eldiariodelarepublica.com
Una bióloga argentina ganó el premio Princesa de Asturias

Escuchá acá la 90.9
X

Una bióloga argentina ganó el premio Princesa de Asturias

La cordobesa Sandra Díaz fue distinguida por su trabajo sobre el cambio climático y la biodiversidad.

La bióloga cordobesa Sandra Díaz fue galardonada el miércoles con el premio Princesa de Asturias de Investigación Científica junto a su par estadounidense Joanne Chory, por sus trabajos pioneros relacionados con el cambio climático y la biodiversidad.

Los trabajos de Díaz y Chory, desarrollados por separado en sus países respectivos, "las han situado en la vanguardia de nuevas líneas de investigación con futuras implicaciones destacadas en la lucha contra el cambio climático", indicó el jurado en un comunicado.
Díaz, investigadora superior del Conicet en el Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal, tiene 57 años y se graduó en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Ayer fue presentada como una "referencia científica en el área de la ecología".

Especializada en Botánica, la científica participó en el desarrollo de un método que permite cuantificar los beneficios de la biodiversidad de las plantas. También ha estudiado cómo la biodiversidad permite combatir el cambio climático global, al favorecer las plantas la captura de carbono atmosférico.

En esto, su trabajo se enlaza con el de la estadounidense Chory, quien según recordó el jurado ha estudiado "el desarrollo de plantas capaces de absorber hasta 20 veces más dióxido de carbono del aire que las normales".Dicho proyecto pionero lo realiza en el Instituto Salk, en La Jolla (California), donde esta científica de 64 años dirige la Harnessing Plant Initiative.

El programa consiste en editar genéticamente esas plantas, de manera que puedan absorber más dióxido de carbono, por lo que según valoró el jurado, "se trata de un proyecto de investigación que lucha contra el calentamiento global y, por tanto, el cambio climático".

 

No es la primera vez

Antes del anuncio de el miércoles, las dos habían acumulado ya numerosos premios: Joanne Chory recibió entre otros el Premio L'Oreal-Unesco para Mujeres en Ciencia, y Sandra Myrna Díaz el Konex de Platino en Biología y Ecología, entregado por la fundación homónima argentina, y el Bernardo Houssay, otorgado por el gobierno nacional.

Sandra Díaz es además miembro electo de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, la Academia de Ciencias de Francia y la británica Royal Society.

Las dos biólogas suceden en la lista de premiados en esta categoría al sueco Svante Pääbo, reconocido por su secuenciación del ADN de especies extintas hace miles de años, como el hombre de Neandertal.

El de Investigación Científica y Técnica es el séptimo de los ocho premios internacionales Princesa de Asturias, considerados como los Nobel del mundo hispánico. En esta ocasión competían en la categoría cuarenta y seis candidaturas de veintitrés países.

Hasta ahora, este año los galardonados con el Princesa de Asturias (que fue llamado Príncipe de Asturias hasta 2014) han sido el director teatral británico Peter Brook en la categoría de Artes, el madrileño Museo del Prado en Humanidades, el matemático e ingeniero estadounidense Salman Khan en Cooperación, la esquiadora norteamericana Lindsey Vonn en Deportes, su compatriota Siri Hustvedt en Letras, y el cubano-estadounidense Alejandro Portes en Ciencias Sociales.

La bióloga cordobesa Sandra Díaz fue galardonada ayer con el premio Princesa de Asturias de Investigación Científica junto a su par estadounidense Joanne Chory, por sus trabajos pioneros relacionados con el cambio climático y la biodiversidad.

Los trabajos de Díaz y Chory, desarrollados por separado en sus países respectivos, "las han situado en la vanguardia de nuevas líneas de investigación con futuras implicaciones destacadas en la lucha contra el cambio climático", indicó el jurado en un comunicado.
Díaz, investigadora superior del Conicet en el Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal, tiene 57 años y se graduó en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Ayer fue presentada como una "referencia científica en el área de la ecología".

Especializada en Botánica, la científica participó en el desarrollo de un método que permite cuantificar los beneficios de la biodiversidad de las plantas. También ha estudiado cómo la biodiversidad permite combatir el cambio climático global, al favorecer las plantas la captura de carbono atmosférico.

En esto, su trabajo se enlaza con el de la estadounidense Chory, quien según recordó el jurado ha estudiado "el desarrollo de plantas capaces de absorber hasta 20 veces más dióxido de carbono del aire que las normales".

Dicho proyecto pionero lo realiza en el Instituto Salk, en La Jolla (California), donde esta científica de 64 años dirige la Harnessing Plant Initiative.

El programa consiste en editar genéticamente esas plantas, de manera que puedan absorber más dióxido de carbono, por lo que según valoró el jurado, "se trata de un proyecto de investigación que lucha contra el calentamiento global y, por tanto, el cambio climático".

