Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Murió el ex obispo de San Luis, Juan Rodolfo Laise

Tenía 93 años y estaba radicado en la ciudad italiana de San Giovanni Rotondo. Estuvo 30 años frente a la Diócesis de San Luis. Fue citado por la Justicia por su rol durante la última dictadura militar. Nunca se presentó.

 

Falleció monseñor Juan Rodolfo Laise quien fuera obispo de San Luis desde 1971 hasta 2001. Tenía 93 años y estaba radicado en la ciudad italiana de San Giovanni Rotondo donde están sepultados los restos del padre Pío, San Pío de Pietrelcina. En su estancia al frente de la Diósesis de San Luis gobernó esos 30 años con puño de hierro. Durante el primer juicio a los represores de la dictadura militar, además de ser mencionado en reiteradas oportunidades en las audiencias por su cercanía a la cúpula militar, tanto por testigos como por acusados, en la lectura del fallo el Tribunal Oral Federal ordenó se lo investigue. Por su estado de salud, no se presentó.

Vivía desde hace 17 años en la casa de reposo San Padre Pío, a 400 kilómetros de Roma. Además de haber sido obispo emérito de San Luis fue hasta su fallecimiento el decano del Episcopado argentino, ya que el 29 de mayo pasado cumplió 48 años de ordenación episcopal, transformándose en uno de los miembros del episcopado argentino de mayor edad. Según informó la Agencia Informativa Católica Argentina, falleció tras sufrir una descompensación general. 

Se ganó la fama internacional debido a su libro en contra de la Comunión en la mano (Comunión en la mano. Documentos e historia, ver las obras), que fue traducida a varios idiomas.

En San Luis se realizará este lunes a las 19 la Misa en "sufragio de su alma" en la Catedral, que será oficiada por el obispo, Pedro Daniel Martínez. Mañana, martes a las 16:30 (de Italia), será la Misa de exequial en Italia.

Juan Rodolfo Laise nació en la ciudad de Buenos Aires el 22 de febrero de 1926; hizo la profesión solemne de los votos religiosos en la Orden Franciscana de los Frailes Menores Capuchinos el 13 de marzo de 1949; fue ordenado sacerdote en la capilla de colegio Euskal Echea de Llavallol, provincia de Buenos Aires, el 4 de setiembre de 1949 por monseñor Miguel de Andrea, obispo titular de Temnos.

El 5 de abril de 1971 el beato Papa Pablo VI lo eligió obispo titular de Giomnio y coadjutor con derecho de sucesión de la diócesis de San Luis. Fue ordenado obispo el 29 de mayo de 1971 en la capilla del colegio Euskal Echea, por monseñor Juan Carlos Aramburu, arzobispo coadjutor de Buenos Aires, y los obispos co-consagrantes monseñor Antonio José Plaza, arzobispo de La Plata y monseñor Raúl Francisco Primatesta, arzobispo de Córdoba.

El 6 de julio de 1971, se convirtió en el cuarto obispo de San Luis por sucesión del monseñor Carlos María Cafferata.

 


 

 

El 6 de junio de 2001 el papa San Juan Pablo II le aceptó la renuncia que había presentado por haber alcanzado la edad de 75 años, según lo señala la Ley Canónica. Su lema episcopal fue "Fideliter" (Fielmente).

El 4 de setiembre del año pasado cumplió 69 años de "ordenación y fidelidad sacerdotal", como lo expresa el lema de su escudo episcopal: "Fideliter".

"Diariamente dedico un tiempo a la atención del Sacramento de la Reconciliación, en uno de los cuatro turnos, en la atención a peregrinos, como el Padre Pío lo hiciera todos los días de su vida hasta su muerte", confesó Laise en una carta enviada al director de AICA, Miguel Woites, a mediados de 2018.

 

 

"Hace mucho tiempo que no viajo a la Argentina. El peso de los años (92 en ese entonces) me impide hacerlo, pero los recuerdo con sincero afecto y gratitud, porque siempre valoré la misión que tienen de difundir las noticias de la Iglesia en la Argentina. Sería muy grato poder encontrarnos en alguna visita a estos lares", confesó.

 

Acusaciones

Durante los juicios que se realizaron a los ex represores de la dictadura militar, su nombre fue mencionado en reiteradas oportunidades por los familiares de los desaparecidos, detenidos e incluso acusados. Uno de los casos que más se resonó fue el de 1976, cuando Laise le habría solicitado al máximo responsable militar de la provincia en ese momento, el coronel Miguel Ángel Fernández Gez que secuestre a un sacerdote que había dejado los hábitos para casarse. Como el militar se negó -según su propio testimonio- el obispo prohibió a los curas locales que celebraran el matrimonio de su hija.


Durante la dictadura había conseguido un poder considerable dentro de la Universidad Nacional de San Luis. También se lo señaló como el responsable de desintegrar el movimiento tercermundista en San Luis, que hasta ese momento tenía una gran labor social. 

