21.8°SAN LUIS - Sabado 31 de Octubre de 2020

21.8°SAN LUIS - Sabado 31 de Octubre de 2020

EN VIVO

El año en el que todo retrocedió

Por redacción
| 01 de octubre de 2020

La pandemia de coronavirus ya se cobró la vida de más de un millón de personas en todo el mundo y desestabilizó la economía mundial, al mismo tiempo que trastocó objetivos de la ONU vitales, como la erradicación de la pobreza extrema y el hambre para 2030, y puso en cuarentena los avances en la protección de la biodiversidad.
Las tasas de pobreza extrema disminuyeron en los últimos años, pero la Organización de las Naciones Unidas aseguró que ahora “se proyecta que entre 70 y 100 millones de personas podrían verse empujadas a la pobreza extrema como resultado de la pandemia”.
Y para fines de este año, advirtió, otros 265 millones de personas podrían enfrentar una aguda escasez de alimentos. En tanto, el organismo alertó que los niveles de los océanos están aumentando más rápido de lo esperado, “poniendo en riesgo algunas de nuestras ciudades más grandes y económicamente más importantes”.
“Más de dos tercios de las megaciudades del mundo están ubicadas junto al mar. Y mientras los niveles de los océanos están subiendo, también están siendo envenenados”, advirtió la ONU.
Y mientras, parte del planeta arde y un millón de especies del ecosistema mundial se encuentran en peligro de extinción a corto plazo.
Lo que es peor, la comunidad internacional no ha estado a la altura de sus compromisos ni de todos sus objetivos en materia de biodiversidad.
Con este contexto, se realiza en forma virtual la primera Cumbre de Biodiversidad de la ONU, en el marco de la 75 sesión de la Asamblea General, y surge el hecho de que ninguna de las 20 metas de biodiversidad acordadas por los Estados miembros en la ciudad  japonesa de Aichi hace una década, “se haya logrado plenamente”.
“Las palabras y las buenas intenciones claramente son insuficientes. No limpiarán los océanos, salvarán a los elefantes o evitarán la deforestación. Solo nuestras acciones pueden lograrlo”, sostuvo en concordancia con el lema de esta cumbre: “Acción urgente sobre la biodiversidad para el desarrollo sostenible”.
El quinto informe de la Perspectiva Global de la Diversidad Biológica, publicado por las Naciones Unidas el 15 de este mes, revela que la biodiversidad está disminuyendo a un ritmo récord y solo seis de los 20 objetivos establecidos en las Metas de Aichi para la Diversidad Biológica en 2010 se han “logrado parcialmente”.
El estudio muestra algunas áreas de progreso, pero encontró que “el mundo natural está sufriendo mucho y empeorando”. Por ello, si el planeta continúa en su trayectoria actual, la biodiversidad y los servicios que brinda continuarán disminuyendo, poniendo en peligro el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).
Una de las razones de este déficit es que nosotros, colectivamente, incluidos los gobiernos, pero también el sector privado, no hemos abordado seriamente las causas directas de la pérdida de diversidad biológica.
Eso incluye, dijo la ONU, “el cambio de uso de la tierra (deforestación, expansión urbana, entre otros), la sobreexplotación de recursos (terrestres y marinos) y el cambio climático, así como las causas subyacentes, que se relacionan con nuestra economía, instituciones, gobernanza, y que están profundamente ancladas en nuestros valores y comportamientos”.
La salud de nuestro medio ambiente natural influye muy directamente en casi todos los aspectos del desarrollo, desde la seguridad alimentaria y del agua hasta los medios de vida, la salud e incluso la paz y la seguridad. El 2020 será recordado como el año en el que todo retrocedió.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...