eldiariodelarepublica.com
Objetivos para el futuro

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Objetivos para el futuro

Durante el Foro Político de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible 2019, realizado entre el 9 y el 18 de julio en Nueva York, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lanzó un informe de seguimiento sobre el progreso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030, en el que resta mucho para hablar de éxito.
Hay logros en varias áreas, incluida la reducción de la pobreza y la mejora de la salud a nivel global, pero el mundo necesita una respuesta “más profunda, más rápida y más ambiciosa” para lograr los ODS, reconoció la ONU.
“Nos estamos moviendo muy lentamente en nuestros esfuerzos por acabar con el sufrimiento humano y crear oportunidades para todos”, se lamentó el organismo. A su juicio, hay que asegurarse de que las medidas políticas estén destinadas a no dejar a nadie atrás, así como que los esfuerzos nacionales “estén respaldados por una cooperación internacional efectiva”.
El informe identifica el cambio climático y la desigualdad como dos de los temas más urgentes. El desastre provocado por el clima afecta de manera desproporcionada a los países de bajos ingresos y empeora la pobreza, el hambre y las enfermedades de los más pobres y vulnerables del mundo.
Aunque se han dirigido más recursos financieros para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y desarrollar estrategias para mitigar los riesgos, el mundo está alejado del camino para cumplir el objetivo de reducir el calentamiento global a 1,5 grado centígrados, por encima de los niveles preindustriales.
La mitigación de los efectos del cambio climático aún requiere “cambios sin precedentes” en todos los aspectos de la sociedad, según el informe.
El objetivo de controlar el incremento de la temperatura en 1,5 grado se estableció para reducir la posibilidad de fenómenos meteorológicos extremos, como sequías, fuertes precipitaciones y ciclones tropicales que pueden causar sufrimiento humano, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU.
Liu Zhenmin, el subsecretario general de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU se hizo eco de esta visión al definir al cambio climático como “el principal obstáculo para nuestra prosperidad compartida”, durante la presentación del informe.
“Si no reducimos las emisiones récord de gases de efecto invernadero ahora”, dijo Liu, “los efectos compuestos serán catastróficos e irreversibles… hacen que muchas partes del mundo sean inhabitables, ponen en riesgo la producción de alimentos, lo que lleva a una escasez y un hambre generalizados de alimentos, y puede desplazar hasta 140 millones de personas por 2050”.
Pero esto requeriría una transición rápida hacia la descarbonización de la economía global y las nuevas tecnologías para eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera.
El informe pintó un panorama particularmente sombrío en lo que respecta a la igualdad de género. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), casi la mitad de los trabajadores del mundo, cerca de 1.600 millones de personas, ganan un máximo de 200 dólares al mes, y de ese grupo, el 10 por ciento inferior tendría que trabajar 28 años para ganar lo mismo que el 10 por ciento superior.
La disparidad económica también afecta la igualdad de género, con un salario medio por hora de los hombres 12 por ciento más alto que el de las mujeres. Esta brecha es aún mayor para los puestos gerenciales, debido a las “rígidas normas sociales y las expectativas culturales sobre el papel de las mujeres en la sociedad”, señala el informe.
Las mujeres en todo el mundo también experimentan un nivel persistentemente alto de violencia sexual y con frecuencia encuentran que los marcos legales no protegen sus derechos.
A pesar del progreso extendido en la última década, el hambre vuelve a aumentar debido en gran medida a las condiciones climáticas adversas y los conflictos armados en África subsahariana, lo que refleja una tendencia “preocupante”. La desnutrición, otro efecto del acceso insuficiente a los alimentos, sigue siendo una condición prevalente que afecta a 49 millones de niños menores de cinco años, a pesar de una disminución notable desde 2000.
“Se necesitan esfuerzos intensificados para implementar y ampliar las intervenciones para mejorar el acceso a alimentos seguros, nutritivos y suficientes para todos”, detalla el informe.
Se necesita un mayor compromiso para soñar un futuro de equidad para la mayor cantidad de personas posibles. Aún es un desafío pendiente.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Objetivos para el futuro