En una de las audiencias de ese primer juicio, desarrollado a finales de 2008, uno de los testimonios fue el del abogado penalista Salvador Scarzo que recordó que en la época que cursaba cuarto año del Colegio Don Bosco, todos los alumnos salesianos junto a los curas del Don Bosco, Pavone, Melto, Olmo y el padre Fito, constituían el movimiento Tercermundista, que realizaba tareas sociales y religiosas en las zonas más humildes de la ciudad.

“El movimiento tuvo un crecimiento contundente, apoyado en la Catedral por el padre Jorge Bledel y el vicario de la diócesis Roberto Queirolo. La llegada de Laise fue una gran eclosión que hizo morir el tercermundismo. Era su peor enemigo, evidentemente existía una sectorización política interna entre los sacerdotes”, dijo Scarzo.

Con la desintegración del movimiento, la mayoría de los curas fueron trasladados a otros puntos del país, mientras que otros directamente dejaron los hábitos. “Recuerdo que los alumnos y muchísima gente realizamos un acto de protesta en las puertas del Obispado. Una locura en esa época. Nunca recibimos una respuesta del obispo”.

El abogado señaló que era evidente la relación que mantenía la curia de San Luis, regenteada por Laise, con el Ejército. Reconstruyó un suceso de cuando él estudiaba en Córdoba y fue testigo. Un amigo de apellido Jofré que vivía con él, fue secuestrado y torturado durante 13 días. “Sus padres en la desesperación acudieron a Laise para pedir por la liberación de su hijo. Inmediatamente el obispo se comunicó con Benjamín Menéndez, quien dio la orden de que lo dejaran en ese momento en libertad. Hoy Jofré le agradece su vida al obispo", expresó.

Otra persona que relató sus recuerdos con el obispo durante el proceso militar fue Aníbal Olivera, docente de la UNSL, que estuvo preso hasta el fin la dictadura. “Lo recuerdo perfectamente, fue el 22 de diciembre de 1976. Yo era un preso político de la dictadura y en la única visita que nos efectuó el obispo Laise a la Penitenciaría de San Luis, se paró junto a los torturadores y frente nuestro, aproximadamente éramos 80 presos, dijo: 'Hijos míos a ustedes hay que extirparle el alma', se dio vuelta y se fue. A mí no me sorprendió, no esperaba otra cosa de él”, relató. 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Murió el ex obispo de San Luis, Juan Rodolfo Laise

Juan Rodolfo Laise nació el 22 de febrero de 1926. Foto: Internet.

Tenía 93 años y estaba radicado en la ciudad italiana de San Giovanni Rotondo. Estuvo 30 años frente a la Diócesis de San Luis. Fue citado por la Justicia por su rol durante la última dictadura militar. Nunca se presentó.

 

Falleció monseñor Juan Rodolfo Laise quien fuera obispo de San Luis desde 1971 hasta 2001. Tenía 93 años y estaba radicado en la ciudad italiana de San Giovanni Rotondo donde están sepultados los restos del padre Pío, San Pío de Pietrelcina. En su estancia al frente de la Diósesis de San Luis gobernó esos 30 años con puño de hierro. Durante el primer juicio a los represores de la dictadura militar, además de ser mencionado en reiteradas oportunidades en las audiencias por su cercanía a la cúpula militar, tanto por testigos como por acusados, en la lectura del fallo el Tribunal Oral Federal ordenó se lo investigue. Por su estado de salud, no se presentó.

Vivía desde hace 17 años en la casa de reposo San Padre Pío, a 400 kilómetros de Roma. Además de haber sido obispo emérito de San Luis fue hasta su fallecimiento el decano del Episcopado argentino, ya que el 29 de mayo pasado cumplió 48 años de ordenación episcopal, transformándose en uno de los miembros del episcopado argentino de mayor edad. Según informó la Agencia Informativa Católica Argentina, falleció tras sufrir una descompensación general. 

Se ganó la fama internacional debido a su libro en contra de la Comunión en la mano (Comunión en la mano. Documentos e historia, ver las obras), que fue traducida a varios idiomas.

En San Luis se realizará este lunes a las 19 la Misa en "sufragio de su alma" en la Catedral, que será oficiada por el obispo, Pedro Daniel Martínez. Mañana, martes a las 16:30 (de Italia), será la Misa de exequial en Italia.

Juan Rodolfo Laise nació en la ciudad de Buenos Aires el 22 de febrero de 1926; hizo la profesión solemne de los votos religiosos en la Orden Franciscana de los Frailes Menores Capuchinos el 13 de marzo de 1949; fue ordenado sacerdote en la capilla de colegio Euskal Echea de Llavallol, provincia de Buenos Aires, el 4 de setiembre de 1949 por monseñor Miguel de Andrea, obispo titular de Temnos.

