Escuchá acá la 96.3
X

Paz social, un sueño lejano para muchos

La paz en todas sus formas, es la herramienta indispensable de la que disponen los pueblos para soñar un futuro mejor. Algunas veces, aunque una nación no esté en conflicto bélico con otra, no posee paz dentro de sus fronteras, porque la sociedad está sufriendo opresiones, falta de derechos, y falta de libertades. Para muchos países en el continente de África, incluso la paz social es un sueño lejano.

El representante de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en África Occidental y el Sahel informó al Consejo de Seguridad sobre la situación en la región, detallando un aumento “sin precedentes” del número de atentados terroristas.

“La región registra un devastador incremento de ataques terroristas contra objetivos civiles y militares”, precisó Mohamed Ibn Chambas, máximo representante de la Oficina de África occidental y el Sahel, en la primera reunión formal del Consejo de Seguridad de este año.

“Las consecuencias humanitarias son alarmantes”, subrayó.

Chambas ofreció información detallada sobre las víctimas de ataques terroristas en Burkina Faso, Malí y Níger, las que se multiplicaron por cinco desde 2016, con más de 4.000 personas muertas en 2019, muy por encima de las 770 registradas tres años antes.

“Lo más significativo es que el foco de los atentados terroristas se desplazó hacia el este, de Malí a Burkina Faso, lo que aumenta el riesgo para los estados costeros de África Occidental”, precisó.

También remarcó que el número de personas muertas en Burkina Faso se disparó de unas 80, en 2016, a más de 1.800, en 2019.

También se multiplicó por 10 el número de personas desplazadas, llegando a unas 500.000, además de 25.000 que buscaron refugio en el extranjero.

Chambas también explicó que “los ataques terroristas suelen ser intentos deliberados de los extremistas” de embarcarse en actividades ilegales como la captura de armas o la minería artesanal ilícita.

El terrorismo, el crimen organizado y la violencia intercomunitaria suelen estar relacionados, en especial en áreas periféricas donde la presencia del Estado es frágil.

“En esos lugares, los extremistas ofrecen seguridad y protección a las poblaciones locales, así como servicios sociales a cambio de su lealtad”, explicó en la reunión del Consejo de Seguridad, y coincidió con el secretario general de la ONU, António Guterres, en que por eso “las respuestas contra el terrorismo deben apuntar a ganarse la confianza y el apoyo de las poblaciones locales”.

“Los enfrentamientos entre agricultores y pastores siguen siendo de los conflictos más violentos en la región”, informó Chambas.

También aseguró que los gobiernos, los actores locales y las organizaciones regionales, así como la comunidad internacional se movilizan en la región para responder a esos desafíos.

El 21 de diciembre, la cumbre de jefes de Estado de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental adoptó un plan de acción de 2020 a 2024 para erradicar el terrorismo en la región.

Al sostener que es “ahora” el momento de actuar, Chambas concentró la atención sobre la importancia de apoyar a los gobiernos de la región a priorizar “un enfoque transversal en todos los niveles y los sectores”.

Y al mencionar los enfrentamientos entre agricultores y pastores, el representante especial también subrayó que 70 por ciento de la población de África Occidental depende de la agricultura y de la cría de ganado para vivir, por lo que es de suma importancia lograr una coexistencia pacífica.

Señaló asimismo que el cambio climático es otro de los factores que exacerba los conflictos entre agricultores y pastores.“El impacto del cambio climático en la seguridad también derivó en una relación negativa entre el cambio climático, la cohesión social, la migración irregular y la criminalidad en algunas zonas”.

