eldiariodelarepublica.com
El motociclista accidentado permanece en terapia intensiva y con respirador mecánico

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

El motociclista accidentado permanece en terapia intensiva y con respirador mecánico

“Es un paciente grave, pero ha respondido al tratamiento”, destacó María José Zanglá, directora del Hospital San Luis donde se encuentra internado Alejandro Miranda Del Valle.

La directora del Hospital San Luis, María José Zanglá, brindó este lunes a la mañana un nuevo parte médico sobre la salud de Daniel Alejandro Miranda Del Valle, el joven que fue embestido por un auto en la esquina de Bolívar y Maipú de esta ciudad cuando iba en su moto.

“El paciente se encuentra en terapia intensiva, responde bien al tratamiento. Todavía se encuentra con asistencia respiratoria mecánica.  Tiene colocado un captor de pic, que es un dispositivo que mide la presión intracraneana, y está revelando valores normales”, expresó la médica  en diálogo con la prensa. Y agregó que “este lunes se avanzará ampliamente en ese ítem mediante controles tomográficos antes de comenzar a despertarlo”.

“El paciente respondió bien a la medicación. El domingo presentó picos febriles aislados. Son esperables para la situación del paciente. Es un paciente grave, pero ha respondido al tratamiento”, destacó Zanglá.

 

El conductor se negó a declarar

 

El conductor detenido por haber causado graves lesiones a un motociclista, Daniel Alejandro Miranda Del Valle, producto de un choque en el centro de San Luis, no declaró el sábado pasado al mediodía, en la indagatoria, y pidió una prórroga de la detención de ocho días, informaron el defensor que lo asiste, Santiago Olivera Aguirre, y el abogado buscado por la familia de la víctima, Sebastián Miranda.

Hernán Emiliano Muñoz está imputado por “Lesiones culposas agravadas en accidente de tránsito, en concurso real con falsa denuncia”, según lo referido por fuentes de la investigación.

Esto último es porque, según los indicios recogidos por la Policía, tras la colisión, Muñoz salió por sus propios medios de su automóvil, un Chery Skin Hatchback blanco, y fue a la Comisaría 1ª, en donde denunció falsamente que el jueves a la mañana, cuando fue al departamento de su novia a buscarla para ir a la casa del padre de él, le robaron su vehículo, que había dejado encendido. Luego, sus propios amigos le dijeron a la Policía que Muñoz conducía el rodado involucrado en la grave colisión.  

El jueves 30 de mayo, minutos antes de las 7 de la mañana, Miranda iba en su moto, una Motomel 150 centímetros cúbicos tipo chopera, a buscar a su novia, que salía de guardia del Sanatorio Rivadavia, donde trabaja. Cuando iba por Bolívar hacia el oeste  fue embestido por el Chery que manejaba Muñoz, que circulaba por Maipú hacia el norte. Muñoz iba con dos amigos, de apellidos Giugni y Maturano. Este último es el único que permaneció en el lugar, y a quien la Policía le tomó datos. Tanto Muñoz como Giugni huyeron, en direcciones distintas.

A esa circunstancia hay que sumar que Muñoz, según las averiguaciones y pericias, iba alcoholizado, a alta velocidad y cruzó en rojo el semáforo que hay en el mencionado cruce.

Por el golpe, la Motomel se partió en dos, y Miranda quedó apretujado entre dos rodados, el Chery de Muñoz y un Peugeot 207 que estaba estacionado en la orilla este de la calle Maipú.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

El motociclista accidentado permanece en terapia intensiva y con respirador mecánico

“Es un paciente grave, pero ha respondido al tratamiento”, destacó María José Zanglá, directora del Hospital San Luis donde se encuentra internado Alejandro Miranda Del Valle.

Así quedo la moto luego del accidente. Foto: Archivo.

La directora del Hospital San Luis, María José Zanglá, brindó este lunes a la mañana un nuevo parte médico sobre la salud de Daniel Alejandro Miranda Del Valle, el joven que fue embestido por un auto en la esquina de Bolívar y Maipú de esta ciudad cuando iba en su moto.

“El paciente se encuentra en terapia intensiva, responde bien al tratamiento. Todavía se encuentra con asistencia respiratoria mecánica.  Tiene colocado un captor de pic, que es un dispositivo que mide la presión intracraneana, y está revelando valores normales”, expresó la médica  en diálogo con la prensa. Y agregó que “este lunes se avanzará ampliamente en ese ítem mediante controles tomográficos antes de comenzar a despertarlo”.

“El paciente respondió bien a la medicación. El domingo presentó picos febriles aislados. Son esperables para la situación del paciente. Es un paciente grave, pero ha respondido al tratamiento”, destacó Zanglá.

 

El conductor se negó a declarar

 

El conductor detenido por haber causado graves lesiones a un motociclista, Daniel Alejandro Miranda Del Valle, producto de un choque en el centro de San Luis, no declaró el sábado pasado al mediodía, en la indagatoria, y pidió una prórroga de la detención de ocho días, informaron el defensor que lo asiste, Santiago Olivera Aguirre, y el abogado buscado por la familia de la víctima, Sebastián Miranda.

Hernán Emiliano Muñoz está imputado por “Lesiones culposas agravadas en accidente de tránsito, en concurso real con falsa denuncia”, según lo referido por fuentes de la investigación.

Esto último es porque, según los indicios recogidos por la Policía, tras la colisión, Muñoz salió por sus propios medios de su automóvil, un Chery Skin Hatchback blanco, y fue a la Comisaría 1ª, en donde denunció falsamente que el jueves a la mañana, cuando fue al departamento de su novia a buscarla para ir a la casa del padre de él, le robaron su vehículo, que había dejado encendido. Luego, sus propios amigos le dijeron a la Policía que Muñoz conducía el rodado involucrado en la grave colisión.  

El jueves 30 de mayo, minutos antes de las 7 de la mañana, Miranda iba en su moto, una Motomel 150 centímetros cúbicos tipo chopera, a buscar a su novia, que salía de guardia del Sanatorio Rivadavia, donde trabaja. Cuando iba por Bolívar hacia el oeste  fue embestido por el Chery que manejaba Muñoz, que circulaba por Maipú hacia el norte. Muñoz iba con dos amigos, de apellidos Giugni y Maturano. Este último es el único que permaneció en el lugar, y a quien la Policía le tomó datos. Tanto Muñoz como Giugni huyeron, en direcciones distintas.

A esa circunstancia hay que sumar que Muñoz, según las averiguaciones y pericias, iba alcoholizado, a alta velocidad y cruzó en rojo el semáforo que hay en el mencionado cruce.

Por el golpe, la Motomel se partió en dos, y Miranda quedó apretujado entre dos rodados, el Chery de Muñoz y un Peugeot 207 que estaba estacionado en la orilla este de la calle Maipú.

Logín