25.1°SAN LUIS - Miércoles 30 de Septiembre de 2020

25.1°SAN LUIS - Miércoles 30 de Septiembre de 2020

EN VIVO

Juan Manuel Gatti: "El básquet es mi pasión más grande"

 Es asistente técnico de Sergio Hernández en la Selección Argentina. "Soy un agradecido", dijo.

Por redacción
| 06 de agosto de 2020
Da cátedra. Gatti, en una de las tantas charlas que dicta en el país. Tiene una larga trayectoria en el básquetbol. Foto: Internet.

 Juan Manuel Gatti nació en Bragado, pero de chico se fue a vivir a Río Grande y ahora reside en Olavarría. De pequeño comenzó a jugar en un club de barrio y con el paso del tiempo, ese amor por la "naranja" fue creciendo. A los 19 años decidió irse a vivir a Buenos Aires a estudiar educación física, pero con la idea de ser DT de básquet. Recorrió 2.876 kilómetros para unir el sur con Buenos Aires. Se fue el mismo día del cumpleaños de su papá. Fueron 26 horas interminables de viaje. El esfuerzo valió la pena, porque hoy es parte del cuerpo técnico de la Selección Argentina de básquet. Ese pibe que iba todos los días a la cancha de Boca a ver los entrenamientos que dirigía Sergio "Oveja" Hernández, hoy es asistente técnico del entrenador de la Selección Argentina.

 

 

—¿Cómo empezó tu pasión por el básquet?

 

—Empecé a jugar como todo chico o chica del país, en un club de barrio. Así fueron mis comienzos y con el correr del tiempo me di cuenta de que era lo que me gustaba. Disfrutaba en una cancha de básquet y no paré más, primero como jugador y después como entrenador.

 

—¿Cuál fue tu primera experiencia como DT?

 

—En Tierra del Fuego dirigiendo Mini Básquet. Esos fueron mis primeros pasos. Los chicos te brindan un aprendizaje diario. Era un ida y vuelta constante. Me sirvió mucho para crecer y formarme en la profesión.

 

—¿Qué es el básquet en tu vida?

 

—El básquet es sin duda no solo mi trabajo, sino mi pasión más grande. Amo lo que hago. Disfruto estar en una cancha de básquet. Respiro y vivo básquet todo el tiempo.

 

—¿Cómo llega a tu vida deportiva Sergio Hernández?

 

—Conozco a Sergio hace 17 años, cuando fui durante un par de meses a verlo trabajar en Boca, ahí empezó una relación que llega hasta hoy. Me veía siempre sentado en la tribuna y un día se acercó, hablamos y ahí nació este vínculo deportivo.

 

 

Luis Scola y Facundo Campazzo son dos referentes atemporales muy importantes dentro del básquetbol. (Juan Manuel Gatti)

 

—¿Cuál fue tu primera experiencia profesional en el básquet?

 

—Fue en Boca (2003-2005). Y doce años después Sergio Hernández me convoca para ser asistente en Peñarol de Mar del Plata, donde tuve la fortuna de ser parte del cuerpo técnico campeón de la Liga Nacional en la edición 2013/14. Ese mismo año me llama para ser su colaborador en la Selección Argentina y para dirigir la U15.

 

—¿Qué sentiste cuando te convocaron para ser parte del cuerpo técnico de la Selección Argentina?

 

—Ser parte de un proyecto como el de la Selección es el más grande orgullo que un entrenador puede tener, siempre busqué estar a la altura y la verdad es que fue uno de los momentos más lindos de mi vida. Cuando me vine de Tierra del Fuego a Buenos Aires pensé en vivir del básquet, pero nunca imaginé que se me iban a abrir tantas puertas. Soy un agradecido de esta profesión y de este deporte.

 

—¿Qué significa para vos estar al lado de fenómenos como Luis Scola y Facundo Campazzo?

 

—Luis Scola y Facundo Campazzo son dos referentes atemporales dentro del básquet. Estar cerca de ellos significa exigencias y mucho aprendizaje.

 

—¿Qué sueños tenés?

 

—No soy de soñar mucho, prefiero ponerme objetivos realizables. Siempre con los pies sobre la tierra y tratando de dar pasos seguros para ir cumpliendo las metas.

 

 —¿Si no fueras entrenador, qué serías?

 

—Seguramente sería chef. No imagino mis días sin el básquet, pero si no hubiera aparecido el básquet en mi vida, me imagino como chef. Es algo que me gusta.

 

 

Yo iba a ver los entrenamientos de Boca todos los días, así fue que conocí a Sergio Hernández. (Juan Manuel Gatti)

 

—¿Una virtud?

 

—La constancia, esa es mi mayor virtud. Soy una persona que persevera y que nunca se da por vencida. Hay que ser positivo y meterle siempre para adelante, que los objetivos cuando uno los persigue, a la corta o a la larga, se dan.

 

—Completame la frase, Juan Gatti es:

 

—Orgullosamente entrenador de básquet.

 

Juan Manuel Gatti, el hombre que unió Río Grande con Buenos Aires en un Gol blanco, hoy disfruta de su momento. A los 40 años quiere seguir creciendo. Su carrera va en franco ascenso, pero no se conforma y redobla la apuesta. Va por más.

 

Hay equipo. Junto al cuerpo técnico de la Selección Argentina. Conoce al "Oveja" Hernández hace 17 años.

 

 

 

Comentá vos tambien...