5.3°SAN LUIS - Domingo 20 de Septiembre de 2020

5.3°SAN LUIS - Domingo 20 de Septiembre de 2020

EN VIVO

El ministro de Educación destacó la labor de docentes y padres

Andrés Dermechkoff expresó que la primera mitad del año en pandemia fue "sumamente positiva".

Por redacción
| 11 de julio de 2020
Foto: internet.

Esta primera mitad del año fue atípica para el sistema educativo. Docentes y alumnos tuvieron que adaptarse a cambios que parecía que se iban a plantear en el futuro. La virtualidad entró a las aulas, que ahora caben en una computadora. Madres y padres tuvieron que ponerse el delantal y colaborar para que los chicos aprendan todo lo posible. A pesar de tantos cambios, cumplida la primera mitad del ciclo lectivo, el ministro de Educación, Andrés Dermechkoff, hizo un balance y calificó este período como muy positivo.

 

“En esta etapa, directivos, docentes, alumnos e incluso gente del ministerio han aprendido muchas cosas, entre ello, que también se puede aprender desde la virtualidad. Por supuesto que lo presencial no se reemplaza, pero nos muestra que el ser humano se adapta rápido a los cambios”, mencionó Dermechkoff.

 

Con la llegada de la pandemia al país y el decreto del aislamiento social, preventivo y obligatorio, el sistema educativo se vio en una encrucijada: ¿Cómo asegurar la educación sin estudiantes en las aulas? Si bien las herramientas aplicadas no son nuevas —Google Classroom fue lanzada en 2014—, eran pocos los docentes que las manejaban con facilidad.

 

El Ministerio de Educación trabajó en conjunto con el de Ciencia y Tecnología para abrir 47.632 aulas virtuales, en las que participaron 120.352 estudiantes y 7.719 docentes, según estimó a fines de abril la ministra Alicia Bañuelos.

 

“Fue histórico y nos pone muy contentos porque se trabajó en equipo entre los ministerios y la Universidad de La Punta (ULP). Todo esto fue posible gracias a la inversión que ya se había hecho en la provincia hace más de 20 años, sobre las redes de wifi: más de 4.000 kilómetros de fibra óptiARCHIVO ca que alcanzan a más de 130.000 hogares que están conectados”, expresó.

 

Según el ministro, el balance de esta nueva manera de educar es muy positivo: “Nos hemos adaptado y tenemos el compromiso no solo del sector educativo, sino de toda la comunidad para salir adelante y poner el granito de arena, porque acá también las familias hicieron un trabajo increíble”, agradeció.

 

Dermechkoff manifestó que la mayoría de los profesores no estaba preparada para la educación virtual. “Lanzamos cursos de capacitación con la ULP para los docentes y más del 50% de los maes tros activos que tenemos frente a las aulas cumplió con el primer curso en las primeras semanas del aislamiento. Es un número maravilloso y nos pone contentos el compromiso que han asumido para capacitarse en la pandemia. Sabemos que el esfuerzo que han realizado es el doble de lo normal”, indicó.

 

Según las estadísticas sobre conectividad que maneja el ministro, el 94% de los docentes activos se conectó a la plataforma, lo mismo que alrededor del 77% del alumnado. “Son números altísimos”, calificó. Los chicos que no tenían las condiciones para acceder a la virtualidad fueron asistidos con cartillas y otros materiales impresos.

 

La digitalización hizo que en muchos casos la jornada laboral se extendiera. “Los docentes tuvieron que hacer horas extras porque había que adaptarse, preparar las clases y enviarlas. Por eso también el Estado decidió otorgar una semana más de receso invernal”.

 

El Ministerio de Educación no descarta implementar la digitalización de las aulas como complemento de la presencialidad de cara al futuro. “La virtualidad vino para complementar, no para ser un suplemento de los docentes ni mucho menos, es un compañero de trabajo que va a facilitar las cosas”, dijo Dermechkoff. Y mencionó, como ejemplo, que si un alumno se esguinzara un tobillo no podría ir a la escuela, pero seguiría con sus clases de manera virtual.

 

Sobre el regreso a las aulas, el ministro dijo que a partir del 3 de agosto, fecha de reinicio de clases, comenzarán a evaluar cómo aplicarán el protocolo propuesto por Nación en relación al estatus sanitario. Los chicos volverían al aula de manera escalonada y aplicarían un formato dual entre educación presencial y digital.

 

Una vez puesta en marcha la presencialidad, evaluarán cómo calificarán a los estudiantes a fin de año. “Hemos establecido que el último año, que termina el sistema educativo, sea el primero en regresar por esa importancia que tiene el hecho que ya deja el sistema obligatorio de educación y entra en otra etapa, que es la universidad”, anunció.

 

 

 A no perder la ilusión

 

Muchos alumnos que egresan están desilusionados porque no disfrutaron su último año como hubiesen deseado. La presentación de las camperas, el Día del Estudiante en El Trapiche y el viaje de egresados se reprogramarían o, en el peor de los casos, se tendrán que cancelar. “No se bajoneen que el año todavía no está perdido, mantengan las ilusiones, que tenemos varios meses por delante para disfrutar de nuestros compañeros y amigos”, dijo el ministro para motivar a quienes terminan el secundario.

 

También alentó a los chicos sobre los viajes de egresados. “No sé si va a estar permitido salir de la provincia por la situación de las localidades vecinas, pero creo que sí tienen la posibilidad de un viaje de egresados. Si estás con amigos siempre la vas a pasar bien, por más que sea en Bariloche, Cancún, El Chorrillo, Merlo o Potrero de los Funes. No ha sido lo mismo, es un año atípico, pero no por eso vamos a dejar de disfrutar, es un año importante”, sostuvo.

 

 

Comentá vos tambien...