13°SAN LUIS - Domingo 20 de Septiembre de 2020

13°SAN LUIS - Domingo 20 de Septiembre de 2020

EN VIVO

Pavisich, el puntano que persigue su sueño futbolístico en Italia

Con casi un año en Italia, el delantero atravesó la pandemia, sufrió y se ilusiona con seguir haciendo carrera.

Por Alejandro Samos
| 01 de junio de 2020
Con el míster. Santiago junto a Pippo Gullà, entrenador del Polisportiva Gioiosa, al finalizar uno de los partidos. Foto: Gentileza.

Cuando llena un formulario, Santiago Pavisich escribe en ocupación la palabra futbolista, pero en el fondo él sabe que es luchador, un perseguidor de sueños, y también que es un gringo con la fortaleza mental y el don de buena gente que le aportaron sus padres.

 

El delantero que se formó en Juventud y que pasó por varios clubes del interior del país emigró hace 11 meses, cuando todavía nadie había escuchado hablar de la palabra coronavirus, a Italia con la intención de ganarse el pan con el grito de sus goles y hoy, cuando el país europeo está en curva descendente de fallecimientos y contagios, se ilusiona con la chance de volver a las canchas y continuar su propósito.

 

 

 “Hasta hace un mes solo pensaba en volver. Hoy te aseguro que me quedo y voy a pelear por jugar acá hasta que pueda".

 

 

Hasta ahora, el puntano pasó por tres clubes del ascenso italiano, que tiene un total de 9 categorías que van de más a menos en cuanto a la profesionalización de sus planteles. Y a la par, se la rebuscó haciendo trabajos de todo tipo para "parar la olla": fue barman, barista y electricista, entre otros oficios.

 

"Para mí las experiencias son siempre buenas porque te enseñan. En la primera parte estuve en el norte, en Bérgamo y Cremona, donde luego fue el epicentro del desastre de coronavirus (NdR: la región tiene al momento 88.968 infectados y 16.122 muertos). Después pude venirme al sur (región de Sicilia, 3.443 infectados y 274 muertos), donde todo está mucho más tranquilo. Tuve mucha fortuna, por eso siempre siento que Dios me guía", relató Santiago. Y agregó: "Tengo algunas amistades que me dejó el fútbol en Bérgamo y Cremona con los que hablo y me cuentan que la pasaron mal. Incluso hubo algunos que tuvieron el virus y por eso me siento agradecido".

 

 

Reparado. Pavisich, en su etapa de electricista. Dice que aprendió rápido.

 

El confinamiento obligatorio fue un período duro para Santiago. Estuvo en una primera etapa solo y sin la posibilidad de trabajar y generar ingresos, algo que realmente sufrió: "Fue muy complicado. Pasé la parte fuerte de la cuarentena solo. Entrenaba todo el tiempo para evitar pensar en mis viejos, en mi novia, en las nenas, en mis hermanos, y no voy a negar que tenía muchas ganas de volver. Me anoté en una página para tratar de regresar, pero en ese momento no se dio y siempre pienso que las cosas pasan por algo", sostuvo el delantero.

 

"La segunda parte de la cuarentena fue un poco mejor. Empecé a compartir casa con otros dos chicos argentinos, con los que jugamos juntos en el Polisportiva Gioiosa, y nos sostuvimos entre los tres. Nunca me faltó para comer, porque el club estaba encima mío y también porque tengo a papá Pedro y a mamá Miriam, que son increíbles. Hacen un gran esfuerzo y me ayudan con lo que pueden. Sí tuve que estirar los recursos y hacerlos durar un poco más de lo previsto, pero no puedo decir que pasé necesidades", relató Pavisich.

 

El presente, con la situación epidemiológica mejorada, hace que el puntano tenga el ánimo bien arriba para encarar una especie de revancha: "Hasta hace un mes, si me hablabas te aseguraba que me quería volver. Hoy solo pienso en encontrar trabajo para mantenerme y esperar para poder jugar. Siento que una buena me va a quedar. Además, antes de la cuarentena pude ficharme en el club: conseguí que me manden los papeles desde AFA y ahora es todo más sencillo. Me gusta Italia, me acostumbré al idioma y tengo el ejemplo de mi viejo, que se fue de Buenos Aires a San Luis sin nada y se armó, con mucho esfuerzo y ganas, la vida que quería", cerró Santiago.

 

 

Otro oficio. Fue barman en el norte del país para costearse sus gastos.

 

Comentá vos tambien...