25.9°SAN LUIS - Viernes 30 de Octubre de 2020

25.9°SAN LUIS - Viernes 30 de Octubre de 2020

EN VIVO

Villa Mercedes: vecinos acusan a un bar de ruidos, suciedad y desmanes

Reclaman que pasan música hasta la madrugada y que a la salida es peor. Ya lo multaron 3 veces.

Por redacción
| 14 de julio de 2019
Los residentes del Origone juntaron firmas y presentaron una nota en la municipalidad para exigir respuestas. Foto: El Diario.

Los viernes a la madrugada, los vecinos y vecinas del barrio Rafael Origone deben lidiar con el caos. En mayo abrieron un bar en la esquina de Paraguay y Presidente Perón y desde entonces, intentar dormir es toda una odisea: música alta, gritos, ruidos de motores y jóvenes ebrios que se adueñan de las veredas son algunos de los males que padecen. Los residentes presentaron una nota en la Municipalidad para exigir una solución ante los  desmanes. 

 

"La música comienza a sonar fuerte después de las dos de la mañana y se extiende hasta las seis como mínimo. Pero eso no es lo peor, ahí no acaba todo. Cuando el bar cierra, la gente se queda y se adueña de la calle. Han transformado las veredas en baños públicos. Al otro día todos trabajamos o los chicos van a la escuela, no pueden abrir un bar un jueves", reclamó Julieta, una de las manifestantes. 

 

La mujer reside a unos cincuenta metros del lugar y contó que todos los viernes a la maña se encuentra con basura y botellas en su vereda y a lo largo de la cuadra. "Yo tengo hijos que son chicos y me preocupa. Ha sido muy desagradable tener que encontrar hasta profilácticos. Muchas veces tuve que salir a prender y apagar la luz porque se meten parejitas en mi casa. Sin mencionar que nos obstruyen el estacionamiento", añadió. 

 

"Mi marido va a trabajar a las 7 y siempre se encuentra con algo. El jueves pasado se retrasó porque tuvo que levantar la basura que dejaron, era un asco. No se puede estar. Cuando llega el jueves nos encerramos porque siempre pasa algo, o se agarran a las piñas o suben los autos a la vereda.  Una vez me rompieron un árbol. No podemos estar", exclamó una vecina que pidió preservar su identidad. 

 

De este panorama también son testigos los comerciantes que alquilan sobre Presidente Perón. En un recorrido que hizo El Diario por la zona, los dueños de los locales contaron que más de una vez debieron limpiar orina, vómitos o alzar latas, botellas de vidrio rotas, vasos de plástico e innumerables cantidades de colillas de cigarrillos. 

 

Y aunque aseguran haber dado alerta en la Policía y al Sistema Único de Reclamos de la Municipalidad, los residentes sostienen que no obtienen respuestas, por lo que decidieron juntar firmas y presentar una nota en la Comuna. Además anticiparon que llevarán otra al Concejo Deliberante.

 

"El problemas es que se realiza un jueves. Al otro día todo el mundo trabaja y hay quienes se levantan muy temprano.  Por lo general el punto máximo de los disturbios es las seis, si tenés que entrar a trabajar a las cinco o después, es imposible descansar. En mi caso tengo que dormir con tapones porque el volumen de la música es altísimo, así como también el tono del animador del bar", dijo Vanesa, otra de las vecinas. 

 

Los desmanes son una novedad en el barrio ya que señalan que antes de que abriera el bar, el ambiente era otro. "Tenemos entendido que comenzó siendo un espacio para practicar baile, después hicieron eventos como 15 años o casamientos pero nunca hubo problemas porque no había tantos ruidos molestos, además se hacían viernes o sábados pero ahora es totalmente distinto", insistió Vanesa. 

 

El responsable de la Unidad de Control e Inspección Municipal (UCIM), Jorge Rodríguez, explicó que a comienzos de este año el edificio cambió de rubro y desde mayo quedó habilitado como “bar con difusión musical”. El funcionario dijo que antes de que abrieran las puertas, UCIM hizo una consulta a los vecinos y estos dieron el visto bueno, pero los entrevistados por este matutino lo negaron y manifestaron que nunca les preguntaron. 

 

Aún así, Rodríguez indicó que pudieron corroborar que no cumplen con la ordenanza que limita a los comercios de ese tipo a vender bebidas alcohólicas hasta las 5, ya que en lo que va del año lo multaron tres veces, la última fue el jueves pasado.

 

"Fue a las 6:30 del viernes, no respetaban el horario de cierre. A su vez había mucha gente bebiendo dentro y fuera y los niveles de volumen eran bastante altos, de hecho había un DJ. El lunes será elevado a la juez de Faltas que será quien tome la medida correspondiente", reveló. Y resaltó que después de que la nota que presentaron los residentes del Origone, hicieron un operativo especial. 

 

"Esperemos que nos den una solución. Si quieren que funcione los jueves como salón para practicar baile, bueno. Hasta ciertas horas se puede y sin molestar al resto de los que vivimos cerca. Pero no queremos que ese lugar abra como bar y mucho menos los jueves", instó Alfredo, otro vecino. 

 

Comentá vos tambien...