Escuchá acá la 90.9
X

Con toda la realidad sobre la mesa. Como debe ser.

La Constitución de la Provincia de San Luis en el capítulo referido al Poder Ejecutivo, artículo 168, Atribuciones y deberes del Poder Ejecutivo, inciso 6, establece: "Presentar a la Legislatura antes del treinta y uno de agosto el presupuesto de gastos y cálculo de recursos de la Provincia y el pertinente plan de obras públicas". 

Y pese a todas las dificultades que plantea la situación económica, financiera, política y social, así se hizo. Con seriedad. En tiempo y forma. Con todos los requisitos legales cubiertos. 

El presupuesto de gastos y cálculo de recursos es una herramienta fundamental en la estructura operativa e institucional de la provincia. El Poder Ejecutivo plasma con toda claridad y transparencia qué es lo que piensa hacer en el período considerado.

El año 2020, en este caso. Son los números de su política, de su objetivo, de su mirada a la hora de gobernar. Es el instrumento donde se establecen prioridades. Y, descontada la omnipotencia, priorizar es un acto central de la inteligencia y de la política. Es una expresión nítida e incontrastable del criterio de los gobernantes a la hora de decidir y de llevar adelante su gestión. En concreto, el Gobierno de San Luis manifiesta qué ingresos espera tener y a qué los piensa destinar. En ese sentido y a modo de estricta síntesis, la contención social es el primer valor a rescatar, y la Educación, la Salud y la Seguridad se ven fortalecidas a partir de una muy correcta lectura de necesidades y urgencias. El sostén de la obra pública, con todos los efectos positivos que ello implica, es otro pilar en la estructura presupuestaria.

El Presupuesto 2020 ha crecido un 59% respecto a 2019. El registro del Fondo Anticrisis y la previsión de cobro de juicios con sentencia firme de la Corte que San Luis tiene a su favor han contribuido a este incremento. El total es de $62.142.555.564. Se cumple con creces el precepto que en el artículo 78 de la Constitución Provincial referido a Financiación de la Educación exige que, por lo menos, el 23% de los recursos fiscales sean destinados a Educación. En esta oportunidad se llega a un 30%, lo que representa un 76% de aumento respecto de 2019. En materia de Salud, se alcanza un 22% de los recursos disponibles y se crece un 60% respecto del presupuesto anterior. Y se destina a seguridad un 8%. Y lo relevante es que ese valor implica destinar un 70% más de recursos que en el Presupuesto 2019. En general, y en cada caso en particular, se respeta la norma que establece que por lo menos el 50% de los ingresos será destinado a gastos de capital, quedando el resto para los gastos corrientes que requiera la administración de gobierno.

Un presupuesto se expresa también por ausencias. No hay capítulo de Deudas. La Provincia de San Luis no tiene deuda alguna. No está en su criterio de administración contraer deuda alguna. El respeto a esta consigna es la base de una formidable sanidad financiera. No hay que destinar partidas a solventar gastos financieros o gravosos intereses. No hay deudas ni en pesos, ni en moneda extranjera. Con las actuales tasas de interés los montos afectados en otras jurisdicciones al pago de intereses son siderales. Mucho peor aún es el caso de las provincias que tienen deudas en dólares, y que deben hacer frente al brutal aumento en la cotización de la moneda extranjera. Esta situación afecta y compromete las finanzas de cada administración. Les impide destinar partidas a necesidades insatisfechas de atención urgente e imprescindible. Ni hablar del Presupuesto Nacional que deberá resignar muchos recursos al pago de intereses de la brutal deuda externa contraída por la Alianza gobernante desde el inicio de su magra gestión. 

Por otra parte, el Presupuesto admite cierta dinámica acorde con la realidad que se debe contemplar. Ni ocultar, ni despreciar. Por eso el gobierno provincial realiza una amplia convocatoria al Consejo Económico y Social de la Provincia, a efectos de que cada sector aporte inquietudes y alternativas para superar un momento tan complejo y preocupante. Sin censuras, sin temores, cada protagonista expondrá su mirada y su necesidad. 
Con Presupuesto transparente y con toda la realidad sobre la mesa. Como debe ser.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Con toda la realidad sobre la mesa. Como debe ser.

