Escuchá acá la 96.3
X

El sueño de la paz

Una solución política al conflicto entre Palestina e Israel, sigue siendo crucial para mantener la paz en Medio Oriente, y esa solución va ligada a la coexistencia pacífica de dos Estados, una posibilidad que la Organización de las Naciones Unidas, analiza con más frecuencia.

“Las Naciones Unidas siguen comprometidas a apoyar a los palestinos e israelíes para resolver el conflicto tomando como base las resoluciones relevantes de la ONU, el derecho internacional y los acuerdos bilaterales, y concretando la visión de dos Estados, Israel y Palestina, viviendo en vecindad, paz y seguridad dentro de las fronteras reconocidas en 1967”, enfatizó el secretario general António Guterres.

Cualquier medida unilateral y los planes de anexión devastarían los prospectos de una solución de dos Estados, cerrarían la puerta a las negociaciones, tendrían repercusiones negativas en toda la región y socavarían gravemente las oportunidades de normalización y paz regional, entienden los especialistas.

“Lo que se necesita es liderazgo político y reflexión seria sobre lo que se debe hacer para que las partes vuelvan a la mesa de negociaciones. Es el momento de escuchar propuestas para avanzar el proceso y encontrar el camino de regreso a una mediación consensuada que garantice el reinicio de negociaciones sustantivas”, alentó la ONU, para quien la negociación es la única vía para alcanzar la paz.

La sesión abierta del Consejo de Seguridad de la ONU, versó sobre la cuestión palestina y abordó el plan de paz propuesto por Estados Unidos el mes pasado. Durante su intervención, el presidente Mahmoud Abbas afirmó encontrarse en la ONU en nombre de 13 millones de palestinos para pedir una paz justa y rechazar la propuesta de Estados Unidos por ser unilateral, violar las leyes internacionales y las iniciativas de paz, legitimar la anexión de tierras palestinas y negar el derecho de los palestinos.

“Las estipulaciones de ese plan no deben considerarse para ninguna negociación”, apuntó el mandatario del Estado de Palestina.

Añadió que las provisiones de la propuesta estadounidense dejan una Palestina fragmentada y sin control, fortalecen el régimen de apartheid, recompensan la ocupación, eluden la rendición de cuentas por los crímenes contra palestinos, olvidan a los refugiados y niegan la jurisdicción palestina sobre Jerusalén Oriental, además de que no traerán paz ni estabilidad a la región.

Abbas aseveró que la paz aún es posible, llamó a aplicar las 87 resoluciones de la ONU sobre el tema y pidió al Cuarteto de Paz para Medio Oriente y al Consejo de Seguridad establecer un mecanismo de mediación de negociaciones y convocar una conferencia internacional en pro de la paz.

Sostuvo que los palestinos han cumplido con sus compromisos internacionales y que el resultado de ello ha sido el reconocimiento del Estado de Palestina por 140 países, así como su pertenencia a decenas de organismos internacionales.

En este contexto, Abbas agradeció a los 300 funcionarios israelíes y a los 107 congresistas y 12 senadores estadounidenses que han firmado documentos rechazando el plan del presidente Donald Trump, así como a los ciento de miles de personas en el mundo que han salido a las calles para refutarlo, incluso en Israel.

Al responder a la intervención del presidente palestino, el embajador de Israel ante la ONU, Danny Danon, argumentó que el enfoque para lograr la paz entre israelíes y palestinos no ha funcionado en 70 años y encomió el plan de Trump, calificándolo de “realista e innovador”.

Consideró que todos los intentos hechos hasta ahora “se han basado en los mismos principios y dogmas” y que el presidente de Estados Unidos ha entendido que se debe intentar algo nuevo.

“Es momento de buscar un enfoque pragmático”, dijo y añadió que el plan es una sugerencia para que las partes negocien.

Por otra parte, acusó al presidente Abbas de no ser serio en su búsqueda de la paz, de no estar dispuesto a encontrar una solución realista y de negarse a negociar con Israel. Para terminar su turno al micrófono, aseguró que la paz no avanzará mientras Mahmoud Abbas siga siendo el presidente palestino.

