28.3°SAN LUIS - Miércoles 27 de Enero de 2021

28.3°SAN LUIS - Miércoles 27 de Enero de 2021

EN VIVO

Tras un asalto frustrado se fueron a trabajar

A los dos sospechosos los detuvieron cuando esperaban para lavar autos en una plaza. No declararon ante el juez.

Por redacción
| 12 de enero de 2021
Ayer al mediodía. Edgar Muñoz, uno de los imputados, cuando era retirado de Tribunales, tras la indagatoria. Foto: Unidad Regional I.

Los delincuentes que intentaron robarle dinero a la dueña del supermercado chino Súper Corazón, en Villa Mercedes, no quisieron perder el tiempo. Actuaron rápido. Entraron, intimidaron a la mujer con un cuchillo para que les diera lo que tenía en la caja registradora y cuando vieron que los nervios paralizaron a la víctima, huyeron. Así como habían entrado, con las manos vacías, se fueron. Pero optaron por otra vía para obtener dinero. Según las averiguaciones de los policías de la Comisaría 8ª, después del robo frustrado los asaltantes se dirigieron a la plaza más céntrica de Villa Mercedes a tratar de hacer plata de otra manera: trabajando como lavacoches. Allí los detuvieron.

 

Se trata de Edgar Darío Muñoz, de 33 años, y Paulo César Isaguirre, de 41. Ayer fueron indagados, pero ninguno de los dos declaró, y solicitaron ocho días de prórroga del arresto. Eso les dará tiempo para resolver, con base en las pruebas y testimonios que recolecten, si son procesados por "Robo en grado de tentativa".

 

El intento de asalto fue el domingo a las 9:37, denunció Wa Nu, la dueña de Súper Corazón. La mujer de 32 años estaba en la caja del comercio situado en Pringles 281, cuando dos delincuentes entraron. De inmediato la intimidaron, uno de ellos con un cuchillo con hoja tipo serrucho. "Abrí la caja, abrí la caja", le ordenó.

 

Los nervios se apoderaron de ella de tal forma que Wa Nu se bloqueó. No pudo moverse, ni siquiera para abrir la caja registradora. Y el dúo no insistió. Escapó a pie por Pringles, hacia el oeste.

 

La víctima describió que uno era delgado, de 1,80 metro de altura, moreno y vestía una remera azul, una gorra blanca con visera y un barbijo negro y que el otro también era flaco, pero unos diez centímetros más alto, de piel morena y usaba un pantalón de jean azul, un barbijo blanco o celeste y llevaba una mochila negra desteñida.

 

Al instante, un empleado del supermercado llamó al 911 y, en cuestión de minutos, el operador policial difundió por radio los datos físicos de los delincuentes que intentaron asaltar el local.

 

A los pocos minutos, un efectivo que recorría la zona aprehendió a Muñoz en Pringles y Suipacha. Isaguirre fue detenido después en Yrigoyen y San Martín, señaló el subcomisario Ariel Aguirre, subjefe de la Comisaría 8ª.

 

Un rato antes habían estado trabajando con baldes cargados con agua en la plaza Pedernera.

 

Comentá vos tambien...