Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

¡Coraje!

Analia Carrara

Cuando la Selección Argentina jugó ante Uruguay en La Punta, en el partido despedida antes de partir al Mundial, Carlos Borrello prometió que contrarrestarían las diferencias futbolísticas ante las potencias con la típica garra argentina. Las jugadoras sonaron con la partitura de Borrello, casi sin salirse de libreto. Frente a las japonesas, actuales subcampeonas, Aldana Cometti recibió un golpe con el codo que le partió un diente incisivo. La atendieron y volvió como si nada. La foto de Estefanía Banini dio la vuelta al mundo. En la imagen sale dominando la pelota con dos rivales tomándole los brazos y una marcándola desde atrás. Ese día todo el planeta se enteró que es crack. 

Vanina Correa le atajó un penal a Nikita Parris y aguó muchos otros ataques, antes de que Jodie Taylor consiguiera el anunciado gol de las inglesas. Correa, a los 35, se llevó el premio a la mejor jugadora del encuentro. 

Florencia Bonsegundo se olvidó que Argentina perdía por 3 goles ante Escocia en el segundo tiempo. Nunca se dio por vencida. Y a la atrevida Dalila Ippólito poco le importó estar abajo en el Parque de los Príncipes, a estadio lleno. La jugadora de 17 años encaró como en el potrero y le cambió la cara al equipo. Bonsegundo fue su compañera de hazaña: corrió sin piernas, respiró sin oxígeno y gritó con el alma sus goles. 

¿Qué une a las 23 argentinas que jugaron un mundial tras una pausa de 12 años? Probablemente todos los "no" que recibieron en el camino, el ninguneo de gran parte de la prensa, la lucha contra la igualdad en el fútbol. Y, sin dudas, muchas muestras de coraje. 
 


La Selección Argentina hizo la previa en San Luis. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

¡Coraje!

Cuando la Selección Argentina jugó ante Uruguay en La Punta, en el partido despedida antes de partir al Mundial, Carlos Borrello prometió que contrarrestarían las diferencias futbolísticas ante las potencias con la típica garra argentina. Las jugadoras sonaron con la partitura de Borrello, casi sin salirse de libreto. Frente a las japonesas, actuales subcampeonas, Aldana Cometti recibió un golpe con el codo que le partió un diente incisivo. La atendieron y volvió como si nada. La foto de Estefanía Banini dio la vuelta al mundo. En la imagen sale dominando la pelota con dos rivales tomándole los brazos y una marcándola desde atrás. Ese día todo el planeta se enteró que es crack. 

Vanina Correa le atajó un penal a Nikita Parris y aguó muchos otros ataques, antes de que Jodie Taylor consiguiera el anunciado gol de las inglesas. Correa, a los 35, se llevó el premio a la mejor jugadora del encuentro. 

Florencia Bonsegundo se olvidó que Argentina perdía por 3 goles ante Escocia en el segundo tiempo. Nunca se dio por vencida. Y a la atrevida Dalila Ippólito poco le importó estar abajo en el Parque de los Príncipes, a estadio lleno. La jugadora de 17 años encaró como en el potrero y le cambió la cara al equipo. Bonsegundo fue su compañera de hazaña: corrió sin piernas, respiró sin oxígeno y gritó con el alma sus goles. 

¿Qué une a las 23 argentinas que jugaron un mundial tras una pausa de 12 años? Probablemente todos los "no" que recibieron en el camino, el ninguneo de gran parte de la prensa, la lucha contra la igualdad en el fútbol. Y, sin dudas, muchas muestras de coraje. 
 


La Selección Argentina hizo la previa en San Luis. 

Logín