La Constitución de la Provincia de San Luis en el capítulo referido al Poder Ejecutivo, artículo 168, Atribuciones y deberes del Poder Ejecutivo, inciso 6, establece: "Presentar a la Legislatura antes del treinta y uno de agosto el presupuesto de gastos y cálculo de recursos de la Provincia y el pertinente plan de obras públicas". 

Y pese a todas las dificultades que plantea la situación económica, financiera, política y social, así se hizo. Con seriedad. En tiempo y forma. Con todos los requisitos legales cubiertos. 

El presupuesto de gastos y cálculo de recursos es una herramienta fundamental en la estructura operativa e institucional de la provincia. El Poder Ejecutivo plasma con toda claridad y transparencia qué es lo que piensa hacer en el período considerado.

El año 2020, en este caso. Son los números de su política, de su objetivo, de su mirada a la hora de gobernar. Es el instrumento donde se establecen prioridades. Y, descontada la omnipotencia, priorizar es un acto central de la inteligencia y de la política. Es una expresión nítida e incontrastable del criterio de los gobernantes a la hora de decidir y de llevar adelante su gestión. En concreto, el Gobierno de San Luis manifiesta qué ingresos espera tener y a qué los piensa destinar. En ese sentido y a modo de estricta síntesis, la contención social es el primer valor a rescatar, y la Educación, la Salud y la Seguridad se ven fortalecidas a partir de una muy correcta lectura de necesidades y urgencias. El sostén de la obra pública, con todos los efectos positivos que ello implica, es otro pilar en la estructura presupuestaria.

El Presupuesto 2020 ha crecido un 59% respecto a 2019. El registro del Fondo Anticrisis y la previsión de cobro de juicios con sentencia firme de la Corte que San Luis tiene a su favor han contribuido a este incremento. El total es de $62.142.555.564. Se cumple con creces el precepto que en el artículo 78 de la Constitución Provincial referido a Financiación de la Educación exige que, por lo menos, el 23% de los recursos fiscales sean destinados a Educación. En esta oportunidad se llega a un 30%, lo que representa un 76% de aumento respecto de 2019. En materia de Salud, se alcanza un 22% de los recursos disponibles y se crece un 60% respecto del presupuesto anterior. Y se destina a seguridad un 8%. Y lo relevante es que ese valor implica destinar un 70% más de recursos que en el Presupuesto 2019. En general, y en cada caso en particular, se respeta la norma que establece que por lo menos el 50% de los ingresos será destinado a gastos de capital, quedando el resto para los gastos corrientes que requiera la administración de gobierno.

Un presupuesto se expresa también por ausencias. No hay capítulo de Deudas. La Provincia de San Luis no tiene deuda alguna. No está en su criterio de administración contraer deuda alguna. El respeto a esta consigna es la base de una formidable sanidad financiera. No hay que destinar partidas a solventar gastos financieros o gravosos intereses. No hay deudas ni en pesos, ni en moneda extranjera. Con las actuales tasas de interés los montos afectados en otras jurisdicciones al pago de intereses son siderales. Mucho peor aún es el caso de las provincias que tienen deudas en dólares, y que deben hacer frente al brutal aumento en la cotización de la moneda extranjera. Esta situación afecta y compromete las finanzas de cada administración. Les impide destinar partidas a necesidades insatisfechas de atención urgente e imprescindible. Ni hablar del Presupuesto Nacional que deberá resignar muchos recursos al pago de intereses de la brutal deuda externa contraída por la Alianza gobernante desde el inicio de su magra gestión. 

Por otra parte, el Presupuesto admite cierta dinámica acorde con la realidad que se debe contemplar. Ni ocultar, ni despreciar. Por eso el gobierno provincial realiza una amplia convocatoria al Consejo Económico y Social de la Provincia, a efectos de que cada sector aporte inquietudes y alternativas para superar un momento tan complejo y preocupante. Sin censuras, sin temores, cada protagonista expondrá su mirada y su necesidad. 
Con Presupuesto transparente y con toda la realidad sobre la mesa. Como debe ser.

Logín