El sueño de la paz en Medio Oriente aún es lejano, y las generaciones se suceden, con iguales discursos belicistas, con acusaciones, con trampas y con muertes. Pero el camino aún es muy largo.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

El sueño de la paz

Una solución política al conflicto entre Palestina e Israel, sigue siendo crucial para mantener la paz en Medio Oriente, y esa solución va ligada a la coexistencia pacífica de dos Estados, una posibilidad que la Organización de las Naciones Unidas, analiza con más frecuencia.

“Las Naciones Unidas siguen comprometidas a apoyar a los palestinos e israelíes para resolver el conflicto tomando como base las resoluciones relevantes de la ONU, el derecho internacional y los acuerdos bilaterales, y concretando la visión de dos Estados, Israel y Palestina, viviendo en vecindad, paz y seguridad dentro de las fronteras reconocidas en 1967”, enfatizó el secretario general António Guterres.

Cualquier medida unilateral y los planes de anexión devastarían los prospectos de una solución de dos Estados, cerrarían la puerta a las negociaciones, tendrían repercusiones negativas en toda la región y socavarían gravemente las oportunidades de normalización y paz regional, entienden los especialistas.

“Lo que se necesita es liderazgo político y reflexión seria sobre lo que se debe hacer para que las partes vuelvan a la mesa de negociaciones. Es el momento de escuchar propuestas para avanzar el proceso y encontrar el camino de regreso a una mediación consensuada que garantice el reinicio de negociaciones sustantivas”, alentó la ONU, para quien la negociación es la única vía para alcanzar la paz.

La sesión abierta del Consejo de Seguridad de la ONU, versó sobre la cuestión palestina y abordó el plan de paz propuesto por Estados Unidos el mes pasado. Durante su intervención, el presidente Mahmoud Abbas afirmó encontrarse en la ONU en nombre de 13 millones de palestinos para pedir una paz justa y rechazar la propuesta de Estados Unidos por ser unilateral, violar las leyes internacionales y las iniciativas de paz, legitimar la anexión de tierras palestinas y negar el derecho de los palestinos.

“Las estipulaciones de ese plan no deben considerarse para ninguna negociación”, apuntó el mandatario del Estado de Palestina.

Añadió que las provisiones de la propuesta estadounidense dejan una Palestina fragmentada y sin control, fortalecen el régimen de apartheid, recompensan la ocupación, eluden la rendición de cuentas por los crímenes contra palestinos, olvidan a los refugiados y niegan la jurisdicción palestina sobre Jerusalén Oriental, además de que no traerán paz ni estabilidad a la región.

Abbas aseveró que la paz aún es posible, llamó a aplicar las 87 resoluciones de la ONU sobre el tema y pidió al Cuarteto de Paz para Medio Oriente y al Consejo de Seguridad establecer un mecanismo de mediación de negociaciones y convocar una conferencia internacional en pro de la paz.

Sostuvo que los palestinos han cumplido con sus compromisos internacionales y que el resultado de ello ha sido el reconocimiento del Estado de Palestina por 140 países, así como su pertenencia a decenas de organismos internacionales.

En este contexto, Abbas agradeció a los 300 funcionarios israelíes y a los 107 congresistas y 12 senadores estadounidenses que han firmado documentos rechazando el plan del presidente Donald Trump, así como a los ciento de miles de personas en el mundo que han salido a las calles para refutarlo, incluso en Israel.

Al responder a la intervención del presidente palestino, el embajador de Israel ante la ONU, Danny Danon, argumentó que el enfoque para lograr la paz entre israelíes y palestinos no ha funcionado en 70 años y encomió el plan de Trump, calificándolo de “realista e innovador”.

Consideró que todos los intentos hechos hasta ahora “se han basado en los mismos principios y dogmas” y que el presidente de Estados Unidos ha entendido que se debe intentar algo nuevo.

“Es momento de buscar un enfoque pragmático”, dijo y añadió que el plan es una sugerencia para que las partes negocien.

Por otra parte, acusó al presidente Abbas de no ser serio en su búsqueda de la paz, de no estar dispuesto a encontrar una solución realista y de negarse a negociar con Israel. Para terminar su turno al micrófono, aseguró que la paz no avanzará mientras Mahmoud Abbas siga siendo el presidente palestino.

El sueño de la paz en Medio Oriente aún es lejano, y las generaciones se suceden, con iguales discursos belicistas, con acusaciones, con trampas y con muertes. Pero el camino aún es muy largo.

Logín