26.9° SAN LUIS - Viernes 30 de Octubre de 2020

26.9° SAN LUIS - Viernes 30 de Octubre de 2020

EN VIVO

Anastasi: "Creo que tenemos que llevar a la Policía a otro nivel"

Buscan jerarquizar las divisiones, cambiar el horario de trabajo y mejorar el estado físico de los efectivos.

Por redacción
| 27 de septiembre de 2020
Reconocimiento. Anastasi aseguró que la Policía cumple una función "extraordinaria" para la sociedad. Foto: Martín Gómez.

El Ministerio de Seguridad de San Luis prepara una serie de reordenamientos que buscan la jerarquización de la Policía. El titular de la cartera, Luciano Anastasi, detalló en una entrevista que mantuvo con El Diario de la República cuáles son los principales ejes que coordinarán para un servicio más cercano al vecino, con una estructura reordenada, y efectivos preparados tanto en sus aptitudes físicas como intelectuales.

 

 

—¿Habrá reordenamientos en la fuerza de seguridad?

 

—La única forma que hay para conducir cualquier equipo es la revisación de lo que se ha hecho: se deja lo bueno y se reforma lo que falta. Ya realizamos un análisis y creo que tenemos que llevar la Policía a otro nivel. Me preocupa mucho el bienestar policial. Cuando hablo de bienestar me refiero a los agentes que trabajan en la provincia, pero también al resultado del servicio que nos brindan. Cuando hay un trabajador que no tiene bienestar no hay productividad; esto está estudiado en todo el mundo. Necesitamos un agente productivo y feliz con su vida, orgulloso de ser policía y también queremos una ciudadanía orgullosa de sus efectivos. Creo que tenemos una buena institución, pero debemos llevarla a otro nivel.

 

 

—¿Cuáles son los principales cambios que buscan realizar?

 

—Hay una serie de ejes sobre los que trabajamos; uno de ellos es el horario. Actualmente un policía trabaja 24 horas seguidas y descansa 48, o hace 36 por 72. Este es un régimen militar que en el sector privado se utiliza únicamente cuando la persona trabaja en comisión, como por ejemplo el chofer de colectivo, que cuando va a Buenos Aires duerme en el hotel y se considera hora de trabajo y se le da el doble de francos. Pero esto se traduce en mala calidad de vida, duermen en las comisarías que son edificios dispuestos como hostería en vez de tener otra utilización del inmueble, con otro servicio a la comunidad. Así están lejos de su hogar, de su familia, de sus amigos, con poco tiempo para otras actividades como las que hacemos todos. Alguien con 24 horas de trabajo cumple la función de guardia pasiva y no logra nunca los niveles de productividad que se consiguen en tres prestadas de servicio de ocho horas cada una. Trabajamos para incluir esto como una alternativa, no vamos a imponer nada. Hay situaciones particulares que merecen la permanencia del otro horario, especialmente en algunos puntos de la provincia donde no hay personal del lugar.

 

 

—¿Hay iniciativas para optimizar la aptitud física e intelectual?

 

—Sí. Esto viene atado a un plan de deporte. Necesitamos policías con correcto estado físico, policías entrenados, y los precisamos así porque ellos están cuerpo a cuerpo con el delito. Una persona entrenada para reducir a un tercero es una herramienta para defenderse a sí misma, pero también es el elemento que tiene el Estado para garantizar la seguridad. Un policía entrenado no ejerce presión física innecesaria, sabe cómo controlar una situación con la menor violencia posible. Ese entrenamiento, que puede ser en artes marciales, en reducción de personas, trote, entre otros ejercicios, tiene que hacerlo de modo obligatorio y por ende será dentro del horario de trabajo. Pensamos en un plan deportivo con la inclusión del Programa de Deportes en toda la Policía, sobre todo en determinada edad y rango donde necesitan tener el cuerpo en condiciones para su trabajo. Como este entrenamiento será dentro del horario de trabajo, el Gobierno pagará para hacer el ejercicio. Por otra parte pensamos en la capacitación. Si bien hay un curso de ingreso de un año para agentes y uno de tres para los técnicos superiores, los ascensos se producen con el paso del tiempo y un examen que requiere una capacitación de 30 días. La Policía cuenta con capacitación permanente, donde se puede acceder a distintos cursos o articular una carrera en otra institución. Es un plan muy lindo, pero hay que organizarlo de otra forma. Tenemos que contar con un sistema de capacitación permanente por puntaje, donde cada curso sume una determinada cantidad de puntos que sean necesarios para lograr el ascenso a los cuatro años. Esto nos permitirá diseñar el conjunto de conocimientos que precisamos sin dejar de lado la vocación del agente. Por ejemplo, como provincia necesitamos que aprendan muy bien lo que es sumario y tiro. Entonces si es primordial organizamos una estructura de puntos donde para lograr el ascenso se requieran 200 puntos, 40 los otorga tiro, 40 los otorga sumario, los otros 120 los completa el agente según su vocación. Con estas medidas busco la vocación policial. Cuando éramos chicos queríamos ser policías o bomberos, había un respeto muy importante. El mundo ha cambiado en general y creo que la Policía tiene una tarea absolutamente heroica y cumple una función extraordinaria para la sociedad.

 

 

—¿Tienen pensado jerarquizar las direcciones de la Policía?, ¿habrá nuevas áreas?

 

—Creemos que tenemos que repensar las distintas áreas. Actualmente hay trece direcciones generales. Pero no hablo de crear sino de transformar, refuncionalizar. Algunas divisiones pueden ser departamentos, hay muchas ideas de cómo trabajar en esta nueva Policía, pero no tenemos que dejar de lado que la Justicia de San Luis trabaja en una reforma que alcanzará, en principio, a la Justicia Penal y el policía es auxiliar de la Justicia. Sí puedo decir que tenemos que crear la Comisaría de la Mujer y la Diversidad. Trabajamos para poner operativa una comisaría donde se desarrolle un protocolo de trabajo específico para este tipo de denuncias. El objetivo es que la persona que se presente a denunciar se encuentre absolutamente contenida; en primer lugar por lo humano, pero también por lo edilicio, que haya un lugar donde no se reciba en un mismo mostrador una denuncia por violencia y otra de un robo de un neumático. Tiene que ser un espacio coherente y articulado, con psicólogos, médicos y la Secretaría de la Mujer, Igualdad y Diversidad. Por otra parte tenemos que preocuparnos por lograr el efectivo control de ingresos a la provincia para evitar el narcotráfico. Vamos a trabajar fuertemente en ello, no vamos a permitir que nadie haga un desarrollo económico con base en este aspecto ilícito. Es algo que tenemos en la mira. De hecho esa es una de las direcciones que se va a jerarquizar y a la que le otorgaremos más recursos. Necesitamos un enfoque global sobre el narcotráfico. El mundo pierde esta pelea, lo vemos en muchos lugares.  Pero nosotros haremos un enfoque interdisciplinario. Vamos a desalentar este tipo de negocios en San Luis. Quiero una juventud sana y una juventud sana está alejada de las drogas.

 

Comentá vos tambien...