19.1°SAN LUIS - Jueves 01 de Octubre de 2020

19.1°SAN LUIS - Jueves 01 de Octubre de 2020

EN VIVO

Habrá que estar preparados para lo inimaginable

Por redacción
| 09 de agosto de 2020

El término de los últimos tiempos, incluso de los últimos días o hasta de las últimas horas, si se pretende más precisión, es "inimaginable". El diccionario es seco y lapidario: adjetivo. No imaginable. De imaginable dice, obviamente, que se puede imaginar. El verbo en cuestión significa representar idealmente una cosa; crearla en la imaginación. Presumir, sospechar. Conclusión: queda claro que todo depende de la capacidad de cada uno para imaginar. Del ejercicio de imaginación que cada quien es capaz de realizar. Por ejemplo, para el autor francés Julio Verne y unos pocos hombres y mujeres más, lo inimaginable es bastante limitado. No obstante, y hechas las aclaraciones necesarias, parece existir una media de imaginación que permite emplear de algún modo el adjetivo inimaginable con cierta dosis —limitada, por cierto— de racionalidad. No parece muy aventurado decir que era inimaginable que un inquieto virus iba a condicionar, de un modo tan determinante, la vida en el planeta.

 

El ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires encendió su discurso con el vocablo en cuestión: “Es inimaginable que si no tenemos vacuna, vayan cientos de miles de porteños y bonaerenses a la Costa”. Y pareció sentenciar, en pleno agosto, la temporada estival de vacaciones. Sin embargo, algunos prestadores de servicios turísticos, con el intendente de Pinamar, coqueta localidad de la mencionada Costa, a la cabeza, emitieron una pronta respuesta con la misma herramienta: “Lo inimaginable es que no haya temporada de verano”. Este contrapunto era imaginable, y la cuestión no pasa precisamente por la imaginación de los contendientes, ni de los sujetos a quienes dirigen sus dichos; pasa por profundas diferencias que no será sencillo conciliar.

 

En un renombrado espacio televisivo dedicado a la información, un encumbrado participante del reporte señala que la situación está muy difícil y que es probable que en la semana entrante la Argentina llegue a los 10.000 contagios diarios. Al abrirse el plano de la cámara, la imagen muestra a un joven y famoso periodista, hijo de otro famoso periodista, realizando un inequívoco gesto de algarabía frente al anuncio anterior. Se aceptan casi todos los criterios pero, francamente, este festejo resulta claramente inimaginable. Por lo menos en público y frente a las cámaras. Y casi que no cabe señalar que en el desgraciado derrotero que emprendieron algunos medios ya nada sorprende. Lo que no es inimaginable es que algunos impresentables lo justifiquen, lo cubran y lo feliciten por la sinceridad. Así de disparatado es el funcionamiento actual de los medios de comunicación.

 

Otro hecho inimaginable ocurrió esta semana en la ciudad de San Luis. Una casa de familia se desmoronó, literalmente: toda la planta baja quedó reducida, en minutos, a escombros. Era notorio el asombro de vecinos y ocasionales transeúntes ante lo dantesco de la imagen de la vivienda. Lo previsible y lo elogiable es el tremendo esfuerzo de la comunidad, de los bomberos y de otros agentes públicos para rescatar a los eventuales damnificados por el derrumbe.

 

Era inimaginable que con el anterior gobierno nacional la provincia de San Luis pudiera llegar a cobrar la deuda que la Nación mantiene con ella. Pese al fallo de la Corte, a las intimaciones y demás, los anteriores funcionarios se mostraban muy lejos de conmoverse. El último lunes se ha dado un paso muy importante, y hoy la sanción de la Cámara de Diputados de la Nación faculta al actual jefe de Gabinete a transferir partidas presupuestarias para proceder al cumplimiento de la postergada obligación. Lo esperable, lo correcto, lo pertinente era que los representantes de esta tierra apoyaran a viva voz la iniciativa y acompañaran con las dos manos en alto. Sin embargo, lo inimaginable sucedió. Los dos diputados nacionales por San Luis de la Unión Cívica Radical no votaron por la afirmativa. Y, es cierto, es dudoso si este gesto es inimaginable. Sin embargo, de algunos personajes se puede esperar cualquier cosa.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...