Escuchá acá la 90.9
X

Boxeo: Amitrano ganó y cumplió el objetivo en Buenos Aires

Consiguió el título Sudamericano Alternativo Súper Ligero. Luce feliz y a la espera de otras peleas.

Ya está en casa. Este lunes, el boxeador Leonardo "Junior" Amitrano regresó a su Villa Mercedes natal y con él, el cinturón sudamericano alternativo de los súper ligeros que conquistó este sábado en el microestadio del Club Lanús, luego de imponerse en las tarjetas ante el santafesino Emiliano "La Cobrita" Domínguez.

Cansado y, a su vez, muy contento por haber alcanzado el objetivo impuesto en la previa, el flamante campeón y número 2 del ranking nacional en la categoría, dialogó con El Diario de la República y manifestó que si bien la pelea no fue vistosa "se dio como quería, conecté las mejores manos para ganar. Domínguez terminó con un ojo hinchado y la cara lastimada; se pudo traer el título que era lo que fuimos a buscar".

La merma en su rendimiento, según cuenta el sanluiseño se debió a un malestar estomacal que lo acompañó buena parte de los 12 asaltos. "Al mediodía almorzamos comida recalentada y creo que eso me cayó mal. Estuve todo el tiempo con miedo a recibir una mano baja, sabía que si me tocaba me iba a afectar. Por suerte salió una pelea no linda pero sí aceptable, donde los jueces me vieron ganador", dijo.

En un principio el combate estaba pactado frente a Ponce, verdugo del villamercedino y dueño de la corona, pero un compromiso internacional que afrontará el de José Mármol el próximo fin de semana en Alemania, truncó la revancha que todos esperaban.

Sobre un segundo capítulo contra el invicto bonaerense (24/16 ko’s), Leonardo señaló: "Supuestamente el que ganaba tenía la obligación de enfrentarlo. Pero no sé, él estaba obligado a pelear conmigo y le dieron permiso para irse afuera, una cosa absurda... Ahora me gustaría salir al exterior".

Elegante y un boxeador estilista sobre el ring, con buen alcance de brazos y un magnífico desplazamiento hacia los laterales, "Junior" ya cuenta con experiencia en el exterior. En junio de 2018 visitó Zhukovka, Rusia, para medirse en la Academia Floyd Mayweather ante el local Georgi Cheloksaev, con quien cayó en las tarjetas.

"Me han salido varias oportunidades, le escriben a mi representante y a mi papá y esperamos recibir alguna propuesta interesante para tener la chance de salir", expresó Leonardo, que recordó su paso por Rusia: "Enfrenté a un boxeador que es un noqueador (16 triunfos, 12 ko's) y en ningún momento estuve sentido. Los demás cuando salen pierden por nocaut y a mí eso no me pasó, llegué bien al último round".

"No se dio la pelea que quería pero conecté las mejores manos para ganar. Domínguez terminó con la cara lastimada", Leonardo Amitrano.

Las ganas del sanluiseño, de 25 años, por probarse afuera surgen del rodaje que se adquiere en otras latitudes, especialmente en Europa y Estados Unidos. "Tienen más experiencia en cuanto a peleas. Yo hice 68 combates como amateur y allá afuera hay boxeadores con 200, es mucha la diferencia. Ojalá salga una pelea y me pueda ir", explicó el campeón, que entre la presentación del sábado y la anterior sufrió un parate de cuatro meses.

El flamante soberano del título sudamericano alternativo está de vuelta en casa, feliz y motivado a la espera de un nuevo desafío que lo haga ponerse los guantes. Quiere volver a mostrar su talento y aceitar un estilo que lo depositó otra vez en los primeros planos.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Boxeo: Amitrano ganó y cumplió el objetivo en Buenos Aires

Consiguió el título Sudamericano Alternativo Súper Ligero. Luce feliz y a la espera de otras peleas.

Con el cinturón. Venció a Domínguez en las tarjetas. Quiere volver a presentarse en un escenario internacional. Fotos: Héctor Portela.

Ya está en casa. Este lunes, el boxeador Leonardo "Junior" Amitrano regresó a su Villa Mercedes natal y con él, el cinturón sudamericano alternativo de los súper ligeros que conquistó este sábado en el microestadio del Club Lanús, luego de imponerse en las tarjetas ante el santafesino Emiliano "La Cobrita" Domínguez.

Cansado y, a su vez, muy contento por haber alcanzado el objetivo impuesto en la previa, el flamante campeón y número 2 del ranking nacional en la categoría, dialogó con El Diario de la República y manifestó que si bien la pelea no fue vistosa "se dio como quería, conecté las mejores manos para ganar. Domínguez terminó con un ojo hinchado y la cara lastimada; se pudo traer el título que era lo que fuimos a buscar".

La merma en su rendimiento, según cuenta el sanluiseño se debió a un malestar estomacal que lo acompañó buena parte de los 12 asaltos. "Al mediodía almorzamos comida recalentada y creo que eso me cayó mal. Estuve todo el tiempo con miedo a recibir una mano baja, sabía que si me tocaba me iba a afectar. Por suerte salió una pelea no linda pero sí aceptable, donde los jueces me vieron ganador", dijo.

En un principio el combate estaba pactado frente a Ponce, verdugo del villamercedino y dueño de la corona, pero un compromiso internacional que afrontará el de José Mármol el próximo fin de semana en Alemania, truncó la revancha que todos esperaban.

Sobre un segundo capítulo contra el invicto bonaerense (24/16 ko’s), Leonardo señaló: "Supuestamente el que ganaba tenía la obligación de enfrentarlo. Pero no sé, él estaba obligado a pelear conmigo y le dieron permiso para irse afuera, una cosa absurda... Ahora me gustaría salir al exterior".

Elegante y un boxeador estilista sobre el ring, con buen alcance de brazos y un magnífico desplazamiento hacia los laterales, "Junior" ya cuenta con experiencia en el exterior. En junio de 2018 visitó Zhukovka, Rusia, para medirse en la Academia Floyd Mayweather ante el local Georgi Cheloksaev, con quien cayó en las tarjetas.

"Me han salido varias oportunidades, le escriben a mi representante y a mi papá y esperamos recibir alguna propuesta interesante para tener la chance de salir", expresó Leonardo, que recordó su paso por Rusia: "Enfrenté a un boxeador que es un noqueador (16 triunfos, 12 ko's) y en ningún momento estuve sentido. Los demás cuando salen pierden por nocaut y a mí eso no me pasó, llegué bien al último round".

"No se dio la pelea que quería pero conecté las mejores manos para ganar. Domínguez terminó con la cara lastimada", Leonardo Amitrano.

Las ganas del sanluiseño, de 25 años, por probarse afuera surgen del rodaje que se adquiere en otras latitudes, especialmente en Europa y Estados Unidos. "Tienen más experiencia en cuanto a peleas. Yo hice 68 combates como amateur y allá afuera hay boxeadores con 200, es mucha la diferencia. Ojalá salga una pelea y me pueda ir", explicó el campeón, que entre la presentación del sábado y la anterior sufrió un parate de cuatro meses.

El flamante soberano del título sudamericano alternativo está de vuelta en casa, feliz y motivado a la espera de un nuevo desafío que lo haga ponerse los guantes. Quiere volver a mostrar su talento y aceitar un estilo que lo depositó otra vez en los primeros planos.

Logín