11.8°SAN LUIS - Domingo 27 de Septiembre de 2020

11.8°SAN LUIS - Domingo 27 de Septiembre de 2020

EN VIVO

Una anciana vive sola en un micro, averiguan si su familia la abandonó

Los vecinos, al ver que pedía comida por el barrio, alertaron a la Policía. Su hija se fue de viaje y aún no volvió.

Por redacción
| 03 de marzo de 2020
Condiciones precarias. La hija le cobró la jubilación y se fue con la plata, contó la anciana. La Policía actúa de oficio. Foto: Gentileza Policía de San Luis.

La solidaridad de los vecinos fue clave para poner luz sobre una situación desesperante. En el barrio Colocasi, en San Francisco del Monte de Oro, la Policía detectó hace cuatro días el abandono en el que vive una mujer de 78 años cuya vivienda es un viejo micro transformado en una precaria casa rodante. Por lo que le explicó a los agentes, su hija le cobró la jubilación y se fue con el dinero a otra provincia, dejándola  a merced de su suerte.

 

D.E.R. es la anciana que vive de forma permanente en el colectivo que funciona como vivienda y que está estacionado en un lote ubicado en una de las esquinas del barrio. La familia, compuesta por la abuela, su hija y la pareja de esta, llegaron hace unos tres años a San Francisco, provenientes de Mendoza.

 

Pero, según el reporte de la Policía, hace un par de semanas la hija de la anciana se fue de viaje a la vecina provincia junto a su marido y todavía no regresa.

 

Al no tener plata para afrontar sus gastos en estos días en soledad, D.E.R decidió salir al barrio y pedirle comida a sus vecinos.  Alertados de esto, los efectivos decidieron actuar de oficio y remitieron las actuaciones a la Comisaría de Atención a la Niñez, Adolescencia y Familia (Canaf) de Quines. La causa está caratulada "Averiguación incumplimiento de los deberes de asistencia familiar".

 

Cuando la Policía llegó al ómnibus donde reside la anciana corroboraron que no tenía comida y se comunicaron con personal del Hospital de San Francisco y de la Intendencia de la localidad.

 

En la encuesta socioambiental que le hicieron estuvieron las asistentes sociales Sandra Videla y Celina La Vía, además del agente sanitario Jorge Moyano.

 

Pudieron constatar que la abuela, además de problemas para caminar, sufre hipertensión y está bajo tratamiento psicológico. A la mujer se le dificulta mucho poder subir y bajar del micro y el precario baño de esa improvisada casilla no está apto para que pueda asearse cómodamente.

 

En estas semanas, unos cuatro vecinos del barrio la ayudaron con los alimentos para que pueda desayunar, almorzar y cenar.

 

Los agentes consiguieron un número telefónico para contactar a la hija de la anciana.  "Pudimos ubicarla por teléfono, pero nos respondió que no tiene plata para volver a San Luis y dice que no sabe cuándo podrá viajar. Enviamos todas las actuaciones a la Canaf de Quines. Mientras, efectivos, personal del hospital y del Municipio están ayudando a la abuela", agregó Ríos.

 

Comentá vos tambien...