El 5 de abril de 1971 el beato Papa Pablo VI lo eligió obispo titular de Giomnio y coadjutor con derecho de sucesión de la diócesis de San Luis. Fue ordenado obispo el 29 de mayo de 1971 en la capilla del colegio Euskal Echea, por monseñor Juan Carlos Aramburu, arzobispo coadjutor de Buenos Aires, y los obispos co-consagrantes monseñor Antonio José Plaza, arzobispo de La Plata y monseñor Raúl Francisco Primatesta, arzobispo de Córdoba.

El 6 de julio de 1971, se convirtió en el cuarto obispo de San Luis por sucesión del monseñor Carlos María Cafferata.

 


 

 

El 6 de junio de 2001 el papa San Juan Pablo II le aceptó la renuncia que había presentado por haber alcanzado la edad de 75 años, según lo señala la Ley Canónica. Su lema episcopal fue "Fideliter" (Fielmente).

El 4 de setiembre del año pasado cumplió 69 años de "ordenación y fidelidad sacerdotal", como lo expresa el lema de su escudo episcopal: "Fideliter".

"Diariamente dedico un tiempo a la atención del Sacramento de la Reconciliación, en uno de los cuatro turnos, en la atención a peregrinos, como el Padre Pío lo hiciera todos los días de su vida hasta su muerte", confesó Laise en una carta enviada al director de AICA, Miguel Woites, a mediados de 2018.

 

 

"Hace mucho tiempo que no viajo a la Argentina. El peso de los años (92 en ese entonces) me impide hacerlo, pero los recuerdo con sincero afecto y gratitud, porque siempre valoré la misión que tienen de difundir las noticias de la Iglesia en la Argentina. Sería muy grato poder encontrarnos en alguna visita a estos lares", confesó.

 

Acusaciones

Durante los juicios que se realizaron a los ex represores de la dictadura militar, su nombre fue mencionado en reiteradas oportunidades por los familiares de los desaparecidos, detenidos e incluso acusados. Uno de los casos que más se resonó fue el de 1976, cuando Laise le habría solicitado al máximo responsable militar de la provincia en ese momento, el coronel Miguel Ángel Fernández Gez que secuestre a un sacerdote que había dejado los hábitos para casarse. Como el militar se negó -según su propio testimonio- el obispo prohibió a los curas locales que celebraran el matrimonio de su hija.


Durante la dictadura había conseguido un poder considerable dentro de la Universidad Nacional de San Luis. También se lo señaló como el responsable de desintegrar el movimiento tercermundista en San Luis, que hasta ese momento tenía una gran labor social. 

En una de las audiencias de ese primer juicio, desarrollado a finales de 2008, uno de los testimonios fue el del abogado penalista Salvador Scarzo que recordó que en la época que cursaba cuarto año del Colegio Don Bosco, todos los alumnos salesianos junto a los curas del Don Bosco, Pavone, Melto, Olmo y el padre Fito, constituían el movimiento Tercermundista, que realizaba tareas sociales y religiosas en las zonas más humildes de la ciudad.

“El movimiento tuvo un crecimiento contundente, apoyado en la Catedral por el padre Jorge Bledel y el vicario de la diócesis Roberto Queirolo. La llegada de Laise fue una gran eclosión que hizo morir el tercermundismo. Era su peor enemigo, evidentemente existía una sectorización política interna entre los sacerdotes”, dijo Scarzo.

Con la desintegración del movimiento, la mayoría de los curas fueron trasladados a otros puntos del país, mientras que otros directamente dejaron los hábitos. “Recuerdo que los alumnos y muchísima gente realizamos un acto de protesta en las puertas del Obispado. Una locura en esa época. Nunca recibimos una respuesta del obispo”.

El abogado señaló que era evidente la relación que mantenía la curia de San Luis, regenteada por Laise, con el Ejército. Reconstruyó un suceso de cuando él estudiaba en Córdoba y fue testigo. Un amigo de apellido Jofré que vivía con él, fue secuestrado y torturado durante 13 días. “Sus padres en la desesperación acudieron a Laise para pedir por la liberación de su hijo. Inmediatamente el obispo se comunicó con Benjamín Menéndez, quien dio la orden de que lo dejaran en ese momento en libertad. Hoy Jofré le agradece su vida al obispo", expresó.

Otra persona que relató sus recuerdos con el obispo durante el proceso militar fue Aníbal Olivera, docente de la UNSL, que estuvo preso hasta el fin la dictadura. “Lo recuerdo perfectamente, fue el 22 de diciembre de 1976. Yo era un preso político de la dictadura y en la única visita que nos efectuó el obispo Laise a la Penitenciaría de San Luis, se paró junto a los torturadores y frente nuestro, aproximadamente éramos 80 presos, dijo: 'Hijos míos a ustedes hay que extirparle el alma', se dio vuelta y se fue. A mí no me sorprendió, no esperaba otra cosa de él”, relató. 

 

Logín