eldiariodelarepublica.com
La realidad y los evidentes contrastes

Escuchá acá la 90.9
X

La realidad y los evidentes contrastes

A esta altura y a partir del apoyo mayoritario que ha recibido en las urnas la gestión provincial el domingo 16 de junio, cabe contrastar esta realidad con la desastrosa situación de la economía nacional a partir del fracaso de la alianza gobernante. Y la prosperidad de la gestión en San Luis no tiene que ver con favores de la administración nacional y mucho menos con algún apoyo especial, más allá de lo que marcan la Constitución y las leyes, no siempre respetadas por los funcionarios del Ejecutivo Nacional. Vaya el incumplimiento en el pago de la sentencia firme de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, más allá de reclamos e intimaciones. 

El último informe estadístico elaborado por la Encuesta de la Deuda Social Argentina del Observatorio de la UCA, reflejado en un artículo de Perfil, respecto al mercado del trabajo muestra que, teniendo en cuenta el último trimestre de 2018, el sector del trabajo informal ascendió a 49,3%.El índice de desocupación que publicó recientemente el Indec asciende al 10,1%. En los últimos años (2017 y 2018), siguió aumentando la proporción de ocupados en el sector micro-informal de la estructura productiva. Esto se refiere a actividades laborales autónomas no profesionales, o llevadas a cabo en pequeñas unidades productivas de baja productividad, alta rotación y de baja o nula vinculación con el mercado formal. A fines de 2018, este sector de informalidad reunía al 49,3% de los ocupados. En el mismo año, los ocupados en el sector público representaban el 14,9% y solamente el 35,8% de los ocupados realizaban actividades en el sector privado formal, es decir, actividades laborales profesionales o en unidades económicas de media o alta productividad e integradas a los mercados formales. Sumado a esto, el 75,9% de ese sector no cuenta con aportes jubilatorios y el 51,3% no posee cobertura de salud. El 75,9% de ese sector micro-informal no cuenta con aportes jubilatorios y el 51,3% no posee cobertura de salud. De acuerdo a los resultados de la Encuesta de la Deuda Social Argentina de la UCA, referidos al tercer trimestre de 2018, solo 44,1% de la población económicamente activa de 18 años y más logró acceder a un empleo pleno de derechos. El 9,9% de esta población se encontraba abiertamente desempleado, y el 18,6% tenía un subempleo inestable (changas, trabajos temporarios o no remunerados, o siendo beneficiarios de programas de empleo con contraprestación). En 2018, sólo 44,1% de la población económica activa de 18 años y más logró acceder a un empleo pleno de derechos.  En tanto, el 27,2% contaba con un empleo regular pero precario con niveles de ingresos superiores a los de subsistencia, pero ninguna afiliación al Sistema de Seguridad Social. En el transcurso del año pasado, el informe muestra que el ingreso medio mensual de los trabajadores del sector micro-informal fue un 41% menor que el ingreso del total de ocupados. Mientras que el ingreso medio mensual del total de los ocupados fue de $17.454, el de los trabajadores del sector micro-informal de $10.283. El de los ocupados del sector privado formal ascienda a $24.985, y el del sector público es de $22.987. Está comprobado que en los años de devaluaciones, aceleración del proceso inflacionario y recesión económica se incrementan las ocupaciones en el sector micro-informal. En ese contexto, las mujeres, los jóvenes y los trabajadores de nivel educativo bajo son quienes presentan más inconvenientes en la obtención de un empleo pleno de derechos. Según datos de la Encuesta de la Deuda Social Argentina del tercer trimestre de 2018, solo 52,7% de los hogares tiene un jefe ocupado en empleos plenos, mientras que 44% están encabezados por un trabajador precario y 3,2% por un desocupado. Esta es una realidad.  
Esta es otra realidad. El Ministerio de Hacienda de San Luis presentó la Cuenta de Inversión correspondiente a 2018, para su posterior análisis en la Legislatura. “Esta Cuenta de Inversión va con un superávit financiero, es decir que la Provincia de San Luis tiene las reservas intactas. Por otro lado, también va con un superávit presupuestario, esto quiere decir que las finanzas están sumamente sólidas”, destacó la ministra del área, para explicar luego que estos números favorables garantizan la continuidad de los diferentes planes sociales y programas vigentes del Gobierno de San Luis, especialmente el Programa Empezar que sigue su curso, y ha superado todas las expectativas: más de 20.000 postulantes. Y está todo previsto para que este emprendimiento arroje progreso y posibilidades para todos y de ninguna manera implique la posibilidad de abandonar los estudios. Claro y contundente. 
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La realidad y los evidentes contrastes

