eldiariodelarepublica.com
Un accidente en la avenida Illia despertó críticas contra un centro médico

Escuchá acá la 90.9
X

Un accidente en la avenida Illia despertó críticas contra un centro médico

Esta mañana, una moto atropelló a una mujer de 81 años que iba a atenderse al sanatorio Ramos Mejía. A pesar de que el hecho sucedió en la puerta del edificio, ningún médico salió a asistirla.

No es la primera vez, quizás tampoco la última, que el sanatorio Ramos Mejía de la capital se ubica en el centro de las críticas por el tipo de atención que brinda a sus pacientes y, principalmente, a los afiliados de PAMI. Esta mañana la polémica volvió a reavivarse tras un accidente: una mujer de 81 años fue embestida por un motociclista en la puerta del centro médico, y a pesar del pedido de varias personas, ningún médico ni profesional salió del edificio a atenderla. El hijo de la víctima, que está fuera de peligro, dijo que evalúa hacer una denuncia por abandono de persona.

El hecho comenzó minutos después de las ocho de la mañana en el carril sur de avenida Illia. En declaraciones a FM Lafinur, Omar Benítez, que se dirigía a su trabajo en una moto Zanella ZR bordó, comentó que la anciana, Nilda Moyano, se cruzó de improviso desde el boulevard central y que no pudo esquivarla.

“No la agarré de lleno con la moto sino que le pegué con el brazo izquierdo a la altura de la cara o el cuello y la señora cayó. Inmediatamente dejé mi moto tirada porque lo único que me interesaba era ver como estaba”, le explicó al movilero Francisco Paz.

Tanto él como una testigo del accidente, la señora Mirtha Marchán, ingresaron hasta la mesa de entrada del sanatorio a pedir ayuda. “Administración nos dijo ‘ya van’, pero nunca salió nadie. Entré, pedí auxilio y no salió nadie”, remarco el motociclista.

Marchán, que también salió al aire, explicó que Benítez circulaba con el semáforo en verde y aseguró que el impacto se debió a un descuido de Moyano. Indignada, también apuntó contra el sanatorio: “Se negaron a cruzarse, y estábamos prácticamente en la vereda. Es inhumano. Esto es abandono de persona y no duden que como ciudadana voy a denunciarlo”, exclamó.

Un grupo de policías que patrullaba el centro asistió la mujer y la inmovilizó hasta que llegó una ambulancia del Sempro, con intenciones de trasladarla al Hospital San Luis. Marchán, que se dijo amiga de uno de los accionistas del sanatorio, aseguró que alguien del centro médico hizo regresar a la ambulancia para finalmente internar a la mujer en el Ramos Mejía.

Sergio Ferreyra, hijo de Moyano, dio cuenta de ello y dijo que su madre llegaba al sanatorio porque tenía turno con su médico de cabecera. “Después de que hicieron volver a la ambulancia la metieron en una habitación y le dieron un calmante. Tiene raspones en los brazos, las piernas y la cara. Dicen que tienen que hacerle una radiografía pero nadie se acercó a decirme qué tiene”, se quejó el hombre.

“Hasta que llegó la ambulancia del Sempro mi mamá estuvo 15 o 20 minutos tirada en piso frío”, siendo que el ingreso al sanatorio estaba a apenas metros, reclamó, y adelantó que prevé denunciar a la clínica por abandono de persona. “Agradezco al chico de la moto (que la atropelló) y a todas las personas que se quedaron junto a ella acompañándola”, culminó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Un accidente en la avenida Illia despertó críticas contra un centro médico

Esta mañana, una moto atropelló a una mujer de 81 años que iba a atenderse al sanatorio Ramos Mejía. A pesar de que el hecho sucedió en la puerta del edificio, ningún médico salió a asistirla.

Fotos: El Diario.

No es la primera vez, quizás tampoco la última, que el sanatorio Ramos Mejía de la capital se ubica en el centro de las críticas por el tipo de atención que brinda a sus pacientes y, principalmente, a los afiliados de PAMI. Esta mañana la polémica volvió a reavivarse tras un accidente: una mujer de 81 años fue embestida por un motociclista en la puerta del centro médico, y a pesar del pedido de varias personas, ningún médico ni profesional salió del edificio a atenderla. El hijo de la víctima, que está fuera de peligro, dijo que evalúa hacer una denuncia por abandono de persona.

El hecho comenzó minutos después de las ocho de la mañana en el carril sur de avenida Illia. En declaraciones a FM Lafinur, Omar Benítez, que se dirigía a su trabajo en una moto Zanella ZR bordó, comentó que la anciana, Nilda Moyano, se cruzó de improviso desde el boulevard central y que no pudo esquivarla.

“No la agarré de lleno con la moto sino que le pegué con el brazo izquierdo a la altura de la cara o el cuello y la señora cayó. Inmediatamente dejé mi moto tirada porque lo único que me interesaba era ver como estaba”, le explicó al movilero Francisco Paz.

Tanto él como una testigo del accidente, la señora Mirtha Marchán, ingresaron hasta la mesa de entrada del sanatorio a pedir ayuda. “Administración nos dijo ‘ya van’, pero nunca salió nadie. Entré, pedí auxilio y no salió nadie”, remarco el motociclista.

Marchán, que también salió al aire, explicó que Benítez circulaba con el semáforo en verde y aseguró que el impacto se debió a un descuido de Moyano. Indignada, también apuntó contra el sanatorio: “Se negaron a cruzarse, y estábamos prácticamente en la vereda. Es inhumano. Esto es abandono de persona y no duden que como ciudadana voy a denunciarlo”, exclamó.

Un grupo de policías que patrullaba el centro asistió la mujer y la inmovilizó hasta que llegó una ambulancia del Sempro, con intenciones de trasladarla al Hospital San Luis. Marchán, que se dijo amiga de uno de los accionistas del sanatorio, aseguró que alguien del centro médico hizo regresar a la ambulancia para finalmente internar a la mujer en el Ramos Mejía.

Sergio Ferreyra, hijo de Moyano, dio cuenta de ello y dijo que su madre llegaba al sanatorio porque tenía turno con su médico de cabecera. “Después de que hicieron volver a la ambulancia la metieron en una habitación y le dieron un calmante. Tiene raspones en los brazos, las piernas y la cara. Dicen que tienen que hacerle una radiografía pero nadie se acercó a decirme qué tiene”, se quejó el hombre.

“Hasta que llegó la ambulancia del Sempro mi mamá estuvo 15 o 20 minutos tirada en piso frío”, siendo que el ingreso al sanatorio estaba a apenas metros, reclamó, y adelantó que prevé denunciar a la clínica por abandono de persona. “Agradezco al chico de la moto (que la atropelló) y a todas las personas que se quedaron junto a ella acompañándola”, culminó.

Logín