Escuchá acá la 96.3
X

La Policía secuestró más de 200 motos con escape libre en toda la provincia

En San Luis, la multa ronda los 2.500 pesos. Además, controlan los papeles y el estado general del rodado. 

 

En las calles puntanas todavía se puede escuchar durante la noche algunas motos con escape libre, pero ya en menor medida desde que la Policía de la Provincia comenzó, hace una semana, con el operativo para secuestrar estos rodados que perturban el descanso de los vecinos. El primer balance que realizó la Fuerza arrojó como resultado que se retuvieron más de 200 motos que circulaban con su escape adulterado.       

El subjefe de la Policía comisario general Claudio Latini indicó que los controles se realizan en todas las localidades de la provincia, pero principalmente en San Luis y Villa Mercedes, porque son las dos ciudades con mayor población y vehículos de dos ruedas. Pero, además, se realizaron operativos en Juana Koslay, La Punta, Merlo y Concarán.

“Aproximadamente son unas 217 motos que han sido retenidas por escapes libres y adulterados”, informó Latini y agregó: “En Villa Mercedes la Intendencia cuenta con una normativa específica que autoriza el decomiso y la destrucción de los caños de escapes adulterados (715/16) una vez que son secuestrados. En tanto en San Luis nos regimos con la ordenanza 2555/94 de ruidos molestos”, explicó.  

En la legislación de Villa Mercedes, se establece en el primer artículo que “el Tribunal Municipal de Faltas dispondrá la inmediata destrucción de todos los caños de escapes alojados en el depósito municipal, con más de 30 días desde la fecha del acta de secuestro o decomiso”. En San Luis, dijo Latini, “aplicamos la normativa para la retención de los motovehículos y se da aviso al Juzgado de Faltas Municipal”.

El juez de Faltas capitalino Alejandro Ferrari indicó que para ser retirada la moto de alguna de las dependencias municipales o policiales, el dueño debe pagar la multa que tiene un valor de 2.500 pesos si es por primera vez, en el caso de ser reincidente el monto se eleva un 50% más, a unos  3.750 pesos. “Sin contar que estas cifras pueden seguir subiendo si el conductor comete otras infracciones como es transitar sin la documentación de la moto, sin casco o no tener en condiciones el rodado”, dijo el magistrado.

Tanto Latini como Ferrari señalaron que, además de pagar la sanción, el propietario debe volver a colocar el escape original del vehículo para llevárselo, ya que el libre o adulterado queda a disposición del Juzgado. 

El comisario general comentó que si el procedimiento de secuestro se realiza en las rutas y caminos de San Luis, el rodado “se pone a disposición del ente de juzgamiento provincial, que es el encargado de librar el oficio de acuerdo a la contravención que se cometa”. Además, dijo que en los controles que llevan adelante intervienen las áreas de Tránsito, el Grupo de Acción Motorizada (GAM), la División de Recursos Inmediata Motorizada (DRIM) y la Policía Caminera. 

 

Otros controles

El subjefe de la Fuerza informó que los efectivos también deben constatar el estado general del rodado, para ver si cumple con los requisitos necesarios para circular con seguridad por la vía pública. 

“Se solicita la documentación correcta del vehículo como es el seguro contra terceros, el carnet de conducir y la tarjeta de identificación de la moto —indicó Latini—, pero además se debe constatar que el rodado tenga los espejos; las luces reglamentarias que son: altas, bajas (color ámbar o blanca), de posición (roja), de giro (ámbar) y freno (rojo); que cuente con los pedalines tanto para el conductor como para el acompañante, en el caso de que la moto sea para dos; y por supuesto que lleve el casco reglamentario autorizado bajo las normas IRAM”, finalizó.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La Policía secuestró más de 200 motos con escape libre en toda la provincia

En San Luis, la multa ronda los 2.500 pesos. Además, controlan los papeles y el estado general del rodado. 

Controles. Los efectivos deben revisar completamente las motos, además de detectar si tienen escape libre o adulterado y pedir la documentación. Foto: ANSL.

 

En las calles puntanas todavía se puede escuchar durante la noche algunas motos con escape libre, pero ya en menor medida desde que la Policía de la Provincia comenzó, hace una semana, con el operativo para secuestrar estos rodados que perturban el descanso de los vecinos. El primer balance que realizó la Fuerza arrojó como resultado que se retuvieron más de 200 motos que circulaban con su escape adulterado.       

El subjefe de la Policía comisario general Claudio Latini indicó que los controles se realizan en todas las localidades de la provincia, pero principalmente en San Luis y Villa Mercedes, porque son las dos ciudades con mayor población y vehículos de dos ruedas. Pero, además, se realizaron operativos en Juana Koslay, La Punta, Merlo y Concarán.

“Aproximadamente son unas 217 motos que han sido retenidas por escapes libres y adulterados”, informó Latini y agregó: “En Villa Mercedes la Intendencia cuenta con una normativa específica que autoriza el decomiso y la destrucción de los caños de escapes adulterados (715/16) una vez que son secuestrados. En tanto en San Luis nos regimos con la ordenanza 2555/94 de ruidos molestos”, explicó.  

En la legislación de Villa Mercedes, se establece en el primer artículo que “el Tribunal Municipal de Faltas dispondrá la inmediata destrucción de todos los caños de escapes alojados en el depósito municipal, con más de 30 días desde la fecha del acta de secuestro o decomiso”. En San Luis, dijo Latini, “aplicamos la normativa para la retención de los motovehículos y se da aviso al Juzgado de Faltas Municipal”.

El juez de Faltas capitalino Alejandro Ferrari indicó que para ser retirada la moto de alguna de las dependencias municipales o policiales, el dueño debe pagar la multa que tiene un valor de 2.500 pesos si es por primera vez, en el caso de ser reincidente el monto se eleva un 50% más, a unos  3.750 pesos. “Sin contar que estas cifras pueden seguir subiendo si el conductor comete otras infracciones como es transitar sin la documentación de la moto, sin casco o no tener en condiciones el rodado”, dijo el magistrado.

Tanto Latini como Ferrari señalaron que, además de pagar la sanción, el propietario debe volver a colocar el escape original del vehículo para llevárselo, ya que el libre o adulterado queda a disposición del Juzgado. 

El comisario general comentó que si el procedimiento de secuestro se realiza en las rutas y caminos de San Luis, el rodado “se pone a disposición del ente de juzgamiento provincial, que es el encargado de librar el oficio de acuerdo a la contravención que se cometa”. Además, dijo que en los controles que llevan adelante intervienen las áreas de Tránsito, el Grupo de Acción Motorizada (GAM), la División de Recursos Inmediata Motorizada (DRIM) y la Policía Caminera. 

 

Otros controles

El subjefe de la Fuerza informó que los efectivos también deben constatar el estado general del rodado, para ver si cumple con los requisitos necesarios para circular con seguridad por la vía pública. 

“Se solicita la documentación correcta del vehículo como es el seguro contra terceros, el carnet de conducir y la tarjeta de identificación de la moto —indicó Latini—, pero además se debe constatar que el rodado tenga los espejos; las luces reglamentarias que son: altas, bajas (color ámbar o blanca), de posición (roja), de giro (ámbar) y freno (rojo); que cuente con los pedalines tanto para el conductor como para el acompañante, en el caso de que la moto sea para dos; y por supuesto que lleve el casco reglamentario autorizado bajo las normas IRAM”, finalizó.
 

Logín