17.3°SAN LUIS - Miércoles 02 de Diciembre de 2020

17.3°SAN LUIS - Miércoles 02 de Diciembre de 2020

EN VIVO

Detuvieron a un joven que le dio un balazo en la cara a un primo

La víctima está internada en terapia intensiva. La bala entró por la boca y quedó alojada en un maxilar.

Por redacción
| 18 de mayo de 2020
Güemes 215. En esa dirección, el sábado cerca de las 23:40, ocurrió la pelea en la que balearon a Diego Chávez. Foto: Héctor Portela.

Diego Alberto y Franco Ariel Chávez son primos. Pero, al margen del apellido y del vínculo familiar, los dos no compartían nada. Según las declaraciones que los policías de la Comisaría 8ª recolectaron, a Diego no le gustan ni las amistades ni el estilo de vida que lleva Franco, uno que roza la delincuencia. Por eso la noche del sábado, cuando se cruzaron en una reunión familiar en el barrio San Antonio, todo terminó mal. Primero forcejearon. Los tíos y los primos consiguieron separarlos. Cuando todos pensaron que la pelea había terminado, Franco regresó. Pero en esa segunda vuelta no gastó energía en irse a las manos con su primo, ni siquiera pronunció palabras. Tomó su arma de fuego y le disparó en la cara a Diego.

 

Desde entonces, el hombre de 30 años está internado en la terapia intensiva del Policlínico Regional de Villa Mercedes. De acuerdo a lo que le explicaron los médicos a la Policía, lo mantienen ahí para seguir de cerca su evolución, pero no porque su estado clínico sea grave. "La bala le ingresó por la boca y quedó alojada en el maxilar derecho", comentó el subcomisario Ricardo Fernández, subjefe de la Comisaría 8ª. Según cómo evolucione, los médicos evaluarán si le extraerán o no el proyectil.

 

En tanto hoy, en el transcurso de la mañana, el juez de instrucción Penal 2, Leandro Estrada, indagará a Franco. El joven de 18 años está detenido, imputado por "Homicidio en grado de tentativa".

 

El sábado, alrededor de las 23:40, un vecino del barrio San Antonio llamó al 911. Quería avisar que en Güemes 215, entre España y Potosí, sucedía una pelea familiar.

 

A los pocos minutos, un par de efectivos en una patrulla partieron hacia esa dirección. Antes de que pudieran llegar, escucharon un disparo de arma de fuego, relató Fernández.

 

"Cuando el personal arribó a la casa constató que efectivamente había una persona herida con un arma de fuego en la parte de la boca", narró. El disparo le había desprendido un diente a Diego.

 

En la vivienda había alrededor de seis personas. Ellos le contaron a los efectivos que habían estado comiendo y tomando, cuando en un momento llegó Franco.

 

El detenido vive allí, en un terreno que comparte con un tío y un hermano. Pero cuando vio a Diego la paz se terminó. "Uno empezó a decirle que se fuera y comenzaron a pelear entre cuatro", dijo el subcomisario.

 

En un momento la pelea pareció terminarse, cuando Franco salió del domicilio. Pero no fue así.

 

A los pocos segundos, el joven volvió. Parecía que solo había entrado para llevarse una campera, pero no. Tomó su revólver, calibre 22 corto, y le disparó a su primo.

 

Después huyó, pero no llegó muy lejos. "Los vecinos nos indicaron que andaba cerca. Entonces hicimos un rastrillaje y lo encontramos a unos 70 metros de su domicilio", refirió el subcomisario. Se escondía en el patio trasero de una casa de calle España, a la que había entrado a través de un pasillo, que se desprendía de Güemes.

 

Cuando lo requisaron tenía el revólver con el que había baleado a su pariente. "El arma tenía una vaina servida y un cartucho", precisó el jefe policial.

 

Comentá vos tambien...