Escuchá acá la 96.3
X

Se despidió el ciclo "Noches culturales"

El encuentro veraniego cerró con una velada mayormente femenina y de homenajes perfectos a la luz de la luna en el Centro Cultural Puente Blanco.

El viento se levantó de golpe y las luces comenzaron a moverse al ritmo de la cumbia que "La Negra Libre" presentó en el escenario la noche del miércoles en el Centro Cultural Puente Blanco en la despedida del ciclo "Noches culturales", organizado por el Programa Cultura. El grupo de chicas que pertenece al plan "Sueños del Arte" fue uno de los cuatro que participó de la última edición del encuentro, que conquistó los miércoles de enero y febrero.

Aunque las integrantes dijeron que su música era "para todos", las mujeres fueron las protagonistas de las canciones que presentaron en un paseo por diferentes estilos como la cumbia, el rock o el rap.

Mientras que en la plaza Pringles cientos de mujeres participaban del "Pañuelazo Federal" en apoyo al proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, "La Negra Libre" no quiso ser ajena a la causa y entre canciones dieron el visto bueno al día de lucha. Hubo un sector del público que no acompañó el reclamo y se manifestó con silbidos.

Luego de la marea femenina llegaron los chicos de "La Rocka", también miembros de "Sueños del Arte". Mientras el carrito de comidas acaparaba toda la atención, el blues y el rock acompañaron a los comensales que decidieron degustar los choripanes, hamburguesas y lomos que se vendieron sin parar durante todo el encuentro. Al mismo ritmo pasó la cerveza artesanal que regó de frescura el recital.

Muy pocos minutos pasaron entre banda y banda. Las agrupaciones apuraron sus pasos para que el público no deje de disfrutar ni un momento del ambiente musical.

"Nosotras tan-bien" se acomodó rápidamente en el escenario para seguir con la grilla de presentaciones. Y como ya tienen acostumbrados a sus seguidores hicieron algunas canciones de "Todo lo que hoy me mantenga viva", su primer disco.

A su tradicional show le sumaron la presencia de Andrea Suárez, una acróbata de tela que se suspendió en el aire al ritmo de la canción que lleva el nombre del álbum. Tanto para la acróbata como para las músicas fue un reencuentro, ya que Suárez estuvo en la primera presentación de la banda, hace cuatro años.

Para darle un broche de oro a la  noche cultural, como una perfecta reencarnación, Danila Muriño deslumbró a todos con "Cherry", el tributo a Amy Winehouse que realiza hace dos años.

Su estética, su voz, la forma de moverse y los músicos que la acompañaron, recrearon la mística de la fallecida cantautora y rememoraron uno de los tantos recitales que realizó en su corta vida profesional.

Al verla de lejos, Danila era Amy. Pero también de cerca, con su intenso delineado, un vestido rojo que dejaba ver sus piernas esbeltas y los tatuajes, similares a los de su homenajeada. Los músicos no se quedaron atrás. Vestidos de traje, acompañaron con sutileza a la cantante que los observaba con total complicidad entre canción y canción.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Se despidió el ciclo "Noches culturales"

El encuentro veraniego cerró con una velada mayormente femenina y de homenajes perfectos a la luz de la luna en el Centro Cultural Puente Blanco.

Hermanadas. La acróbata Andrea Suárez acompañó el recital de "Nosotras tan-bien", una de las cuatro bandas que se presentaron durante la noche rockera del miércoles. Foto: Nicolás Varvara. 

El viento se levantó de golpe y las luces comenzaron a moverse al ritmo de la cumbia que "La Negra Libre" presentó en el escenario la noche del miércoles en el Centro Cultural Puente Blanco en la despedida del ciclo "Noches culturales", organizado por el Programa Cultura. El grupo de chicas que pertenece al plan "Sueños del Arte" fue uno de los cuatro que participó de la última edición del encuentro, que conquistó los miércoles de enero y febrero.

Aunque las integrantes dijeron que su música era "para todos", las mujeres fueron las protagonistas de las canciones que presentaron en un paseo por diferentes estilos como la cumbia, el rock o el rap.

Mientras que en la plaza Pringles cientos de mujeres participaban del "Pañuelazo Federal" en apoyo al proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, "La Negra Libre" no quiso ser ajena a la causa y entre canciones dieron el visto bueno al día de lucha. Hubo un sector del público que no acompañó el reclamo y se manifestó con silbidos.

Luego de la marea femenina llegaron los chicos de "La Rocka", también miembros de "Sueños del Arte". Mientras el carrito de comidas acaparaba toda la atención, el blues y el rock acompañaron a los comensales que decidieron degustar los choripanes, hamburguesas y lomos que se vendieron sin parar durante todo el encuentro. Al mismo ritmo pasó la cerveza artesanal que regó de frescura el recital.

Muy pocos minutos pasaron entre banda y banda. Las agrupaciones apuraron sus pasos para que el público no deje de disfrutar ni un momento del ambiente musical.

"Nosotras tan-bien" se acomodó rápidamente en el escenario para seguir con la grilla de presentaciones. Y como ya tienen acostumbrados a sus seguidores hicieron algunas canciones de "Todo lo que hoy me mantenga viva", su primer disco.

A su tradicional show le sumaron la presencia de Andrea Suárez, una acróbata de tela que se suspendió en el aire al ritmo de la canción que lleva el nombre del álbum. Tanto para la acróbata como para las músicas fue un reencuentro, ya que Suárez estuvo en la primera presentación de la banda, hace cuatro años.

Para darle un broche de oro a la  noche cultural, como una perfecta reencarnación, Danila Muriño deslumbró a todos con "Cherry", el tributo a Amy Winehouse que realiza hace dos años.

Su estética, su voz, la forma de moverse y los músicos que la acompañaron, recrearon la mística de la fallecida cantautora y rememoraron uno de los tantos recitales que realizó en su corta vida profesional.

Al verla de lejos, Danila era Amy. Pero también de cerca, con su intenso delineado, un vestido rojo que dejaba ver sus piernas esbeltas y los tatuajes, similares a los de su homenajeada. Los músicos no se quedaron atrás. Vestidos de traje, acompañaron con sutileza a la cantante que los observaba con total complicidad entre canción y canción.

Logín