Durante el Foro Político de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible 2019, realizado entre el 9 y el 18 de julio en Nueva York, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lanzó un informe de seguimiento sobre el progreso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030, en el que resta mucho para hablar de éxito.
Hay logros en varias áreas, incluida la reducción de la pobreza y la mejora de la salud a nivel global, pero el mundo necesita una respuesta “más profunda, más rápida y más ambiciosa” para lograr los ODS, reconoció la ONU.
“Nos estamos moviendo muy lentamente en nuestros esfuerzos por acabar con el sufrimiento humano y crear oportunidades para todos”, se lamentó el organismo. A su juicio, hay que asegurarse de que las medidas políticas estén destinadas a no dejar a nadie atrás, así como que los esfuerzos nacionales “estén respaldados por una cooperación internacional efectiva”.
El informe identifica el cambio climático y la desigualdad como dos de los temas más urgentes. El desastre provocado por el clima afecta de manera desproporcionada a los países de bajos ingresos y empeora la pobreza, el hambre y las enfermedades de los más pobres y vulnerables del mundo.
Aunque se han dirigido más recursos financieros para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y desarrollar estrategias para mitigar los riesgos, el mundo está alejado del camino para cumplir el objetivo de reducir el calentamiento global a 1,5 grado centígrados, por encima de los niveles preindustriales.
La mitigación de los efectos del cambio climático aún requiere “cambios sin precedentes” en todos los aspectos de la sociedad, según el informe.
El objetivo de controlar el incremento de la temperatura en 1,5 grado se estableció para reducir la posibilidad de fenómenos meteorológicos extremos, como sequías, fuertes precipitaciones y ciclones tropicales que pueden causar sufrimiento humano, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU.
Liu Zhenmin, el subsecretario general de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU se hizo eco de esta visión al definir al cambio climático como “el principal obstáculo para nuestra prosperidad compartida”, durante la presentación del informe.
“Si no reducimos las emisiones récord de gases de efecto invernadero ahora”, dijo Liu, “los efectos compuestos serán catastróficos e irreversibles… hacen que muchas partes del mundo sean inhabitables, ponen en riesgo la producción de alimentos, lo que lleva a una escasez y un hambre generalizados de alimentos, y puede desplazar hasta 140 millones de personas por 2050”.
Pero esto requeriría una transición rápida hacia la descarbonización de la economía global y las nuevas tecnologías para eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera.
El informe pintó un panorama particularmente sombrío en lo que respecta a la igualdad de género. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), casi la mitad de los trabajadores del mundo, cerca de 1.600 millones de personas, ganan un máximo de 200 dólares al mes, y de ese grupo, el 10 por ciento inferior tendría que trabajar 28 años para ganar lo mismo que el 10 por ciento superior.
La disparidad económica también afecta la igualdad de género, con un salario medio por hora de los hombres 12 por ciento más alto que el de las mujeres. Esta brecha es aún mayor para los puestos gerenciales, debido a las “rígidas normas sociales y las expectativas culturales sobre el papel de las mujeres en la sociedad”, señala el informe.
Las mujeres en todo el mundo también experimentan un nivel persistentemente alto de violencia sexual y con frecuencia encuentran que los marcos legales no protegen sus derechos.
A pesar del progreso extendido en la última década, el hambre vuelve a aumentar debido en gran medida a las condiciones climáticas adversas y los conflictos armados en África subsahariana, lo que refleja una tendencia “preocupante”. La desnutrición, otro efecto del acceso insuficiente a los alimentos, sigue siendo una condición prevalente que afecta a 49 millones de niños menores de cinco años, a pesar de una disminución notable desde 2000.
“Se necesitan esfuerzos intensificados para implementar y ampliar las intervenciones para mejorar el acceso a alimentos seguros, nutritivos y suficientes para todos”, detalla el informe.
Se necesita un mayor compromiso para soñar un futuro de equidad para la mayor cantidad de personas posibles. Aún es un desafío pendiente.
 

Logín