SAN LUIS - Martes 28 de Junio de 2022

SAN LUIS - Martes 28 de Junio de 2022

EN VIVO

El golazo de Julián Álvarez que emocionó a todo Calchín

El delantero de River Plate le regaló una camioneta a su primer director técnico. Un gran gesto del goleador.

Por Daniel Valdés
| 04 de octubre de 2020
DT feliz. Rafael muestra orgulloso los obsequios que le hizo el delantero del "Millonario" Julián Álvarez. Foto: gentileza.

Julián Álvarez no mete goles solamente en River. Hace unos días hizo otro golazo, pero en la vida. El delantero del “Millonario” le regaló una camioneta a su primer entrenador: Rafael Varas, que lo dirigió desde los 4 a los 13 años, primero en la escuelita de fútbol “Futuras Estrellitas” y después en las inferiores del Club Atlético Calchín, el equipo del pueblo donde nació la joyita que tiene Marcelo Gallardo.

 

Varas atendió a El Diario de la República para contar ese momento único que le tocó vivir. Del otro lado del teléfono se escuchó una pausa. Parece que el hombre necesitó respirar profundo y tomarse un segundo más para frenar un poco la emoción, y así poder explicar de forma más clara lo que sintió cuando vio la camioneta en la puerta de su casa.

 

“Tuvo un gran gesto hacia mí y mi familia. Yo, además de ser empleado público, tengo una escuelita de fútbol y por las tardes soy preventista, vendo alimentos en el pueblo. Tengo un auto para repartir, que me quedó chico. Julián le habló a su papá, ellos coordinaron, y hace unos días el papá llegó a mi casa tocando bocina, sonriente, abriendo los brazos. 'Esto te lo regala Julián', me dijo. Me emocioné, fueron todas lágrimas, no me salían las palabras. Nos abrazamos. Esos abrazos que ya nos habíamos dado cuando Julián lograba algo en el fútbol. Y esa noche, cerca de las 22, Julián me mandó un mensaje agradeciéndome por una nota y preguntándome si me había gustado el regalo. Volví a llorar y le agradecí el gesto. Es un pibe de un gran corazón”, aseguró el entrenador, que en agradecimiento ploteó la camioneta en las puertas traseras con la palabra gracias y el dibujo de una araña, que es el apodo del delantero.

 

Calchín (Córdoba) es un pueblo chico donde se conocen todos Dicen que el 80% es hincha de River, y aquellos que no gritan los goles de River, gritan los de Julián. El Club Atlético Calchín tiene la camiseta blanca con una franja roja. Eso explica todo.

 

“Julián empezó a los 4 años en la escuela de fútbol 'Futuras Estrellitas', pero cuando tenía 2 años acompañaba a sus hermanos a las prácticas y ya trabajaba al lado de los más grandes. De los 4 a los 8 lo dirigí en la escuelita, y de los 8 a los 13 en el club. Y ese goleador que ven todos ahora era en las infantiles. Fue artillero en todas sus categorías. Goleador de la liga y del año. Un crack como delantero”, aseguró Varas.

 

Siempre fue delantero. De chico tenía el arco entre ceja y ceja. Su DT asevera que en algunos partidos lo puso por la derecha, como juega ahora, pero que siempre fue un punta con mucha capacidad de gol. “Las condiciones siempre las tuvo. En la época que jugaba en la escuelita hacía la diferencia: mientras los otros chiquitos iban a saludar a los papás, él estaba pendiente de la pelota, del juego. De chico le vimos pasta y pensamos que tenía todo para llegar”.

 

Varas recuerda el día del debut de su “pollo”. Fue en Córdoba ante Talleres. Todo el pueblo unió los 110 kilómetros que separan a Calchín de “La Docta” para verlo a Julián. Varas, quien por motivos laborales no pudo ir, se encerró en su habitación para ver el partido. “Cuando Gallardo lo puso en el segundo tiempo parecía que el corazón me latía más fuerte. Y en la primera pelota que tocó hizo un golazo. No te imaginás las ganas que tenía de abrazarlo. Lloré. Grité. Fue una emoción muy grande. Lo conozco de chiquito. Siento que ese gol más que de River fue de Calchín”, dijo. Pero el fútbol, al igual que la vida siempre da revancha, y el DT lo pudo ver jugar en "El Monumental" frente a Gimnasia. Esa tarde Julián asistió a Borré y el elenco de Gallardo ganó 2-0. “Pude verlo jugar y pisar el césped de la cancha de River. Fue una jornada completa. Ver a Julián y festejar el triunfo del equipo que soy hincha”.

 

Varas es un apasionado del fútbol, pero para eso necesitó y necesita del apoyo de su familia. Su esposa Carina, sus hijos Macarena (profesora de historia) y Jonás son sus pilares. “Me perdí varias fiestas, cumpleaños por esto de andar detrás del fútbol, pero ellos nunca me reclamaron nada; por el contrario, siempre me apoyaron”, afirmó.

 

Calchín, ese pueblo tranquilo, ahora es más conocido. Rafael Varas, el empleado público por las mañanas, preventista y DT por las tardes, tuvo que dar muchas notas en este último tiempo. Y todo esto es por Julián Álvarez, el pibe que ilusiona a los hinchas de River y enorgullece a una localidad. "La Araña” no para de hacer goles en la cancha y en la vida.

 

Comentá vos tambien...