31.2°SAN LUIS - Martes 26 de Enero de 2021

31.2°SAN LUIS - Martes 26 de Enero de 2021

EN VIVO

David Conde, un muralista que renace de las cenizas

El artista, luego de que su casa se quemara en San Luis capital, se instaló en La Calera para empezar de nuevo. En el pueblo desarrolla su talento en los espacios público.

Por redacción
| 13 de enero de 2021
Foto: Martín Gómez.

Dejar la ciudad y sus peripecias no fue nada fácil para David Conde, quien hace cuatro meses se instaló en La Calera para rehacer su vida. Un incendio abatió su casa en el barrio La República y junto a su familia tuvo que comenzar de nuevo en otro lugar. Pero vivir en el medio del campo, rodeado de animales que lo visitan todos los días y el canto de los pájaros como su despertador favorito, fue una oportunidad única que no dejó pasar.

 

Al cambio de rutina también se le sumó trabajar de lo que más le gusta. Pintar y dibujar son dos actividades artísticas que lleva en la sangre, como en el cuerpo, y gracias a su repentina mudanza hoy puede disfrutar y llevar el sustento a su hogar.

 

Desde que llegó a La Calera se desarrolla como muralista. Uno de los últimos trabajos que realizó fue en los refugios del pueblo donde se esperan los colectivos. Con colores vivos y dibujos que representan diferentes paisajes, Conde está contento porque aseguró que después de muchos intentos hoy puede vivir de lo que le gusta.

 

David nació en San Luis hace 39 años. Desde chico le gusta la pintura y el dibujo, pero le faltaba la parte técnica para desarrollarse del todo. En su adolescencia, se mudó a Buenos Aires junto a sus padres y en plena peatonal Florida conoció a un artista callejero que lo deslumbró. A sus 16 años, entendió que detrás de los colores había un mundo que le podía interesar.

 

 

Es la primera vez que puedo trabajar de lo que me gusta y no tener que dejar a mi familia de lado

 

 

“Luego de tanta insistencia, me enseñó a pintar con aerosol y empecé a practicar. Descubrí que era lo que realmente me gustaba y me largué solo”, recordó el artista.

 

Al poco tiempo, el que vendía sus pinturas era David, quien también se dedicó a pintar cuadros al óleo con ninguna otra herramienta más que sus propios dedos. Por desgracia, no pudo dedicarse de lleno a la pintura porque el dinero no alcanzaba y debía aportar en su casa para vivir dignamente. La albañilería y otros rubros aparecieron para solventar sus gastos, pero no eran suficientes. “Comencé a viajar por diferentes provincias para probar suerte”, agregó.

 

Con el tiempo y un cúmulo de kilómetros en su espalda llegó a Chaco, donde “el trabajo se agotó al instante”. Con las esperanzas intactas regresó a San Luis capital, y confió que su tierra natal le regalaría una estadía confortable.

 

No solo San Luis le ofreció un destino diferente, sino también al amor de su vida. En la capital conoció a Roxana, su actual pareja, y juntos sobrellevaron la triste noticia que su vivienda se incendió por completo. “Un hombre generoso nos ofreció vivir en su casa de La Calera por un tiempo y aquí estamos. Siempre tuve que sobrevivir con lo que tenía, pero siento que esta vez la oportunidad es aún más provechosa”, contó Conde.

 

No solo en La Calera pudo expresar su arte, también en Nogolí y La Toma, dos localidades que lo invitaron a plasmar su trabajo en espacios públicos. “Junto con mi compañera, quien es también mi ayudante, ofrecemos un servicio amplio. Transformamos un espacio blanco y aburrido en una verdadera obra de arte repleta de naturaleza y colores”, concluyó animado.

 

Comentá vos tambien...