Escuchá acá la 96.3
X

Kick boxing: sanluiseños brillaron en Mar del Plata

Viajaron más de 30 alumnos. Castagno, Giménez, Guichón y Grabobi tocaron el cielo con las manos.

Acostumbrados a dejar el sello adonde van, los alumnos de "La Academia" Kickboxing de Villa Mercedes y la filial San Luis no hicieron una excepción en Mar del Plata, sede de una nueva gala de la franquicia Rysk-combat, que puso en el ring varios títulos en juego. Camilo Castagno, Kevin Giménez, Bruno Guichón y Fernando Grabobi regresaron felices, con logros importantes.

La delegación puntana se presentó en el polideportivo de Talleres Fútbol Club de "La Feliz" con más de 30 competidores de diferentes edades y categorías, arrojando un altísimo nivel dentro de la cartelera que incluyó enfrentamientos amateurs, semiprofesionales y profesionales.

Castagno, de la filial San Luis, se consagró campeón argentino WFMC (World Fightsport & Martial Art Council) semipro hasta 78,100 kilogramos en la modalidad low kick, al vencer con autoridad al bonaerense Agustín Bravo.

"La verdad que estoy muy contento por haber conseguido mi primer cinturón. El rival fue duro, pero trabajé a mi tiempo y mi distancia. Creo que gané bien la pelea, desde que comenzó hasta que terminó", comentó Camilo, feliz por haber logrado el objetivo.

"El evento fue increíble. Hubo combates muy parejos, de mucho 'tome y traiga' desde el inicio. Ahora me anotaron para el próximo Ryskcombat y, en marzo, si me consiguen rival, me presento en Quines", agregó el campeón.

En la filial se destacó también Kevin "El Picante" Giménez, que se quedó con el cinturón Rysk-combat del evento en 66,800 kg en k1, especialidad que permite agarres y el uso de las rodillas.

 

 

Emocionado. El puntano Kevin Giménez conquistó el cinturón Ryskcombat en k1 (66,800 kg).

 

El representante de San Luis se impuso al platense Nicolás Sotelo, rival complicado y de mayor técnica, producto de ser un practicante habituado al Muay Tai.

En tanto, Bruno Guichón —de Villa Mercedes—, quien realizó la segunda pelea como profesional, conquistó en low kick la Copa Ryskcombat en hasta 60 kg.

Bruno, de buena labor en el cuadrilátero, venció al bonaerense Gonzalo Paladina.

Por su parte, el villamercedino Fernando Grabobi regresó de la ciudad balnearia con la Copa      Ryskcombat, tras vencer en 75,100 kg en low kick al local Pablo Miranda.

La cartelera contó con más de 110 competidores y fue organizada por la WFMC Argentina, siendo parte del armado y la fiscalización "La Academia" Kickboxing.

 

 

Guerreros. Arrojaron un gran nivel y dejaron bien parada a la academia villamercedina.

 

 

Sonia Albariño, su directora, manifestó: "Estamos a la altura de cualquier escuela del país. Hace 10 años que venimos trabajando. Los alumnos pelearon contra oponentes muy duros y esa es la idea, nivelar siempre para arriba".

Fiel a su estilo, "La Academia" dejó una magnífica impresión en Mar del Plata. Los alumnos mostraron las habilidades y regresaron a casa con una linda experiencia.

Algunos de ellos, con logros importantes entre sus manos.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Kick boxing: sanluiseños brillaron en Mar del Plata

Viajaron más de 30 alumnos. Castagno, Giménez, Guichón y Grabobi tocaron el cielo con las manos.

Pura potencia. Camilo Castagno consiguió el título argentino WFMC semipro ante el bonaerense Agustín Bravo. Fue en low kick, en hasta 78,100 kg. Foto: La Academia de Kick Boxing.

Acostumbrados a dejar el sello adonde van, los alumnos de "La Academia" Kickboxing de Villa Mercedes y la filial San Luis no hicieron una excepción en Mar del Plata, sede de una nueva gala de la franquicia Rysk-combat, que puso en el ring varios títulos en juego. Camilo Castagno, Kevin Giménez, Bruno Guichón y Fernando Grabobi regresaron felices, con logros importantes.

La delegación puntana se presentó en el polideportivo de Talleres Fútbol Club de "La Feliz" con más de 30 competidores de diferentes edades y categorías, arrojando un altísimo nivel dentro de la cartelera que incluyó enfrentamientos amateurs, semiprofesionales y profesionales.

Castagno, de la filial San Luis, se consagró campeón argentino WFMC (World Fightsport & Martial Art Council) semipro hasta 78,100 kilogramos en la modalidad low kick, al vencer con autoridad al bonaerense Agustín Bravo.

"La verdad que estoy muy contento por haber conseguido mi primer cinturón. El rival fue duro, pero trabajé a mi tiempo y mi distancia. Creo que gané bien la pelea, desde que comenzó hasta que terminó", comentó Camilo, feliz por haber logrado el objetivo.

"El evento fue increíble. Hubo combates muy parejos, de mucho 'tome y traiga' desde el inicio. Ahora me anotaron para el próximo Ryskcombat y, en marzo, si me consiguen rival, me presento en Quines", agregó el campeón.

En la filial se destacó también Kevin "El Picante" Giménez, que se quedó con el cinturón Rysk-combat del evento en 66,800 kg en k1, especialidad que permite agarres y el uso de las rodillas.

 

 

Emocionado. El puntano Kevin Giménez conquistó el cinturón Ryskcombat en k1 (66,800 kg).

 

El representante de San Luis se impuso al platense Nicolás Sotelo, rival complicado y de mayor técnica, producto de ser un practicante habituado al Muay Tai.

En tanto, Bruno Guichón —de Villa Mercedes—, quien realizó la segunda pelea como profesional, conquistó en low kick la Copa Ryskcombat en hasta 60 kg.

Bruno, de buena labor en el cuadrilátero, venció al bonaerense Gonzalo Paladina.

Por su parte, el villamercedino Fernando Grabobi regresó de la ciudad balnearia con la Copa      Ryskcombat, tras vencer en 75,100 kg en low kick al local Pablo Miranda.

La cartelera contó con más de 110 competidores y fue organizada por la WFMC Argentina, siendo parte del armado y la fiscalización "La Academia" Kickboxing.

 

 

Guerreros. Arrojaron un gran nivel y dejaron bien parada a la academia villamercedina.

 

 

Sonia Albariño, su directora, manifestó: "Estamos a la altura de cualquier escuela del país. Hace 10 años que venimos trabajando. Los alumnos pelearon contra oponentes muy duros y esa es la idea, nivelar siempre para arriba".

Fiel a su estilo, "La Academia" dejó una magnífica impresión en Mar del Plata. Los alumnos mostraron las habilidades y regresaron a casa con una linda experiencia.

Algunos de ellos, con logros importantes entre sus manos.

Logín