 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Una bióloga argentina ganó el premio Princesa de Asturias

Díaz fue premiada por su lucha contra el cambio climático. Foto: AFP.

La cordobesa Sandra Díaz fue distinguida por su trabajo sobre el cambio climático y la biodiversidad.

La bióloga cordobesa Sandra Díaz fue galardonada el miércoles con el premio Princesa de Asturias de Investigación Científica junto a su par estadounidense Joanne Chory, por sus trabajos pioneros relacionados con el cambio climático y la biodiversidad.

Los trabajos de Díaz y Chory, desarrollados por separado en sus países respectivos, "las han situado en la vanguardia de nuevas líneas de investigación con futuras implicaciones destacadas en la lucha contra el cambio climático", indicó el jurado en un comunicado.
Díaz, investigadora superior del Conicet en el Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal, tiene 57 años y se graduó en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Ayer fue presentada como una "referencia científica en el área de la ecología".

Especializada en Botánica, la científica participó en el desarrollo de un método que permite cuantificar los beneficios de la biodiversidad de las plantas. También ha estudiado cómo la biodiversidad permite combatir el cambio climático global, al favorecer las plantas la captura de carbono atmosférico.

En esto, su trabajo se enlaza con el de la estadounidense Chory, quien según recordó el jurado ha estudiado "el desarrollo de plantas capaces de absorber hasta 20 veces más dióxido de carbono del aire que las normales".Dicho proyecto pionero lo realiza en el Instituto Salk, en La Jolla (California), donde esta científica de 64 años dirige la Harnessing Plant Initiative.

El programa consiste en editar genéticamente esas plantas, de manera que puedan absorber más dióxido de carbono, por lo que según valoró el jurado, "se trata de un proyecto de investigación que lucha contra el calentamiento global y, por tanto, el cambio climático".

 

No es la primera vez

Antes del anuncio de el miércoles, las dos habían acumulado ya numerosos premios: Joanne Chory recibió entre otros el Premio L'Oreal-Unesco para Mujeres en Ciencia, y Sandra Myrna Díaz el Konex de Platino en Biología y Ecología, entregado por la fundación homónima argentina, y el Bernardo Houssay, otorgado por el gobierno nacional.

Sandra Díaz es además miembro electo de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, la Academia de Ciencias de Francia y la británica Royal Society.

Las dos biólogas suceden en la lista de premiados en esta categoría al sueco Svante Pääbo, reconocido por su secuenciación del ADN de especies extintas hace miles de años, como el hombre de Neandertal.

El de Investigación Científica y Técnica es el séptimo de los ocho premios internacionales Princesa de Asturias, considerados como los Nobel del mundo hispánico. En esta ocasión competían en la categoría cuarenta y seis candidaturas de veintitrés países.

Hasta ahora, este año los galardonados con el Princesa de Asturias (que fue llamado Príncipe de Asturias hasta 2014) han sido el director teatral británico Peter Brook en la categoría de Artes, el madrileño Museo del Prado en Humanidades, el matemático e ingeniero estadounidense Salman Khan en Cooperación, la esquiadora norteamericana Lindsey Vonn en Deportes, su compatriota Siri Hustvedt en Letras, y el cubano-estadounidense Alejandro Portes en Ciencias Sociales.

La bióloga cordobesa Sandra Díaz fue galardonada ayer con el premio Princesa de Asturias de Investigación Científica junto a su par estadounidense Joanne Chory, por sus trabajos pioneros relacionados con el cambio climático y la biodiversidad.

Los trabajos de Díaz y Chory, desarrollados por separado en sus países respectivos, "las han situado en la vanguardia de nuevas líneas de investigación con futuras implicaciones destacadas en la lucha contra el cambio climático", indicó el jurado en un comunicado.
Díaz, investigadora superior del Conicet en el Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal, tiene 57 años y se graduó en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Ayer fue presentada como una "referencia científica en el área de la ecología".

Especializada en Botánica, la científica participó en el desarrollo de un método que permite cuantificar los beneficios de la biodiversidad de las plantas. También ha estudiado cómo la biodiversidad permite combatir el cambio climático global, al favorecer las plantas la captura de carbono atmosférico.

En esto, su trabajo se enlaza con el de la estadounidense Chory, quien según recordó el jurado ha estudiado "el desarrollo de plantas capaces de absorber hasta 20 veces más dióxido de carbono del aire que las normales".

Dicho proyecto pionero lo realiza en el Instituto Salk, en La Jolla (California), donde esta científica de 64 años dirige la Harnessing Plant Initiative.

El programa consiste en editar genéticamente esas plantas, de manera que puedan absorber más dióxido de carbono, por lo que según valoró el jurado, "se trata de un proyecto de investigación que lucha contra el calentamiento global y, por tanto, el cambio climático".

 

 

Logín