En los próximos meses, Togo, Burkina Faso, Costa de Marfil, Ghana, Guinea y Níger tendrán elecciones y en tal sentido, la ONU dijo que “los reclamos no resueltos, los procesos de reconciliación nacional incompletos y los sentimientos de manipulación de las instituciones y de los procesos podrían derivar en tensiones y manifestaciones de violencia política”. Para muchos países de África, la paz es un sueño lejano.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Paz social, un sueño lejano para muchos

La paz en todas sus formas, es la herramienta indispensable de la que disponen los pueblos para soñar un futuro mejor. Algunas veces, aunque una nación no esté en conflicto bélico con otra, no posee paz dentro de sus fronteras, porque la sociedad está sufriendo opresiones, falta de derechos, y falta de libertades. Para muchos países en el continente de África, incluso la paz social es un sueño lejano.

El representante de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en África Occidental y el Sahel informó al Consejo de Seguridad sobre la situación en la región, detallando un aumento “sin precedentes” del número de atentados terroristas.

“La región registra un devastador incremento de ataques terroristas contra objetivos civiles y militares”, precisó Mohamed Ibn Chambas, máximo representante de la Oficina de África occidental y el Sahel, en la primera reunión formal del Consejo de Seguridad de este año.

“Las consecuencias humanitarias son alarmantes”, subrayó.

Chambas ofreció información detallada sobre las víctimas de ataques terroristas en Burkina Faso, Malí y Níger, las que se multiplicaron por cinco desde 2016, con más de 4.000 personas muertas en 2019, muy por encima de las 770 registradas tres años antes.

“Lo más significativo es que el foco de los atentados terroristas se desplazó hacia el este, de Malí a Burkina Faso, lo que aumenta el riesgo para los estados costeros de África Occidental”, precisó.

También remarcó que el número de personas muertas en Burkina Faso se disparó de unas 80, en 2016, a más de 1.800, en 2019.

También se multiplicó por 10 el número de personas desplazadas, llegando a unas 500.000, además de 25.000 que buscaron refugio en el extranjero.

Chambas también explicó que “los ataques terroristas suelen ser intentos deliberados de los extremistas” de embarcarse en actividades ilegales como la captura de armas o la minería artesanal ilícita.

El terrorismo, el crimen organizado y la violencia intercomunitaria suelen estar relacionados, en especial en áreas periféricas donde la presencia del Estado es frágil.

“En esos lugares, los extremistas ofrecen seguridad y protección a las poblaciones locales, así como servicios sociales a cambio de su lealtad”, explicó en la reunión del Consejo de Seguridad, y coincidió con el secretario general de la ONU, António Guterres, en que por eso “las respuestas contra el terrorismo deben apuntar a ganarse la confianza y el apoyo de las poblaciones locales”.

“Los enfrentamientos entre agricultores y pastores siguen siendo de los conflictos más violentos en la región”, informó Chambas.

También aseguró que los gobiernos, los actores locales y las organizaciones regionales, así como la comunidad internacional se movilizan en la región para responder a esos desafíos.

El 21 de diciembre, la cumbre de jefes de Estado de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental adoptó un plan de acción de 2020 a 2024 para erradicar el terrorismo en la región.

Al sostener que es “ahora” el momento de actuar, Chambas concentró la atención sobre la importancia de apoyar a los gobiernos de la región a priorizar “un enfoque transversal en todos los niveles y los sectores”.

Y al mencionar los enfrentamientos entre agricultores y pastores, el representante especial también subrayó que 70 por ciento de la población de África Occidental depende de la agricultura y de la cría de ganado para vivir, por lo que es de suma importancia lograr una coexistencia pacífica.

Señaló asimismo que el cambio climático es otro de los factores que exacerba los conflictos entre agricultores y pastores.“El impacto del cambio climático en la seguridad también derivó en una relación negativa entre el cambio climático, la cohesión social, la migración irregular y la criminalidad en algunas zonas”.

En los próximos meses, Togo, Burkina Faso, Costa de Marfil, Ghana, Guinea y Níger tendrán elecciones y en tal sentido, la ONU dijo que “los reclamos no resueltos, los procesos de reconciliación nacional incompletos y los sentimientos de manipulación de las instituciones y de los procesos podrían derivar en tensiones y manifestaciones de violencia política”. Para muchos países de África, la paz es un sueño lejano.

Logín