionados.                                                                  La obra social que más atienden es PAMI, curiosamente la más difícil de cobrar.

Si bien los abuelos son los que más eligen la salud pública para atender sus dolencias, según manifestó el responsable de Autogestión Hospitalaria, Javier Rapisarda, "PAMI es renuente a pagar. Solo en el año pasado se le facturaron 40 millones de pesos e iniciamos todos los trámites de cobro ante la negativa de pago, en la Superintendencia de Servicios de Salud de la Nación".

Rapisarda afirmó que todos los grandes centros de atención médica de la provincia son autogestionados. "Eso significa que están autorizados por la Secretaría de Salud de la Nación para cobrar algunas prestaciones que se hacen a las mutuales por las atenciones de sus afiliados. Esto se hace a un valor nomenclador que autoriza la secretaría, que es inferior al que cobraría un sanatorio privado, por ejemplo", expresó. Según el responsable de Autogestión Hospitalaria, ese valor nomenclador se mantuvo igual durante 3 años y en 2018 se modificó.

"Año a año incrementamos los fondos que recibimos de las mutuales, pero todo depende del compromiso del sistema de autogestión, que desde los últimos dos años a la fecha vino mejorando mucho. Incrementamos los valores de facturación y eso tiene que ver también con el apoyo de la comunidad, de las personas que van a atenderse y que dan los datos de la obra social, si la tienen. Eso ayuda a que podamos hacer luego una factura válida y que nos reintegren el dinero", comentó.

Así, Autogestión Hospitalaria fue incrementando sus fondos de obras sociales exponencialmente. Según las cifras que arrojó Rapisarda, en 2016 recaudaron 95 millones de pesos; en 2017, 125 millones y en 2018 alcanzaron los 216 millones de pesos. "Que haya más pacientes con obra social en el sistema público de salud puede ser producto de la crisis. Muchas veces las obras sociales se van quedando sin prestadores o la gente no está dispuesta a pagar los coseguros y terminan en el sistema público", teorizó.

Además destacó la calidad de la atención y agregó que "si bien no pueden medir cuánto incide cada  uno de esos factores, es claro que en el último tiempo hemos visto incrementada la cantidad de pacientes que se atienden en el sistema público con mutual".

 

Reinversión

Rapisarda indicó que el sistema "permite la reinversión de los fondos en equipamientos que redunda en una mayor calidad de servicio para la comunidad. Es dinero que no viene de rentas generales y de impuestos, es el recupero de las obras sociales. Siempre tratamos que todo se divida entre los pagos al personal, la inversión en equipamiento y gastos de funcionamiento y también en capacitación".

Recientemente la Maternidad "Teresita Baigorria", que también es autogestionada, recibió equipamiento nuevo comprado con fondos de la atención a pacientes con obras sociales.

Logín