Un camión se incendió en la Autopista Serranías Puntanas

Contuvieron las llamas personal del Ente Control de Rutas, bomberos de El Fortín y personal de Defensa Civil de Villa Mercedes.

 

El incendio se provocó mientras circulaba por Fraga, desde Buenos Aires con destino a San Luis. Los primeros en contener las llamas fueron empleados del Ente Control de Rutas, que casualmente transitaban por el lugar, pidieron agua y comenzaron el proceso de apagado del fuego, un trabajo que finalizaron los bomberos mercedinos.

“Pasé un susto bárbaro”, confesó el chofer, quien al advertir las llamas, desenganchó el remolque del camión, con artefactos para heladeras. El viajante se quemó las manos pero sin mucho daño, dijo. Después, el chasis quedó allí, con las cubiertas consumidas, incluso los pastizales al costado del camino sufrieron el paso del fuego.

La ruta estuvo cortada mientras apagaban las últimas llamas. Al no poder circular, los curiosos automovilistas observaron a distancia prudencial, sacando fotos o directamente hablando por teléfono, como improvisados corresponsales para sus amigos.

 

 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Un camión se incendió en la Autopista Serranías Puntanas

Contuvieron las llamas personal del Ente Control de Rutas, bomberos de El Fortín y personal de Defensa Civil de Villa Mercedes.

Las llamas quemaron rápidamente la carga del remolque. El chofer lo desenganchó y está fuera de peligro (Crédito: Gustavo Gil)

 

El incendio se provocó mientras circulaba por Fraga, desde Buenos Aires con destino a San Luis. Los primeros en contener las llamas fueron empleados del Ente Control de Rutas, que casualmente transitaban por el lugar, pidieron agua y comenzaron el proceso de apagado del fuego, un trabajo que finalizaron los bomberos mercedinos.

“Pasé un susto bárbaro”, confesó el chofer, quien al advertir las llamas, desenganchó el remolque del camión, con artefactos para heladeras. El viajante se quemó las manos pero sin mucho daño, dijo. Después, el chasis quedó allí, con las cubiertas consumidas, incluso los pastizales al costado del camino sufrieron el paso del fuego.

La ruta estuvo cortada mientras apagaban las últimas llamas. Al no poder circular, los curiosos automovilistas observaron a distancia prudencial, sacando fotos o directamente hablando por teléfono, como improvisados corresponsales para sus amigos.

 

 

 

Logín