A esta altura y a partir del apoyo mayoritario que ha recibido en las urnas la gestión provincial el domingo 16 de junio, cabe contrastar esta realidad con la desastrosa situación de la economía nacional a partir del fracaso de la alianza gobernante. Y la prosperidad de la gestión en San Luis no tiene que ver con favores de la administración nacional y mucho menos con algún apoyo especial, más allá de lo que marcan la Constitución y las leyes, no siempre respetadas por los funcionarios del Ejecutivo Nacional. Vaya el incumplimiento en el pago de la sentencia firme de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, más allá de reclamos e intimaciones. 

El último informe estadístico elaborado por la Encuesta de la Deuda Social Argentina del Observatorio de la UCA, reflejado en un artículo de Perfil, respecto al mercado del trabajo muestra que, teniendo en cuenta el último trimestre de 2018, el sector del trabajo informal ascendió a 49,3%.El índice de desocupación que publicó recientemente el Indec asciende al 10,1%. En los últimos años (2017 y 2018), siguió aumentando la proporción de ocupados en el sector micro-informal de la estructura productiva. Esto se refiere a actividades laborales autónomas no profesionales, o llevadas a cabo en pequeñas unidades productivas de baja productividad, alta rotación y de baja o nula vinculación con el mercado formal. A fines de 2018, este sector de informalidad reunía al 49,3% de los ocupados. En el mismo año, los ocupados en el sector público representaban el 14,9% y solamente el 35,8% de los ocupados realizaban actividades en el sector privado formal, es decir, actividades laborales profesionales o en unidades económicas de media o alta productividad e integradas a los mercados formales. Sumado a esto, el 75,9% de ese sector no cuenta con aportes jubilatorios y el 51,3% no posee cobertura de salud. El 75,9% de ese sector micro-informal no cuenta con aportes jubilatorios y el 51,3% no posee cobertura de salud. De acuerdo a los resultados de la Encuesta de la Deuda Social Argentina de la UCA, referidos al tercer trimestre de 2018, solo 44,1% de la población económicamente activa de 18 años y más logró acceder a un empleo pleno de derechos. El 9,9% de esta población se encontraba abiertamente desempleado, y el 18,6% tenía un subempleo inestable (changas, trabajos temporarios o no remunerados, o siendo beneficiarios de programas de empleo con contraprestación). En 2018, sólo 44,1% de la población económica activa de 18 años y más logró acceder a un empleo pleno de derechos.  En tanto, el 27,2% contaba con un empleo regular pero precario con niveles de ingresos superiores a los de subsistencia, pero ninguna afiliación al Sistema de Seguridad Social. En el transcurso del año pasado, el informe muestra que el ingreso medio mensual de los trabajadores del sector micro-informal fue un 41% menor que el ingreso del total de ocupados. Mientras que el ingreso medio mensual del total de los ocupados fue de $17.454, el de los trabajadores del sector micro-informal de $10.283. El de los ocupados del sector privado formal ascienda a $24.985, y el del sector público es de $22.987. Está comprobado que en los años de devaluaciones, aceleración del proceso inflacionario y recesión económica se incrementan las ocupaciones en el sector micro-informal. En ese contexto, las mujeres, los jóvenes y los trabajadores de nivel educativo bajo son quienes presentan más inconvenientes en la obtención de un empleo pleno de derechos. Según datos de la Encuesta de la Deuda Social Argentina del tercer trimestre de 2018, solo 52,7% de los hogares tiene un jefe ocupado en empleos plenos, mientras que 44% están encabezados por un trabajador precario y 3,2% por un desocupado. Esta es una realidad.  
Esta es otra realidad. El Ministerio de Hacienda de San Luis presentó la Cuenta de Inversión correspondiente a 2018, para su posterior análisis en la Legislatura. “Esta Cuenta de Inversión va con un superávit financiero, es decir que la Provincia de San Luis tiene las reservas intactas. Por otro lado, también va con un superávit presupuestario, esto quiere decir que las finanzas están sumamente sólidas”, destacó la ministra del área, para explicar luego que estos números favorables garantizan la continuidad de los diferentes planes sociales y programas vigentes del Gobierno de San Luis, especialmente el Programa Empezar que sigue su curso, y ha superado todas las expectativas: más de 20.000 postulantes. Y está todo previsto para que este emprendimiento arroje progreso y posibilidades para todos y de ninguna manera implique la posibilidad de abandonar los estudios. Claro y contundente. 
 

Logín