17.1°SAN LUIS - Domingo 20 de Septiembre de 2020

17.1°SAN LUIS - Domingo 20 de Septiembre de 2020

EN VIVO

Newen: setenta familias cosechan sus propias plantas y vegetales

El centro de día les enseñó a sembrar. La institución que recibe a chicos y grandes con discapacidad asiste e instruye a sus alumnos y alumnas y a quienes viven con ellos, para que puedan hacerle frente a la pandemia.

Por redacción
| 05 de agosto de 2020
Trabajo en equipo. El centro recibió donaciones de semillas y brotes. Foto: Gentileza Newen.

Setenta familias aprenden a sembrar y cosechar sus propios vegetales gracias a un taller que brinda el Centro de Día Newen. La institución que recibe a chicos y grandes con discapacidad asiste e instruye a sus alumnos y alumnas y a quienes viven con ellos, para que puedan hacerle frente a la pandemia.

 

La iniciativa surgió hace algunos meses en la sala "Legendarios", una de las diez que forman parte del establecimiento, pero luego se propagó al resto de los cursos. Ruth Zapata, responsable del taller, contó que si bien la clase funciona hace un par de años, es la primera vez que trasladan la actividad a los hogares, y señaló que fue a raíz del aislamiento social. "Por lo general trabajamos en el centro, pero debido a la situación que estamos pasando, consideré que era necesario no cortarlo y que sería una buena idea seguir armando las huertas en sus casas. A las familias les dimos la posibilidad de elegir sumarse o no, y gracias a Dios tuvimos muy buena adhesión", dijo.

 

Para llevarlo a cabo, Newen recibió una donación del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). El organismo les facilitó los kits con semillas de cebolla, rúcula, lechuga, zanahoria, perejil, entre otras especies que corresponden a la temporada otoño-invierno. Estos fueron repartidos entre los setenta voluntarios. El centro de día también les brindó tierra fértil y bolsas para armar los huertos en cajones. Además, un gimnasio les llevó brotes.

 

Zapata añadió que prepararon videos educativos para que los vecinos y vecinas pudiesen aprender el paso a paso de manera detallada.

 

Por otro lado, destacó que sembrar y cosechar no solo aporta beneficios económicos, saludables y ecológicos, sino que es bueno para mejorar el desarrollo diario de los alumnos y alumnas. "A nosotros como orientadores nos posibilita trabajar en diferentes áreas como: funciones superiores, motricidad fina y gruesa, categorización. Es un proyecto bastante completo, nos ayuda y nos permite hacer énfasis en los mecanismos de sociabilización, inclusión, estudiar los sistemas numéricos o de lectocomprensión, para quienes pueden hacerlo. Esta actividad no hace diferencias, se adapta a todas las patologías", mencionó.

 

Asimismo, recalcó: "Es una contención, no solo al asistente, sino al grupo familiar porque trabajan el entusiasmo, las emociones y hasta aprenden a manejar la frustración, especialmente en este contexto que genera ansiedades y desbordes". Es por eso que en la institución planean enviarles los kits de sembrado durante todo el año. De hecho, en septiembre recibirán las semillas de las verduras que pueden plantar en primavera.

 

"Queremos que sea un hábito, y que todos lo incorporen a sus rutinas. Siempre los estamos motivando a que no abandonen. Hay quienes tienen más pilas que otros, pero notamos que en general se han comprometido de la mejor manera", concluyó la orientadora.

 

Comentá vos tambien...