18°SAN LUIS - Jueves 09 de Diciembre de 2021

18°SAN LUIS - Jueves 09 de Diciembre de 2021

EN VIVO

Llegó el momento de la reconstrucción

Por redacción
| 17 de octubre de 2021

El denominado tejido social es, justamente, una construcción de toda una sociedad. Es lo que tienen en común quienes pertenecen a una comunidad. Los une, los identifica y los hace parte de una misma tradición. Algunas definiciones más precisas aluden a un grupo de personas que se unen para satisfacer necesidades humanas básicas o superiores: alimento, salud, educación, seguridad social, cultura, deporte, servicios públicos, transporte y todo lo que represente mejor calidad de vida. La propia sociedad construye su tejido social a través del tiempo.

 

La incorporación de obras de uso común para todos los ciudadanos y que tienen que ver con esas necesidades mencionadas, una escuela o un centro de salud, por ejemplo, hacen a la estructura de una comunidad. Son parte de esa construcción en común que se menciona. Las sociedades construyen su realidad. Este trabajo lleva años, y suele ser lento, en algunos casos firme y en otros no tanto, con avances y retrocesos.

 

Cuando por alguna circunstancia la sociedad atraviesa momentos de crisis, ese andamiaje sufre destrozos importantes. Y la destrucción no lleva años, suele tener efectos inmediatos, como acontece con un terremoto u otros fenómenos naturales, o con las secuelas devastadoras de una guerra.

 

Son años de construcción, irrumpe la destrucción y debe comenzar lo antes posible la reconstrucción. La reciente pandemia de coronavirus, cuyo comienzo podríamos convenir en marzo de 2020, produjo una seria destrucción en el tejido social argentino. Dañó múltiples facetas de la actividad de los ciudadanos. Su salud, sus hábitos, su economía, su vida, su calidad de vida. Con los matices ya conocidos la Argentina atravesó estos momentos tan dolorosos, comenzó un imprescindible proceso de vacunación y hoy comienza a vislumbrar una salida. Son diversas las opiniones acerca de en qué instancia exacta se encuentra, pero se acepta en general, y las estadísticas lo sostienen, la realidad de una salida esperanzadora. San Luis, con sus particularidades, se encontraba y se encuentra en instancias similares.

 

Debe comenzar, entonces, la reconstrucción entendida, tal cual la define el diccionario: “reconstruir”, reparar o volver a construir una cosa destruida, deteriorada o dañada, generalmente edificios u obras de arte. Incluso valen y ayudan a aclarar sus propios ejemplos "tras el terremoto de 1985 en la ciudad de México, las labores de reconstrucción tardaron años"; "tras la guerra, vencedores y vencidos emprendieron la ardua tarea de reconstruir la monarquía". El período de la historia de los Estados Unidos, posterior a la guerra de Secesión, que va de 1865 a 1877, se denomina “reconstrucción”. Se recuerda que una visión de la memoria de la guerra civil aportaba la idea de reconciliación, que estaba arraigada en hacer frente a la muerte y la devastación que la contienda armada había traído. La historia cuenta que la reconstrucción fue muy compleja y otros factores incidieron en su efectiva concreción, pero esta era la intención que le dio origen.

 

Es muy esperanzador que en San Luis se inicie una etapa de reconstrucción. Que desde el Gobierno de la Provincia se tomen las medidas necesarias para que la sociedad vuelva a construir, de eso se trata. Y para que cada sector y cada familia puedan reparar aquellos daños que dejó la pandemia. Está claro que hay realidades que no pueden retornar, pero en todas las demás será imprescindible trabajar en forma mancomunada, poniendo todo el esfuerzo y la energía posible desde todos los sectores. Y no será el tiempo de los intereses individuales. La reconstrucción debe ser una etapa signada por la generosidad y la solidaridad, bien lejos del egoísmo. Se sale en conjunto. La empresa no es sencilla, pero bien vale la pena poner manos a la obra, restañar heridas y volver a estructurar el tejido social. El pueblo de San Luis sabe de qué se trata. Así lo documenta su historia. Así lo relatan sus mejores tradiciones.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...